Día de la Unidad Alemana: jornada de júbilo para muchos argentinos

Fecha:

Compartir

Hoy, 3 de octubre, es un día muy importante para todos los alemanes y sus descendientes, independientemente del lugar en donde se encuentren, celebrándose la fiesta nacional de Alemania, más conocida como Día de la Unidad Alemana o Tag der Deutschen Einheit.

El Muro de Berlín había caído el 9 de noviembre de 1989 y con ello no solamente se puso fin a casi tres décadas de separación entre hermanos, sino que también a un cambio geopolítico mundial. Recordemos que el Muro se construyó del 12 al 13 de agosto de 1961 y fue destruido parcialmente por los ciudadanos berlineses también en una noche. La Alemania Oriental se unió a la Alemania Occidental y volvieron a caminar fusionadas por la senda del progreso. Esto fue el punto final de un tiempo muy difícil para quienes les tocó vivirlo. Ese día la gente se abrazaba a desconocidos y era esperanza. El mundo vivió aquella jornada con especial alegría y aquel ciclo de transición tendría un corolario de oro: el Tratado de Unificación que hoy recordamos.

Estas celebraciones no son para nada lejanas a la vida de Argentina, ya que aquí la presencia de la colectividad alemana se remonta a varios siglos, basta con pensar en las primeras misiones jesuíticas integradas por alemanes y luego fue el tiempo de las grandes oleadas inmigratorias de los siglos XIX y XX que llegaron a estas costas. Esta presencia, en principio puede parecer silenciosa, pero si comenzamos a observar con detenimiento veremos algunas cuestiones que destacaremos.

Plaza Alemania en CABA

En Argentina, los primeros alemanes destacados fueron los jesuitas arquitectos que llegaron en el siglo XVIII; la iglesia más antigua de nuestra Ciudad , Iglesia de San Ignacio, fue construida según planos del alemán Juan Krauss. Asimismo, en la Ciudad de Buenos Aires floreciente, el Plaza Hotel fue proyectado en 1909 por Alfred Zucker y el Obelisco porteño, ícono de la ciudad, fue diseñado por el arquitecto Alberto Prebisch (argentino descendiente de alemanes) y su construcción estuvo a cargo de una empresa alemana GEOPE. También podemos destacar que el antiguo Hospital de Clínicas José de San Martín de la Universidad de Buenos Aires fue diseñado por el alemán Felipe Schwarz y el Hospital de Niños de Buenos Aires lo fue por Ernesto Bunge, hijo de alemanes. Solo unos pocos ejemplos.

La cultura gastronómica argentina también se ha visto influenciada por la alemana. Para ello citaremos el caso de las “facturas”, que son pasteles cocidos tan propios de Alemania y su máximo exponente son los “Berliner” conocidas aquí como berlinesas que el picaresco porteño también llamó “bolas de fraile”. También la influencia alemana se encuentra en la ciencia, la cultura y el deporte de nuestro país.

En todo este contexto, el 18 de octubre de 1857, en un solar de la calle Viamonte y Maipú de la Ciudad de Buenos Aires, un grupo de comerciantes de Hamburgo que residían en Argentina fundaron el actual denominado Club Alemán en Buenos Aires, institución que trabaja intensamente en favor de la cultura, la integración y la apertura.

Nuestro Club ha tenido varias sedes y desde 1978 estamos ubicados en la Av. Corrientes 327 de la Ciudad de Buenos Aires, a pocos metros de la depresión natural de la llanura pampeana, lo que nos da una vista maravillosa de la ciudad que se puede apreciar desde los pisos 21 y 22 de nuestra institución. Desde aquí llevamos a cabo muchas actividades para los socios y no socios siendo un club abierto a la comunidad y no solamente a los alemanes y sus descendientes, prueba de ello son los socios que no tienen vinculación familiar con Alemania pero que han elegido ser parte de nuestra institución.

La presencia alemana en Argentina no es solamente un dato histórico, sino que es de gran valor actual: aproximadamente viven en nuestro país alrededor de 600.000 personas con antepasados alemanes y la colectividad alemana cuenta con más de 200 asociaciones culturales, sociales y deportivas

Unidad Alemana
Celebración de la fecha nacional

Creo firmemente que hechos como la caída del Muro y, en consecuencia, la reunificación alemana, permitieron construir un fuerte lazo de hermandad y amistad entre nuestros países y en especial entre las ciudades de Berlín y Buenos Aires hermanadas desde 1994. Todo esto representa y amplia los valores del diálogo, de la libertad, la tolerancia y la diversidad ya existentes en la vida cotidiana de miles de germano-argentinos que residen aquí.

Matias Schweiger

Presidente del Club Alemán en Buenos Aires

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

A 150 años de la publicación del Martín Fierro, el poema épico nacional

Las luchas entre unitarios y federales todavía persistían cuando José Hernández publicó la historia del gaucho, que detrás contenía una denuncia sobre la situación en la "frontera".

Los lecheritos en el Buenos Aires de 1818

La mayor parte eran niños de menos de diez años, “tan chicos que para montar en sus caballos tenían que utilizar un largo estribo adaptado con ese solo fin”., relata el autor.

Intervinieron la Fundación Molina Campos y ahora buscan reconstruir su inventario

Con la reciente intervención se busca "restituir un incierto patrimonio", probablemente compuesto por más de 120 obras y objetos del pintor, y "recuperar el espíritu "de la institución creada en 1979.

“Klemm”, vida y obra de aquel ícono pop argentino

A veinte años de su muerte se publica este libro con más de 120 testimonios de amigos, amantes, artistas y adversarios.