El “pacman” Infantino ¿Rey Midas de los Mundiales de clubes y Selecciones?

Fecha:

Compartir

El rey Midas, personaje de la mitología griega que convertía en oro todo lo que tocaba, existió realmente. Fue monarca de Frigia, una región de lo que hoy es Turquía, en la segunda parte del siglo VIII a.C. La leyenda cuenta que tras capturar a Sileno, el dios Dionisio le concedió a Midas su deseo. El problema fue que cuando tuvo hambre y sed comenzó a sufrir, ya que el agua y la comida se convertían en oro al tocar sus manos, labios o dientes. Hay dos versiones finales para esta historia: una dice que Midas se arrepintió, Dionisio lo perdonó y le quitó el “don” porque había aprendido a no ser codicioso. La otra, que el rey murió de hambre. Ante este mito debería estar atento el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, a punto de romper la gallina de los huevos -justamente- de oro para la entidad que comanda: el Mundial de Fútbol.

El de Qatar que acaba de terminar fue el último Mundial con 32 equipos participantes. Desde 2026 (con primera sede tripartita de la historia entre Estados Unidas, México y Canadá) serán 48 las Selecciones que competirán por la deseada Copa que el último 18 de diciembre alzó Lionel Messi como capitán de la Selección Argentina.

Tras el 6-2 de Inglaterra a Irán, el bajo nivel del combinado local o los siete goles de España a Costa Rica, en Qatar se escucharon voces que protestaban porque la incorporación de 12 equipos más iba a hacer caer mucho el nivel del torneo. Esas voces se callaron con el 2-1 de Arabia Saudita a la Argentina, los sendos 2-1 de Japón a Alemania y España, el 1-0 de Camerún a los suplentes de Brasil, el 1-0 de Túnez a la Francia B y la actuación de Marruecos en primera ronda.

De hecho, Infantino salió a decir que fue “la mejor primera fase de la historia de los Mundiales”. Y poco se puede esgrimir en contra. Emoción en todas las definiciones de las zonas, jugadores de Corea del Sur mirando por celular como terminaba Uruguay, Costa Rica ayudando a dejar afuera a Alemania, México contando amarillas para ilusionarse con superar a Polonia… Tan redondo salió todo para el show que la FIFA puso el freno de mano a la decisión de que el Mundial 2026 comenzara con 16 triangulares, de los cuales pasarían los dos mejores para empezar la fase eliminatoria en 16avos. de final.

El formato de zonas de cuatro equipos mostró que es el mejor, ya que se puede pasar de ronda aún con una derrota y que al jugarse la tercera y última fecha en simultáneo, la emotividad es mayor. Sumado a la paridad que hizo que ninguna de la Selecciones ganara sus tres partidos, repetir la zona de cuatro integrantes parece acertado. El formato “triangular”, con un equipo siempre afuera de cancha mirando como juegan entre sí sus dos rivales, nunca es el mejor para definiciones. Y da lugar a más suspicacias.

Sospechas que podrán volver en 2026. El formato no está definido. El más potable es “dividir” la llave en dos “Mundiales” de 24 como hasta 1994. Y los triunfadores de cada llave disputarán la gran final. En ese caso, con seis grupos de un lado y seis de otro, a la fase “mata-mata” pasarían primeros, segundos y los cuatro mejores terceros. Acá es donde se complica: las especulaciones de goles necesarios, puntos y etcéteras hace posible que vuelvan partidos sospechosos en los que ambos se beneficien para perjudicar a un equipo de otro grupo. Así, por tocar el armado de 32 Selecciones para conseguir más partidos, más patrocinantes, más venta de entradas y más derechos de TV, Infantino estaría tocando su fuente de oro pero podría romperla en lugar de conseguir más de su preciado metal.

El nuevo Mundial de Clubes

Antes de la final Argentina-Francia, para muchos la mejor de la historia de las Copas del Mundo, Infantino adelantó también que el Mundial de Clubes cambiaría de formato y del torneo anual de siete equipos que es actualmente pasará a jugarse también cada cuatro años con 32 clubes participantes.

El oro que generó el fútbol en las últimas dos décadas eliminó la vieja Copa Intercontinental, que enfrentaba a partido único al campeón de la Champions League con el campeón de la Libertadores. Asia y Europa reclamaban con razón participar (y repartirse el oro, cuyos lingotes aumentaban con más participantes, claro).

El formato de 32 equipos sería igual que el de “la mejor primera fase de la historia” que hubo en Qatar. Punto para Infantino. El problema, al igual que la disparidad de campeones de un continente sobre otro en los últimos 20 años, es el poderío económico de los gigantes europeos en comparación con el resto de los equipos del planeta. Hoy, aunque a veces es casi una utopía, el campeón de la Libertadores sueña que con 180 minutos (un partido ante un equipo mexicano, africano o asiático y luego la final ante el europeo) puede volver a ser campeón del mundo.

Con este nuevo formato, necesitará siete partidos, en los que deberá enfrentar -seguramente- al menos a tres europeos. Los equipos africanos, asiáticos y oceánicos estarán aún más en desventaja. ¿El Mundial de Clubes no se convertirá en una “mini Champions” de cuartos de final en adelante? Por tocar lo que ya genera oro no terminará siendo algo imposible de “comer” en América y África, continentes que con sus talentos nutren a los equipos de de Europa? Además, con las economías “en vías de desarrollo”… ¿un campeón africano o sudamericano en 2026 podría mantener su plantel hasta el Mundial 2029? Imposible. La brecha -al revés que a nivel Selecciones- tiene todo para ensancharse. Y terminar de quitarle brillo a una competencia que lejos está aquella mejor final del mundo de 1985, cuando la poderosa Juventus de Italia estuvo de rodillas ante el humilde Argentinos Juniors de La Paternal. En 90 minutos, se podía ganarles. En 180 ya fue muy difícil. En siete encuentros, casi imposible. Será cuestión de que el rey Midas Infantino considere a cuantos equipos matará de hambre con la ilusión de que algún día puedan tocar ese trofeo de oro de campeón mundial.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Enzo Fernández pasó de Benfica a Chelsea en un precio récord para el fútbol argentino

Los ingleses aceptaron hacer el pago de 120 millones de euros en menos de seis cuotas, como habían ofertado en un primer momento.

Lionel Messi habla por primera vez después de ganar la Copa: “Desde ese día cambió todo para mí”

El astro argentino le dio una larga entrevista a Andy Kusnetzoff en París todavía "borracho" con el único logro deportivo que le faltaba: la Copa del Mundo. Un texto de adelanto de lo se verá en "Perros de la calle".

De cajón: Dos años antes del Mundial, la Copa América 2024 se jugará en EEUU

Para expandir el negocio, la Conmebol organizará una edición ampliada con 16 selecciones, de las cuales seis serán invitadas.

Sudamericano Sub-20: Argentina ganó con lo justo y espera

Después de las caídas ante Paraguay y Brasil, derrotó 1-0 a Perú con gol de Infantino. El viernes define su pase al hexagonal mano a mano con Colombia.