El Fondo espera “progresar aún más en los próximos días” en la renegociación con Argentina

Fecha:

Lo afirmó la subdirectora del organismo, Gita Gopinath, que insistió en reclamar un plan que sea “sólido y creíble” y que enfrente los desequilibrios.

A tres días de que se defina si Argentina paga o no el próximo vencimiento de capital de 730 millones de dólares del préstamos que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le otorgó al país durante la gestión de Mauricio Macri, en 2018, la subdirectora del organismo dijo que espera “progresar más en los próximos días” en las negociaciones en curso.
 
“Estamos trabajando muy de cerca con las autoridades argentinas para elaborar un programa que ayude a la gente”, sostuvo la economista india en un Zoom ante una pregunta del diario Ámbito Financiero sobre la marcha de la renegociación.

En una conferencia de prensa que ofreció desde Washington, la funcionaria internacional insistió en que el “staff” del FMI plantea que el acuerdo requerirá de un programa que sea “sólido y creíble” y que aborde los desequilibrios estructurales que enfrenta el país. 

“Tenemos que mejorar los desequilibrios para que podamos ayudar a que los argentinos se recuperen y puedan salir de las dificultades que están enfrentando”, señaló.

“Entendemos que la situación socioeconómica es desafiante y por eso estamos adoptando un enfoque flexible y pragmático”, aseguró la economista.

Al respecto, sostuvo que “esperamos progresar aún más en los próximos días” en las negociaciones, que tienen un “dead line” el viernes, con el primer vencimiento, y el lunes con otro de unos 300 millones de dólares.

El endurecimiento del discurso del gobierno argentino género en los mercados temor a que estos pagos no se realicen. Sin embargo, analistas internacionales estiman que finalmente Argentina cumplirá con esta obligación dado que esta “en medio de las negociaciones”.

Tanto el presidente Alberto Fernández como el ministro de Economía, Martín Guzmán, advirtieron que la falta de arreglo pondría al Fondo en una posición incómoda de cara a otras renegociaciones y se expresaron en contra las demandas del de encarar un ajuste más severo. Y más rápido.

El Ejecutivo argumenta que si se cumplen las exigencias del Fondo, se frenarían el proceso de crecimiento en marcha.

Así lo señaló Guzmán en declaraciones al diario francés Le Fígaro: “La diferencia que tenemos con el FMI es la velocidad de consolidación fiscal y las combinaciones entre gastos e ingresos. No queremos penalizar la demanda cuando la economía se está recuperando”, explicó.

El ministro argumenta además que se vino reduciendo el déficit primario que (excluyendo pagos de intereses de la deuda) fue de 6,4% del PIB en 2020 al 3% en 2021. En principio, el FMI pediría un déficit primario de 2,5% del PBI contra el 3,3% previsto para este año.

De acuerdo a estimaciones privadas, el déficit primario del año pasado fue de 2,2% del PBI, con la aclaración de que hubo casi 2 puntos de ingresos extraordinarios –0,6% de impuesto a la riqueza, 0,9% de los DEG del FMI y 0,4% por el aumento de las retenciones gracias a la suba de las exportaciones agropecuarias.

Según estimaciones privadas, Argentina este año tendrán menores ingresos por el campo -unos 8 mil millones de dólares menos- y mayores egresos de divisas (entre 3.000 y 4.000 millones) por importación de energía.

La discusión del equipo de Guzmán con el FMI no se limita solo al sendero fiscal sino también al ajuste de las cuentas públicas que demanda para estos dos años.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La Reserva Federal de EEUU sube otra vez la tasa de interés: cómo afecta a la Argentina

Por tercera vez en el año, la FED elevó 75 puntos básicos la tasa para combatir la inflación récord que sufre la economía norteamericana.

El Estado alemán nacionaliza a un gigante energético que perdió 8.500 millones de euros

La empresa Uniper no puede afrontar los costos del aumento del gas tras la invasión rusa a Ucrania.

Sombrío pronóstico del Banco Mundial: recesión global con inflación

Los indicadores que presagian un mal 23 son la caída de los índices de confianza de los consumidores y la desaceleración abrupta que registran Estados Unidos, China y la Eurozona, las tres principales economías del planeta.

El gas que no le vendió a Europa, Rusia lo exportará a China

El Kremlin anunció un futuro gasoducto, llamado Siberia 2, para enviar el hidrocarburo al gigante asiático.