La independencia de Chile, el Instituto Sanmartiniano y el circuito Sanmartiniano en Buenos Aires

Fecha:

Por Eduardo García Caffi

Este domingo se conmemora otro aniversario del establecimiento de la Junta Provisional Gubernativa en el proceso independentista de la hermana República de Chile, el 18 de septiembre de 1810. Tras esta acción comenzaría a desarrollarse el período de la “Patria Vieja”, que iba a extenderse hasta el denominado Desastre de Rancagua de 1814 (con la consiguiente reimplantación del dominio realista absolutista) y el triunfo definitivo de las armas patriotas tras la victoria de Maipú del 5 de abril de 1818, que oficializaría el inicio del
período de la “Patria Nueva”.

A propósito de esta última fecha, ciento quince años después, el doctor José Pacífico Otero y un grupo de eminentes colaboradores fundaron el Instituto Sanmartiniano el 5 de abril de 1933. Poco más de una década después, el mismo sería oficializado y nacionalizado para ser conocido, a partir de entonces, por su nombre actual: Instituto Nacional Sanmartiniano.

Por Decreto 1.056 del 19 de diciembre de 2017, el Poder Ejecutivo  Nacional declaró “Monumento Histórico Nacional” a nuestra Casa y “bien artístico nacional” al conjunto escultórico denominado “Monumento al Abuelo Inmortal”, cuyo autor es Ángel Eusebio Ybarra García. El reglamento establece que los mismos “son parte del denominado Circuito Sanmartiniano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” (…) eje
central del espacio evocativo conformado por Plaza Grand Bourg y alrededores.”

San Martín abuelo inmortal
Monumento al “Abuelo Inmortal”, en la plaza Grand Bourg, en Palermo.

Circuito Sanmartiniano

El Circuito Sanmartiniano está compuesto por una serie de edificios institucionales que guardan algún punto de conexión con la vida del Libertador (a los que hay que sumar el conjunto de esculturas circundantes):
1.- La embajada de España, de donde eran oriundos los padres del General San Martín y donde él inició su carrera militar.
2.- La embajada de Chile y la del Perú, países que él contribuyó a libertar. Los episodios relacionados con la gesta emancipadora fueron inmortalizados por el pintor chileno Pedro Subercaseaux en su obra “El Abrazo de Maipú” que conserva el Museo Histórico Nacional de Buenos Aires (nuestro Instituto exhibe una copia de muy bien lograda calidad). José Gil de Castro, pintor mulato peruano, retrató a nuestro Padre de la Patria en Chile, el 12 de febrero de 1818, un año después del triunfo de Chacabuco.
3.- La embajada de Bélgica, donde San Martín atravesó una etapa de su largo exilio. Allí redactó las máximas para su hija y fue retratado por el pintor Joseph Naves.
4.- Finalmente, el Instituto Nacional Sanmartiniano es parte esencial de ese Circuito, llevando adelante acciones conjuntas de cooperación institucional y actos de homenaje imbuidos de un espíritu universal, humanista y de respeto a las particularidades y diversidades de los pueblos, en un marco de respeto
recíproco.
 
En el caso especial de la embajada de Chile, desarrollamos en conjunto la mayor
parte de los actos de nuestro calendario oficial. En ellos nos proponemos recordar, en
forma permanente, los ideales que nos unen desde hace más de doscientos años.

El autor es Presidente del Instituto Nacional Sanmartiniano y de la Academia Sanmartiniana

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Otorgaron el premio “Ladislao Biro” a Miklós Székásky

El acto fue realizado en la Biblioteca de la Fundación Biro, con la participación de la embajadora de Hungría, Edit Buczi-Szabó, y reconocidos miembros del ámbito cultural y académico.

Agustina Bessa-Luís, la más grande romancista portuguesa del siglo XX, al alcance de todos con un curso gratuito

La escritora comenzó este año a ser traducida, publicada y conocida en la Argentina. Se encuentran en venta Valle Abraham (Trad. Guillermo Saavedra; ed. Edhasa), La Sibila (trad. Isaac Alonso Extravís; ed. Athenaica) y Joya de Familia (trad. Alicia Mendonza Galindo; ed. Athnaica).

El centenario de Guillermo A. Terrera

Dedicó su vida a sembrar conocimiento desinteresadamente, legado que valora y dignifica su descendencia, en una sociedad que necesita exaltar estos valores.

La colección Lozier Almazán en la Academia Nacional de Bellas Artes

Los ex-libris tienen por finalidad testimoniar de manera artística, mediante elementos figurativos, alegóricos o simplemente decorativos la identidad del propietario del libro.