En la canonización del tercer “santo argentino”, Francisco apuntó contra Meloni, la próxima primera ministra italiana

Fecha:

Compartir

El papa Francisco arremetió hoy contra la indiferencia de Europa hacia los migrantes que arriesgan sus vidas para cruzar el mar Mediterráneo y lo hizo al canonizar a un obispo y a un misionero italianos –uno de ellos también argentino– cuyo trabajo y trayectorias de vida ilustran las dificultades a las que se enfrentaron los migrantes peninsulares del siglo XIX.

La apasionada defensa de los migrantes lo situó en una trayectoria de colisión con el próximo gobierno de derecha de Italia, que tiene un fuerte discurso contra la inmigración en la voz de Giorgia Meloni, primera mujer que accederá al cargo de primer ministro,

Francisco hizo a un lado el discurso previamente preparado para criticar contra el trato hacia los migrantes por parte de Europa y señaló que su exclusión es “repugnante, pecaminosa y criminal”.

El Pontífice de 85 años dijo que a menudo se deja morir a las personas de fuera del continente durante las peligrosas travesías marítimas o son enviadas de regreso a Libia, donde terminan en sitios a los que se refirió como “lager”, una palabra alemana que hace referencia a los campos de concentración nazis.

Meloni ha prometido acelerar las repatriaciones y endurecer las normas de asilo, además de pedir un bloqueo naval en el norte de África para impedir la navegación de los inmigrantes y que se reanuden las restricciones a los barcos de rescate.

“La exclusión de los migrantes es escandalosa”, dijo Francisco, ante los fieles reunidos en la Plaza San Pedro para las canonizaciones de Don Giovanni Battista Scalabrini, un obispo italiano que fundó una orden para ayudar a los migrantes italianos en 1887, y de Artémides Zatti, un italiano que emigró en 1897 a Argentina y dedicó su vida como trabajador laico a ayudar a los enfermos.

“La exclusión de los migrantes es criminal, los hace morir ante nosotros. Y así, hoy tenemos el Mediterráneo que es el mayor cementerio del mundo. La exclusión de los inmigrantes es repugnante, es pecaminosa, es criminal. No abrir las puertas a los necesitados… No, no los excluimos: los enviamos lejos, a los lagers, donde son explotados y vendidos como esclavos’’, aseveró Francisco.

“Y los que pueden entrar, ¿los recibimos como hermanos o los explotamos? Dejo la pregunta’’, dijo a continuación.

El Papa se salió del guion sobre los migrantes durante los comentarios sobre el más conocido de los dos nuevos santos: el obispo Giovanni Battista Scalabrini, que vivió entre 1839 y 1905.

Scalabrini fundó dos órdenes religiosas –una de sacerdotes y otra de monjas– para ayudar a los inmigrantes italianos en Estados Unidos y Sudamérica.

El otro nuevo santo es Artémides Zatti, que vivió entre 1880 y 1951. Su familia huyó de la pobreza en Italia y se instaló en Argentina. Miembro laico de la orden religiosa de los Salesianos, trabajó como enfermero, llevando atención médica a los pobres en su bicicleta (ver aparte).

Francisco dijo que Scalabrini mostró una “gran visión” al mirar hacia adelante, “hacia un mundo y una Iglesia sin barreras, sin extranjeros’’. Y el papa dijo que Zatti fue “un ejemplo vivo de gratitud”, que dedicó su vida a ayudar a otros tras curarse de la tuberculosis.

El Papa, quien es hijo de italianos que migraron a la Argentina, recordó haber sido inspirado por la vida de Zatti cuando era superior provincial de los jesuitas en la Argentina, y dijo que el número de entradas en la orden aumentó después de que él rezara por su intercesión.

Francisco, que ha hecho del apoyo a los migrantes un asunto importante de su pontificado, presidió la ceremonia ante 50.000 personas en la Plaza San Pedro. Su discurso podría generar algún roce con el próximo gobierno italiano.

Se espera que Giorgia Meloni, una política de extrema derecha, se convierta en primera ministra a finales de este mes al frente de una coalición conservadora que ha prometido tomar medidas enérgicas contra la inmigración y reforzar las fronteras de Italia.

Meloni ha prometido acelerar las repatriaciones y endurecer las normas de asilo, además de pedir un bloqueo naval en el norte de África para impedir la navegación de los inmigrantes y que se reanuden las restricciones a los barcos de rescate.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Francisco echó a directivos de Caritas a nivel mundial y nombró a un “comisario extraordinario”

Una auditoría del Vaticano confirmó que los empleados recibían maltrato por parte de la cúpula de la institución.

“No nos dejemos engañar por el populismo ni por los falsos mesías”

Con la basílica de San Pedro repleta de obispos, sacerdotes y fieles con motivo de la VI Jornada Mundial de los Pobres, Francisco dijo que proponen recetas útiles "sólo para aumentar la riqueza de unos pocos".

En Bahrein, el Papa reclamó a los países árabes “el reconocimiento de la mujer en el ámbito público”

Francisco hizo además una convocatoria a las religiones para rechazar los fundamentalismos y aseguró que "cuando se predica el odio, la violencia y la discordia se profana el nombre de Dios".

Francisco advierte a Oriente y Occidente contra “visiones despóticas, imperialistas, nacionalistas y populistas”

El Pontífice también pidió no olvidar la "brecha en constante y dramático crecimiento" entre Norte y el Sur.