Emergencia agropecuaria por heladas y sequía provoca la peor campaña de trigo en cinco años

Fecha:

Compartir

La sequía y las heladas provocaron desastres en grandes zonas agrícolas del país, redujeron la cosecha de trigo a la peor en los últimos cinco años y obligaron a prorrogar la emergencia agropecuaria en once provincias.

El Ministerio de Economía declaró el estado de emergencia y/o desastre agropecuario, o lo prorrogó en el caso que ya estaba establecido. La medida se tomó a través de once resoluciones publicadas en el Boletín Oficial, como paso posterior a las declaraciones provinciales y su evaluación por parte de la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios.

En seis provincias, la declaración se tomó debido a heladas (San Juan, Río Negro, Catamarca, Tucumán, Santa Cruz y Salta), en tres por sequía (Santa Fe, Jujuy y La Pampa), en Córdoba por incendios y en Chubut por la plaga tucura.

El estado de emergencia (postergación del pago de impuestos) o de desastre (eximición de esas obligaciones) se declara según el nivel del perjuicio causado en las explotaciones rurales.

En el plano económico, el aporte de la campaña de trigo 2022/23 que acaba de concluir caerá 36% respecto al año pasado y llegará hasta los US$ 3.700 millones como consecuencia del alto impacto que tuvo la sequía durante el ciclo productivo, estimó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

La merma en el denominado Producto Bruto Agropecuario (PBA) se da como consecuencia de un desplome en la producción del 44,6% respecto a la campaña anterior, equivalente a 10 millones de toneladas menos.

Ante este panorama, y con solo 5,9 millones de toneladas de trigo para embarcar frente a las 15,34 millones del año pasado, se esperan ingresos por exportaciones 55% menores a los de la campaña pasada, por US$ 2.300 millones, mientras que la recaudación fiscal vía derechos de exportación caería US$ 500 millones, hasta los US$ 1.000 millones.

La principal caída de la baja en el aporte de la cadena triguera a la economía argentina respondió a “la ausencia de precipitaciones sobre gran parte del área agrícola, que condicionó el crecimiento y establecimientos de los componentes del rendimiento, y las mermas generadas por las heladas reiteradas en estadios críticos”, explicó la entidad bursátil.

El rinde promedio nacional fue de 22,8 quintales por hectárea (qq/ha) , una caída interanual de 34,5% y de 26,6% respecto al rendimiento promedio de las últimas 5 campañas.

Asimismo, se sembraron esta campaña 6,1 millones de hectáreas, la superficie más baja desde la campaña 2017/18.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Las lluvias pusieron freno al deterioro de la soja y casi la mitad del área está en condición optima

Mejoró la situación hídrica de los suelos, lo que generó un escenario más propicio para el cultivo, que representa más de U$S 20.000 millones en exportaciones.

Agro: exportaciones crecieron 8,5% en 2022

Según la secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca el sector contabilizó 49.581 millones de dólares el año pasado.

EEUU: La FED volvió a subir las tasas para mantener a raya la inflación

Anticipó que prevé nuevos incrementos luego de esta octava alza consecutiva.