Hacia una agenda económica progresista

Fecha:

Compartir

Por Mariana Mazucato

Dado que gran parte del mundo enfrenta desafíos inevitables en materia de salud, energía, costo de vida y clima, los líderes políticos progresistas tienen la oportunidad de articular una alternativa significativa a la formulación de políticas económicas tradicionales. Eso requiere transmitir una visión audaz y coherente de cómo lograr un crecimiento inclusivo y sostenible.

En la conferencia anual del Partido Laborista Británico el mes pasado, su líder, Keir Starmer, explicó sus propias ambiciones de convertir a Gran Bretaña en una ” superpotencia de crecimiento verde ” capaz de crear nuevos empleos, industrias y tecnologías. Habiendo hablado con el Partido Laborista sobre poner las preocupaciones ecológicas en el corazón de la transformación industrial del Reino Unido, estoy encantado de ver a Starmer canalizando la ambición que se necesita. Los líderes progresistas de todo el mundo deberían tomar nota.

La visión laborista contrasta marcadamente con el trillado paquete al estilo de los años 80 de desastrosos recortes de impuestos, políticas para reducir el poder de los trabajadores (¡aún más!) y zonas empresariales que ha anunciado el gobierno de Liz Truss. Si bien la apuesta de los conservadores por la estabilidad fiscal ha obligado al gobierno a dar un gran giro en U a los recortes de impuestos propuestos para las personas con ingresos más altos, poco se dice sobre las inversiones públicas—en áreas como infraestructura, innovación y educación—necesarias para impulsar el crecimiento económico. Por el contrario, los recortes de impuestos aumentarán la deuda pública, lo que hará que el gobierno recorte la inversión que tanto se necesita.

Desafortunadamente, la ausencia de políticas progresistas audaces y claras ha permitido que la extrema derecha gane terreno en toda Europa, sobre todo en Italia, que está a punto de ser gobernada por la alianza posfascista de Giorgia Meloni. Cada vez que los grupos de bajos ingresos sufren, como lo hacen ahora y seguirán haciéndolo este invierno, los partidos xenófobos explotarán sus dificultades, culpando a otros (como lo hizo el ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump) para distraer la atención de sus propios débiles, propuestas de políticas incoherentes o inexistentes.

Estrategias integrales

Los fracasos políticos del pasado y las promesas populistas incumplidas representan una oportunidad para los líderes progresistas. Pero para sortear tantos vientos en contra económicos y políticos, deberán pensar no solo en la redistribución sino también en la creación de riqueza y valor. El objetivo no puede ser simplemente mitigar el daño de las conmociones de hoy. Los argumentos progresistas contra la austeridad deben ir más allá del atractivo tradicional de los proyectos “listos para usar” y promover estrategias económicas integrales para lograr una recuperación fuerte, sostenible e inclusiva.

La transición a una economía neta cero, por ejemplo, debe estar liderada por ambiciosas misiones industriales y de innovación que transformen toda la economía, desde cómo construimos hasta qué comemos y cómo nos movemos. Esto generaría un crecimiento sostenible, con los gobiernos marcando la dirección y acumulando inversiones, en lugar de limpiar los líos que dejan las malas políticas y las prácticas comerciales dañinas.

Hay cinco dimensiones clave para una agenda de política económica progresista ganadora. En primer lugar, debe ofrecer una nueva narrativa sobre cómo se crea el valor, para reemplazar la antigua y arraigada narrativa en la que solo el sector privado juega el papel principal y el estado simplemente corrige las fallas del mercado en el camino. Lo que se necesita es una noción clara de inversión colectiva para el bien común, con el sector público como inversionista de primer recurso, no solo como prestamista de último recurso.

En segundo lugar, una agenda progresista debe generar tanto un estado de bienestar bien dotado de recursos como un estado de innovación dinámico, porque los dos van de la mano. Sin servicios sociales, demasiadas personas seguirán siendo vulnerables y no podrán acceder a los ingredientes básicos del bienestar y la participación económica, incluida la educación, la seguridad laboral y la salud. Y sin innovación, el crecimiento económico y las soluciones a problemas sociales apremiantes, ya sea una pandemia, el cambio climático o la brecha digital, permanecerán fuera de nuestro alcance.

Con ese fin, los progresistas deben utilizar los desafíos sociales actuales como puntos focales para la estrategia industrial, desde hacer que las comidas escolares sean más saludables, más sabrosas y de fuentes más sostenibles hasta acelerar el ritmo de la innovación en nuestros sistemas de movilidad. La contratación basada en resultados se puede utilizar para impulsar la innovación en todo tipo de actividades públicas, desde las escuelas hasta la salud y el transporte. Y la crisis energética debe convertirse en una oportunidad para reorientar el crecimiento de manera que sea inclusivo y sostenible, liderado por la innovación verde en todos los sectores industriales, incluidos el acero y el cemento.

