Murió Angélica Gorodischer, referente de la literatura de ciencia ficción

Fecha:

Tenía 93 años y fue autora de obras como “Opus dos”, “Kalpa Imperial”, “Floreros del alabastro”, “Jugo de Mango” y “La noche del inocente”, entre otras.

A los 93 años falleció este sábado la escritora Angélica Gorodischer, una de las referentes más importantes de la literatura de ciencia ficción argentina e iberoamericana que, a través de obras como “Kalpa Imperial” o “Trafalgar”, introdujo la distopía para retratar a una sociedad desigual e injusta.

“No quiero morir en terapia ni en un sanatorio. Espero hacerlo en mi cama, tranquila, con alguien que me agarre de la mano. Tampoco quiero un velorio, y sí ser enterrada en un cementerio jardín, con flores, en un cajón ordinario, que se pudra pronto”, escribió en una carta que dejó y citó el diario La Capital de Rosario.

La escritora vivía desde su infancia en esa ciudad, en Tiro Suizo, barrio del sur, donde desde 1948 estuvo casada con el arquitecto Sujer Gorodischer, con quien tuvo tres hijos.

Angélica Beatriz del Rosario Arcal de Gorodischer nació en Buenos Aires el 28 de julio de 1928 y en una entrevista en 2012 contó que durante sus primeros años prefirió los libros a las muñecas y que admiraba a escritoras como Virginia Woolf y Silvina y Victoria Ocampo.

Comenzó a publicar en 1960 y después de ganar el concurso de cuentos “Vea y Lea”, en 1964, comenzó a publicar con regularidad.

En su extensa obra narrativa figuran las novelas “Opus dos”, “Kalpa Imperial”, “Floreros del alabastro”, “Jugo de Mango” y “La noche del inocente” y los libros de cuentos y relatos “Cuentos con soldados”, “Las pelucas”, “Casta luna electrónica”, “Trafalgar”, “Como triunfar en la vida”, “Las Repúblicas”, “Menta”, “Querido amigo” y “Las nenas”.

Su cuento “La cámara oscura”, la historia de una joven integrante de una colonia judía de la provincia de Entre Ríos en el siglo XIX, fue llevado al cine por la directora María Victoria Menis en 2008.

Fue pionera de la ciencia ficción en Argentina pero abandonó hace tiempo el género. En 2003 su novela “Kalpa Imperial” fue traducida al inglés por la máxima figura femenina de la ciencia ficción anglosajona, Ursula K. Le Guin (1929-2018).

Rosarina por adopción, Gorodischer fue nombrada en 2007 ciudadana ilustre de esa ciudad y en 2012, personalidad destacada de la cultura de Buenos Aires. En 2017 fue homenajeada en la Biblioteca Nacional durante la visita de la canadiense Margaret Atwood.

En mayo del mismo año fue distinguida con el título de doctora “honoris causa” por la Universidad Nacional de Cuyo (Uncuyo) y al recibir su diploma aseguró que “el libro es la puerta del universo”.

“La receta para escribir un libro es contar cosas que no le pasaron nunca a la gente, que no existieron jamás”, le explicó al vicerrector de esa casa de Altos Estudios, Jorge Barón, quien junto al decano de la Facultad de Filosofía y Letras, Adolfo Cueto, le entregaron el título en un encuentro en el que los libros, la literatura y el placer de leer y descubrir el mundo fueron los protagonistas.

Gorodischer también obtuvo el Premio Mundial de Fantasía por su trayectoria en 2011, un galardón que se otorga anualmente desde 1975 en la Convención Mundial de Fantasía y se celebra cada año en una ciudad estadounidense distinta.

En mayo del 2020 Clara Obligado, Lola Robles, Martín Castagnet y Ximena González presentaron “Tumba de Jaguares”, la reedición de su novela barroca (originalmente editada en 2005) junto a sus nouvelles “Variables ocultas”, “La incertidumbre” y “Contar desde cero”, que tematizaban la desaparición de una persona y la imposibilidad de recuperar el cuerpo.

La publicación fue parte de la Serie de los Dos Siglos de la Editorial Universitaria de Buenos Aires (Eudeba), una colección de clásicos de la literatura y el pensamiento argentinos que lanzó con motivo del Bicentenario de la Revolución de Mayo.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La colección Lozier Almazán en la Academia Nacional de Bellas Artes

Los ex-libris tienen por finalidad testimoniar de manera artística, mediante elementos figurativos, alegóricos o simplemente decorativos la identidad del propietario del libro.

Eduardo Trigo O´Connor, un hombre de bien

Reconocido diplomático argentino, llegó a ser vicecanciller. Lúcido observador de la realidad del mundo, hombre de inmensa cultura y al alcance de todas las novedades en materia de comunicación, recordaba la importancia en el Palacio San Martín de ser expertos comunicadores.

La independencia de Chile, el Instituto Sanmartiniano y el circuito Sanmartiniano en Buenos Aires

El Circuito Sanmartiniano está compuesto por una serie de edificios institucionales que guardan algún punto de conexión con la vida del Libertador (a los que hay que sumar el conjunto de esculturas circundantes).

Historias. Centenario del héroe nacional de Angola, que anheló vivir en Buenos Aires

António Agostinho Neto fue un luchador acérrimo por la defensa de los derechos humanos de todas las Colonias Africanas.