“Dibu” Martínez, el enemigo público N°1 de los franceses

Fecha:

Compartir

Emiliano “Dibu” Martínez, el arquero argentino figura en la consagración argentina en el Mundial de Qatar 2022, se transformó en el enemigo público N°1 de Francia, país cuyo combinado nacional sucumbió por penales en la final ante la Selección.

Las primeras críticas a “Dibu” comenzaron minutos después de que en la definición le atajara un penal a Kingsley Coman y provocara que Aurélien Tchouaméni desviara su remate. Es que cuando recibió el premio “Guante de Oro” al mejor arquero del Mundial, lo apoyó sobre sus genitales.

Luego, durante la caravana que el plantel argentino realizó en medio de una marea humana de cinco millones de personas en Buenos Aires y alrededores, el arquero atrapó un muñeco de un bebé con una máscara de la figura de Francia, Kylian Mbappé, dando a entender el folclórico “tener de hijo” al crack francés, que igualmente le metió tres goles en la final más el penal en la definición.

Ya en la recepción que tuvo en su Mar del Plata natal, “Dibu” no se contuvo y dijo que sus provocaciones antes de que Tchouaméni pateara su penal funcionaron: “La tiró afuera, se cagó todo”, dijo.

“Dibu” Martínez, una cuestión de Estado

“Es bastante patético”, contestó la ministra de Deportes de Francia, Amélie Oudéa-Casteira, transformando la situación en una cuestión de Estado.

“Me parece lamentable. Por más que nuestra selección francesa supo perder con gallardía, la forma en que actuó esta selección argentina luego de esta victoria no es digna del partido que hemos visto. Son comentarios inapropiados. Inmediatamente reaccioné en cuanto hubo ataques de carácter racista contra algunos de nuestros jugadores. Es simplemente vulgar y fuera de lugar, realmente no están a la altura del desafío. Son ganadores poco elegantes”, añadió.

No es la primera vez que la funcionaria la emprende contra un futbolista argentino. Antes del Mundial había cuestionado los vuelos privados de Lionel Messi, por la contaminación que generan.

El ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, se sumó a las críticas: “Son unos insultos indignos, y ¿qué hace la FIFA? El deporte es una cuestión de juego limpio y de mostrar respeto por los otros, mostrar respeto también por los perdedores””, concluyó en la emisora Sud Radio”, lanzó.

Ante la presión estatal, el presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Noël Le Graet, tuvo que actuar: “Le escribí a mi homólogo de la Federación Argentina, encuentro estos excesos anormales, en el marco de una competición deportiva, y me resulta difícil de entender. Esto va demasiado lejos. El comportamiento de Mbappé fue ejemplar”, se quejó porque “Dibu” Martínez pidió “un minuto de silencio” para el delantero galo en los festejos en el vestuario argentino.

El primer francés que había atacado a “Dibu” había sido Adil Rami, único jugador de campo del Francia campeón del mundo en 2018 que no disputó ningún minuto, quien había tildado al arquero argentino como “la mayor mierda del fútbol”.

Rami estuvo tres años en pareja con la actriz y modelo canadiense-estadounidense Pamela Anderson, quien luego de terminar la relación lo denunció por violencia de género.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

¿Kylian Mbappé picando en La Paz?: El sueño de Alberto Fernández para 2030

El Presidente quiere sumar a Bolivia a la presentación de los países del Cono Sur para organizar la Copa del Mundo de ese año.

Oficializaron la candidatura argentina para organizar el Mundial 2030 junto al resto del Cono Sur

La definición de la sede se producirá en el 74° Congreso de la FIFA a celebrarse en 2024. La dupla España-Portugal, que podría sumar a Ucrania, también se postula.

“Ni los 121 millones…”: la “bienvenida” a Enzo Fernández en la Premier

El Daily Mail también publicó una fuerte frase para el flamante propietario del club de Londres. "A Boehly le bajaron los pantalones".

Bombazo de Messi sobre el Mundial 2026: “Mientras me sienta en condiciones, lo voy a hacer”

El capitán de la Selección argentina revivió la consagración en Qatar. "Estaba escrito, era el final de una película con final feliz. Estaba seguro que Dios me iba a regalar un Mundial", afirmo en una entrevista con Olé.