Nuevo contrato social

En tercer lugar, necesitamos un Green Deal que haga hincapié tanto en el ‘trato’ como en lo ‘verde’. Esto significa un nuevo contrato social . Tanto los riesgos como las recompensas asociadas con las inversiones públicas en la transición verde deben socializarse. No es casualidad que las ganancias crezcan mientras que la inversión no. Eso es simplemente un reflejo de la creciente financiarización en Fortune 500: más de $ 5 billones se han destinado a la recompra de acciones durante la última década y la mayoría de los fondos privados se destinan a finanzas, seguros o bienes raíces.

Los gobiernos tienen muchas herramientas (métodos dinámicos de adquisición, subvenciones, préstamos y regulaciones) para impulsar la inversión alineada con objetivos estratégicamente importantes y para garantizar que las ganancias comerciales se reinviertan de manera social y ambientalmente beneficiosa. Por ejemplo, mientras que el gobierno del Reino Unido prestó sin pensar 600 millones de libras esterlinas a EasyJet sin condiciones, Francia hizo que sus préstamos de la era de la pandemia a Air France y Renault estuvieran condicionados a compromisos de reducción de emisiones. En EE. UU., la nueva CHIPS and Science Act, que consiste en $52 mil millones en subsidios para los fabricantes nacionales de semiconductores, ha introducido algunas condiciones tranquilizadoras, y se puede hacer más para garantizar que el valor creado beneficie a las personas y al planeta.

En cuarto lugar, se necesitan nuevas estructuras institucionales para aprovechar al máximo la creación de riqueza colectiva. Dado el cortoplacismo que prevalece en las finanzas modernas, los bancos públicos y otras estructuras de financiamiento público, incluidos los fondos de riqueza comunitarios, deben aprovecharse para crear una mayor reserva de capital paciente, con financiamiento dirigido a aquellas empresas que están dispuestas a invertir y innovar.

Los progresistas también deberían presionar por un bien común de datos, de modo que este recurso crítico del siglo XXI sea propiedad y esté gobernado no solo por Big Tech sino también por ciudadanos. La alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, ha dado un ejemplo inspirador al traer piratas informáticos al gobierno de la ciudad para ayudar a mejorar la gobernanza de datos para el bien público. Los gobiernos progresistas deben invertir en sus propias capacidades organizativas y revertir la tendencia hacia una subcontratación cada vez mayor, una práctica que incluso algunos de la derecha piensan que ha ido demasiado lejos.

Agenda inspiradora

Por último, una agenda económica progresista debe ser inspiradora. Las políticas económicas progresistas deben ir acompañadas de la participación ciudadana para forjar un vínculo claro con las mejoras en la vida de las personas. Imagínese, por ejemplo, si las artes se aprovecharan hoy como lo fueron en la Administración de Progreso de Obras de la presidencia estadounidense de Franklin Roosevelt.

A menos que los líderes progresistas promuevan una narrativa positiva e inclusiva sobre el futuro, no ganarán las elecciones. Pero para formular una estrategia ganadora, primero deben romper claramente con el pensamiento que ha dado forma a la formulación de políticas económicas durante demasiado tiempo.

El plan de Starmer es un paso bienvenido en esta dirección. Pero tales compromisos audaces deberán incorporarse a una agenda económica integral, inclusiva y sostenible. Como acaba de aprender la izquierda italiana, si los progresistas pelean más entre ellos que con sus oponentes, difícilmente pueden quejarse del resultado.

La autora de esta nota, pulicada originalmente en Social Europe, es profesora de Economía de la Innovación y el Valor Público en el University College London, presidenta del Consejo sobre la economía de la salud para todos de la Organización Mundial de la Salud y autora de The Value of Everything: Making and Taking in the Global Economy and Mission Economy: Una guía Moonshot para cambiar el capitalismo.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

¿Twitter en manos de un mono con navaja?

Elon Musk llegó a Twitter y lanzó un lema: «liberar al pájaro». Para muchos, el resultado de la política de este multimillonario que se define como «absolutista de la libertad de expresión» será la reproducción cada vez más masiva de discursos intolerantes. Muchos usuarios esperan con cautela para decidir si se quedan o migran a otras plataformas.

Déjà vu

Era tan cantado el recurso al que echaría mano...

El hundimiento de la filosofía y la nocturnidad del ser

La llamada “sociedad postindustrial”, para parafrasear a Herbert Marcuse,...

Poner de nuevo la economía bajo control de la política

Una de las claves de la era neoliberal ha sido la de la hegemonía de la economía por sobre la política. Sin embargo, como lo demostró Karl Polanyi, solo la política puede domar los giros caóticos del capitalismo. Es necesario recuperar esa idea.