Se avanza hacia un congelamiento de precios y salarios para controlar la desbocada inflación

Fecha:

Compartir

Un congelamiento por al menos cuatro meses de precios y salarios con el fin de controlar la inflación, que no baja del 7% mensual y es aún mayor en alimentos, está siendo analizado por el gobierno, indicaron a este sitio al menos tres fuentes oficiales.

La vicepresidenta Cristina Kirchner considera que los precios están “desbocados” y que, en contra de la ortodoxia económica, “de manera urgente” el Ejecutivo debe enfrentrar el problema, pero hay disidencias hacia el interior del desgastado Frente de Todos (FdT).

Aunque la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, aseguró este jueves que nada tenía para anunciar sobre posibles medidas económicas, en las últimas 48 horas comenzó a circular una aplicación de un “plan de shock” que incluiría también tarifas y hasta el precio del dólar.

La posibilidad de que el equipo del ministro de Economía, Sergio Massa, aplique un “plan de estabilización” que implicaría un congelamiento de tarifas y precios durante 120 días, buscaría frenar la inercia inflacionaria: la idea es descartada de plano por el viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, pero es impulsada ya fuertemente por economistas cercanos a CFK y al gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

El período de aplicación arrancaría en noviembre y se extendería hasta febrero para ponerle un freno a la “indexación permanente” en la economía, y trascendió es que los salarios y los precios estarían actualizados a la misma fecha del congelamiento.

En la Casa Rosada también se descartaban cambios en el sistema cambiario o la posibilidad de un “dólar Qatar”, el que que finalmente se terminó aplicando por la escasez de reservas.

Además, Cerruti indicó que “lo que hay son paritarias donde hay una legítima puja” y en ese sentido, destacó que “la meta es que la brecha entre los salarios y la inflación sea la mejor posible“, pero el contexto de una inflación del 100% anual produce una serie de distorsiones indisimulables, le peor, que los asalariados están perdiendo todo el tiempo esa carrera.

Pero el 58° Coloquio de IDEA en Mar del Plata fue caja de resonancia de la iniciativa, naturalmente produciendo un efecto negativo en el ya de por sí enrarecido clima empresario por la desatada carrera por remarcar en todos los sectores.

La amenaza de Pablo Moyano, el jefe en funciones del gremio de Camioneros, de que habrá conflicto social si no le dan una paritaria del 131% retumbó fuerte en el escenario gubernamental. Y fue el anuncio del inicio de una conflictividad social que irá en aumento.

En el Ejecutivo están preocupados por el avance de los sindicatos más fuertes en las negociaciones para conseguir aumentos por encima del 100%, lo que podría traer consigo un complejo escenario para la economía a un año de las elecciones (si no hay adelantos).

Entretanto, mientras Massa participa en EEUU de las asambleas conjuntas del FMI y el Banco Mundial, la presidenta del Senado se concentró en Buenos Aires en sostener los pilares del proyecto político que encarna su hijo, Máximo Kirchner, en territorio bonaerense.

El “Día de la lealtad”, el próximo lunes 17, tendrá tres actos partidarios: uno “progresista” conducido por el diputado nacional y las dos CTA, otro de la CGT y otro del Partido Justicialista Naciional (PJ).

En una clara demostración de importencia política, el presidente Alberto Fernández avisó que no asistirá a ninguno para no profundizar la grieta interna.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

“Dólar soja II”: el BCRA compró otros US$122 millones para sus reservas

Los agroexportadores liquidaron 198,6 millones de dólares este martes y en dos días suman US$491 millones en ventas.

Acuerdo con el FMI: misión argentina viajó a Washington para cerrar la tercera revisión

El visto bueno del organismo crediticio multilateral habilitará un nuevo desembolso, esta vez de US$ 5.800 millones antes de fin de año.

Los combustibles se suman al programa “Precios Justos”

Lo anunció el ministro de Economía, Sergio Massa, luego de definir junto a representantes de las petroleras los términos del acuerdo, que contempla un aumento limitado en los combustibles líquidos.

Calificadora Moody’s advierte que podría haber reestructuraciones de deudas provinciales

"Los desequilibrios macroeconómicos pesarán sobre el crecimiento de Argentina durante 2023 en medio de un alto déficit fiscal, aceleración de la inflación, una moneda debilitada y tensiones políticas antes de las elecciones presidenciales". consideró.