Usan un tratamiento con virus para exterminar una superbacteria resistente a los antibióticos

Fecha:

Dos días después de iniciado el tratamiento, la infección por “Klebsiella pneumoniae” comenzó a remitir en la paciente y a los tres meses había desaparecido.

Un equipo de médicos publicó este martes en la revista Nature Communications un estudio en el que detallan el caso de una mujer de 30 años en Bélgica que padecía una infección por una bacteria muy resistente a los antibióticos, y que finalmente logró curarse gracias al tratamiento con bacteriófagos, virus que infectan y matan bacterias.

Estos virus fueron descubiertos a principios del siglo XX y, desde entonces, han sido estudiados como un tratamiento potencial contra las infecciones bacterianas.

Sin embargo, con la llegada de los antibióticos en la década de 1940, los tratamientos con bacteriófagos —también conocidos como fagos— pasaron a un segundo plano y hasta el día de hoy no han sido lo suficientemente investigados para explotar todos sus beneficios.

Las bacterias han desarrollado resistencia a los antibióticos con el tiempo y algunas ya son incurables con estos medicamentos. Es por eso que los fagos han ido ganando terreno nuevamente y están despertando un gran interés en la comunidad científica.

La paciente del reciente estudio había resultado gravemente herida durante los atentados terroristas de Bruselas de marzo de 2016 y, después de una cirugía para reparar un fémur roto, contrajo una cepa de la superbacteria “Klebsiella pneumoniae”.

Tras meses de intentos fallidos para eliminar la infección, los médicos aprobaron el uso de la terapia con bacteriófagos con el comité de ética del hospital.

Los fagos especialmente seleccionados fueron proporcionados por el Instituto George Eliava de Bacteriófagos, Microbiología y Virología de Tiflis, Georgia. No obstante, la terapia acabó posponiéndose y no fue hasta febrero de 2018 que sus médicos la empezaron por temor a un “callejón sin salida terapéutico”.

A la mujer se le administraron los fagos después de un procedimiento quirúrgico para eliminar el tejido muerto de la herida, y también le colocaron injertos óseos que habían sido infundidos con antibióticos.

Apenas dos días después de iniciado el tratamiento, la infección comenzó a retroceder y a los tres meses había desaparecido por completo.

Actualmente, la paciente puede participar regularmente en eventos deportivos como el ciclismo, pero lo más importante es que no presenta ningún signo de infección recurrente por “Klebsiella pneumoniae”.

Su caso parece demostrar que los fagos pueden usarse en sincronía con antibióticos para tratar infecciones que de otro modo serían incurables, aunque también pueden resultar útiles por sí solos.

Los expertos concluyen que aún se necesita más investigación para lograr que este tipo de terapia tenga una aceptación generalizada en la comunidad científica.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Aquí están, estos son: los cinco alimentos para controlar la glucosa en sangre

Los azúcares que se ingieren con los alimentos son transformados por el metabolismo en glucosa.

Charla sobre los cuidados del paciente durante la quimioterapia

La organiza la Asociación Civil Linfomas, Mielodisplasia y Mielofibrosis de Argentina (ACLA) a cargo de la licenciada en Enfermería Mariela Blanco.

Caso “Teto” Medina disparó consultas sobre habilitaciones para centros de tratamientos de adicciones

La comunidad terapéutica "La Razón de Vivir" vinculada al conductor de TV estaba fuera de la ley.

El barbijo dejó de ser obligatorio en Argentina

Después de casi dos años y medio, se puede viajar en transporte público sin la necesidad de utilizar tapabocas.