Historias. Centenario del héroe nacional de Angola, que anheló vivir en Buenos Aires

Fecha:

El Dr. António Agostinho Neto, héroe nacional que proclamó la Independencia Angolana el 11 de noviembre de 1975, fue un luchador acérrimo por la defensa de los derechos humanos de Angola y todas las Colonias Africanas. Estudió medicina, en Lisboa, Portugal, donde consiguió el doctorado y mantuvo sus primeros contactos con los medios nacionalistas angoleños. Por aquellos años fue detenido en tres ocasiones por la publicación de poemas revolucionarios. En este sentido, aparte de su trayectoria política, Neto fue un intelectual de prestigio, como músico y poeta en lengua portuguesa.

Tras colaborar en 1955 en la fundación del Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), regresó a su país cuatro años más tarde como funcionario del Servicio Sanitario colonial portugués y por un tiempo trabajó de asistente en una leprosería. Detenido en 1960 (cuando se hallaba en plena consulta médica) por su militancia anticolonialista, fue deportado primero a las islas de Cabo Verde y luego a la prisión lisboeta de Aljube, de donde en 1962 escaparía a Marruecos con la ayuda de la oposición democrática portuguesa. Aquel mismo año fue elegido presidente del MPLA en sustitución del líder histórico, Mário de Andrade, que había dimitido voluntariamente.

Las circunstancias políticas en Portugal facilitaron el acceso a la independencia de Angola. El 31 de enero de 1975 se formó un gobierno de transición cuyos doce puestos fueron equitativamente repartidos entre la administración colonial portuguesa y los tres grupos independentistas: el MPLA, el Frente Nacional de Liberación de Angola (FNLA) de Holden Roberto y la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA) de Jonas Savimbi. Con sus respectivos valedores internacionales, cada guerrilla se hizo fuerte en una zona del país (el MPLA en Luanda, Lobito y la franja costera) y las hostilidades no tardaron en estallar, especialmente entre el pro-americano y pro-chino FNLA y el MPLA, sostenido a su vez por la URSS y Cuba. Al proclamar Neto la independencia de manera unilateral el 11 de noviembre de 1975, la guerra civil estalló en toda su virulencia.

El FNLA pronto quedó apartado de los combates y la UNITA tomó el relevo como principal resistente al MPLA. Absolutamente situado en el tablero de ajedrez de la guerra fría, el conflicto angoleño se decantó hacia Neto, que consolidó su poder con la ayuda decisiva de La Habana, que envió tropas, y Moscú, donde Neto consiguió en su viaje del 10 de octubre de 1976 un Acuerdo de Amistad y Cooperación que le facilitó toda la asistencia logística que precisaba. No accedió, empero, a la instalación de bases soviéticas en Angola por temor a romper de manera irreparable con los países occidentales, con cuyas empresas esperaba negociar la explotación de las inmensas riquezas naturales del país.

Neto negó la participación de unidades angoleñas en la llamada guerra de Shaba, en este territorio del antiguo Zaire, en marzo de 1977 y en una segunda crisis en mayo de 1978. Al objeto de rebajar tensiones en tan volátil región del continente, Neto se reunió con el presidente zaireño Mobutu Sese Seko en Kinshasa el 19 de agosto de 1978 y subscribió un pacto de reconciliación y de cese del apoyo a los respectivos movimientos guerrilleros: la UNITA en caso angoleño y el Frente de Liberación Nacional del Congo en caso zaireño.

Neto falleció el 17 de septiembre de 1979 en una clínica de Moscú en el curso de una intervención quirúrgica para tratar su dolencia hepática y un cáncer de páncreas.

Cabe mencionar que cuando el Dr. António Agostinho Neto fue apresado por la policía colonial portuguesa, solicitó autorización para establecerse en la ciudad de Buenos Aires, pero con el devenir de la revolución de los claveles y la proclamación de la Independencia de Angola, este anhelo quedó desplazado por la lucha por la defensa de su País.

También resulta sumamente importante destacar la presencia angolana en la identidad argentina. Desde los esclavos que llegaron a estas tierras cuyos registros pueden observarse, por ejemplo, en los libros de cuentas de las Estancias Jesuíticas hasta la figura del Sargento D. Juan Bautista Cabral, hijo de Da. Carmen Robledo (angolana), nacido en Saladas – Corrientes, que salvara la vida del Prócer Mayor de los Argentinos, Gral. D. José de San Martín; la presencia de sangre angoleña en el ADN Argentino es innegable.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Otorgaron el premio “Ladislao Biro” a Miklós Székásky

El acto fue realizado en la Biblioteca de la Fundación Biro, con la participación de la embajadora de Hungría, Edit Buczi-Szabó, y reconocidos miembros del ámbito cultural y académico.

Agustina Bessa-Luís, la más grande romancista portuguesa del siglo XX, al alcance de todos con un curso gratuito

La escritora comenzó este año a ser traducida, publicada y conocida en la Argentina. Se encuentran en venta Valle Abraham (Trad. Guillermo Saavedra; ed. Edhasa), La Sibila (trad. Isaac Alonso Extravís; ed. Athenaica) y Joya de Familia (trad. Alicia Mendonza Galindo; ed. Athnaica).

El centenario de Guillermo A. Terrera

Dedicó su vida a sembrar conocimiento desinteresadamente, legado que valora y dignifica su descendencia, en una sociedad que necesita exaltar estos valores.

La colección Lozier Almazán en la Academia Nacional de Bellas Artes

Los ex-libris tienen por finalidad testimoniar de manera artística, mediante elementos figurativos, alegóricos o simplemente decorativos la identidad del propietario del libro.