A 150 años de la publicación del Martín Fierro, el poema épico nacional

Fecha:

Compartir

Por Pablo Tallón (Noticias Argentinas)

“El Gaucho Martín Fierro” es considerado desde hace más de un siglo el poema épico nacional, pero detrás de esa medalla se oculta una obra escrita por José Hernández a fuerza de exilio y censura por su enfrentamiento con el entonces presidente Domingo Faustino Sarmiento.

De chico, el escritor había vivido en la frontera en el sur y conocido el campo, los gauchos del frente de batalla y los malones de los pueblos originarios, la vida sufrida y llena de avatares de los hombres de la pampa.

Hernández, quien fue periodista y político, fue a la vez un férreo defensor del federalismo y, por lo tanto, rival del sanjuanino.

El bonaerense se había acercado a Ricardo López Jordán y alistado en sus tropas en los levantamientos entrerrianos de 1871, que fueron sofocados por el Ejército Nacional.

Ante el fracaso de aquella revuelta, el escritor partió al exilió: se afincó en Río Grande do Sul, en Brasil, donde empezó a escribir lo que más tarde se convertiría en una obra trascendental de la literatura argentina.

Un año después, en 1872, regresó al país con el compromiso de no ejercer el periodismo, actividad desde la que había pregonado sus ideas y criticado sin miramientos a referentes unitarios como Sarmiento y Bartolomé Mitre.

jose_hernandez456546356534.jpg

En cambio, se volcó a la escritura de esa historia que luego titularía “El Gaucho Martín Fierro”: esas páginas fueron continuadas en el Hotel de los Inmigrantes y en su casa en la provincia de Buenos Aires.

(Una pequeña libreta escrita por Hernández con borradores del poema es un importante tesoro cultural que se encuenta en la Biblioteca Nacional).

El 28 de noviembre de 1872 el diario La República anunció la salida de la obra y, en diciembre, fue editada por la imprenta La Pampa: salió a la venta en una edición muy barata que en dos meses se agotó y tuvo nueve reediciones.

Pese a que se había alejado de la idea de generar una revolución desde las armas, su nombre fue vinculado a un nuevo intento de levantamiento de López Jordán. Por esa razón, Sarmiento presentó en 1873 un proyecto de ley ofreciendo 100 mil pesos por la cabeza del rebelde y mil pesos por la captura de los “autores de excesos cometidos por la revolución”, entre los que estaba Hernández.

Pese a que el cuyano estaba al frente del Poder Ejecutivo en ese momento, su iniciativa no prosperó y, por el contrario, el nombre del escritor pasó a ocupar un lugar destacado no sólo en la literatura nacional, sino también en el sentido de nación.

Si bien ya había otros escritores que dieron comienzo al género de la literatura gauchesca, como Bartolomé Hidalgo, Hilario Ascasubi o Estanislao del Campo, fue la obra de Hernández la que logró posicionarse como referencia ineludible.

En sus páginas, el autor dio cuenta de la vida del gaucho en el país, su estilo de vida, sus costumbres y su más profunda cosmovisión, inmortalizándola con notables versos que se perpetuaron a lo largo y ancho de la región hispanoamericana.

“Aquí me pongo a cantar/ Al compás de la vigüela”, es el arranque de esta obra y palabras que al menos una vez en su vida escuchó la mayoría de los argentinos.

En 1913, Leopoldo Lugones fue el encargado de proponer que “El Gaucho Martín Fierro” fuese considerado como el poema épico nacional, algo que terminó imponiéndose con el correr de los años.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Nuestros carruajes y postas, según un futuro Papa

El 4 enero de 1824 desembarcó en Buenos Aires...

Murió el diseñador español Paco Rabanne, un revolucionario de la moda

El modisto vasco de 88 años fue pionero en las pasarelas en el uso de materiales como el metal, plástico y papel, unidos mediante soldaduras y remaches.

Las muchas vidas de Aleksandra Kollontái

Revolucionaria, ministra bolchevique, escritora políglota, «sexualmente emancipada», referente de...

Apareció el último número de la revista “Histopía”

Está disponible desde hoy el último número de la...