Ucrania, una falsa democracia

Fecha:

Compartir

Por Ted Galen Carpenter *

Las porristas occidentales de Ucrania parecen no tener vergüenza. Continúan retratando al país como una democracia amante de la libertad, aunque sigue aumentando la evidencia de que no es así. El festival de amor político y mediático que acompañó la visita oficial del presidente Volodymyr Zelensky a Washington y su discurso ante una sesión conjunta del Congreso a fines de diciembre fue el último ejemplo.

Voice of America publicó un artículo comparando la apariencia de Zelensky con el discurso de Winston Churchill ante el Congreso en diciembre de 1941 en términos de su tono heroico y significado sustantivo. The New York Times sostuvo que la moral pública en Ucrania se había visto muy impulsada por la “bienvenida de héroe” de Zelensky en Washington. El editor principal de 19FortyFive, Matt Suciu, reprendió a la representante Lauren Boebert de Colorado y al representante Matt Gaetz de Florida por “negarse a aplaudir y unirse a una ovación de pie por el discurso del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, ante el Congreso de los Estados Unidos la semana pasada”, y señaló que los medios rusos estaban destacando su muestra de disidencia. David Frum, escribiendo en el Atlántico, afirmó que Zelensky “nos recordó a nosotros mismos” y nuestros valores democráticos. Bastante lleno de elogios, Frum declaró que el presidente ucraniano “vino a los Estados Unidos para agradecernos por apoyar a Ucrania. Son los estadounidenses quienes deberían agradecerle”.

El discurso de Zelensky perpetuó el mito de que Ucrania es una democracia valiente que defiende las murallas de la libertad del asalto de Rusia. El presidente Biden personificó esa actitud durante los primeros días de la guerra entre Rusia y Ucrania, cuando denunció que el conflicto era parte de una lucha global entre la libertad y la democracia por un lado y el autoritarismo por el otro. El columnista del New York Times, Germán López, sostiene que “el rally duradero de Occidente en torno a Ucrania ejemplifica una tendencia importante a partir de 2022 que podría influir en futuros eventos mundiales: ‘Este fue el año en que la democracia liberal contraatacó’, como escribió Janan Ganesh en The Financial Times”.

Simplificaciones tan dolorosas de un mundo complejo ya serían bastante malas incluso si Ucrania fuera una democracia genuina. El país, sin embargo, no merecía ese estatus incluso antes de la invasión rusa, y la sacudida de Kiev hacia la represión sistemática ha empeorado mucho desde el estallido de ese conflicto. La Ucrania de hoy es un estado corrupto y cada vez más autoritario. No es una democracia ni siquiera en la definición más generosa de ese término. Desafortunadamente, los partidarios de Kiev en Occidente continúan ignorando, minimizando o incluso justificando el comportamiento represivo del régimen de Zelensky.

Las democracias genuinas no prohíben múltiples partidos de oposición ni cierran los medios de comunicación de la oposición. Tampoco censuran rigurosamente (y someten a un estricto control gubernamental) a los medios de comunicación que permiten que permanezcan abiertos. Las democracias genuinas no prohíben las iglesias que abogan por políticas que desagradan al gobierno. No encarcelan a los opositores al régimen, y mucho menos sin un debido proceso significativo, y mucho menos toleran la tortura de los presos políticos. Las democracias genuinas no publican “listas negras” de críticos nacionales y extranjeros, poniendo así un blanco en sus espaldas. Sin embargo, el gobierno ucraniano ha cometido no solo uno o dos, sino todos esos abusos.

Los esfuerzos para sofocar a las críticas nacionales se hicieron evidentes solo unos meses después de la revolución de Maidan, y se han acelerado dramáticamente en el último año más o menos. Incluso desde el principio, los funcionarios ucranianos acosaron a los disidentes políticos, adoptaron medidas de censura y prohibieron a los periodistas extranjeros que consideraban críticos del gobierno y sus políticas. Tales acciones ofensivas fueron criticadas por Amnistía Internacional, Human Rights Watch, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y otros observadores independientes.

Incluso antes del inicio de la invasión de Rusia, el nivel de represión interna estaba empeorando bajo Zelensky. El historial de Kiev en materia de democracia y libertades civiles antes de la guerra actual no era impresionante. En el informe de 2022 de Freedom House, Ucrania figuraba en la categoría “parcialmente libre”, con una puntuación de 61 puntos de 100 posibles. tortura o malos tratos”. Periodistas y trabajadores de los medios “enfrentaron hostigamiento y amenazas relacionadas con sus reportajes”. En febrero de 2021, el gobierno ucraniano cerró varios medios de comunicación de la oposición sobre la base de acusaciones de que eran herramientas de propaganda rusa.

La guerra ha intensificado estas dinámicas. Zelensky utilizó rápidamente el conflicto como justificación para prohibir 11 partidos de oposición. También invocó la ley marcial para emitir un decreto presidencial que combinó todas las estaciones de televisión nacionales en una sola plataforma. Sostuvo que tal medida era necesaria para garantizar un “mensaje unificado” sobre la guerra y evitar la llamada desinformación. El 29 de diciembre de 2022, Zelensky firmó una nueva ley que su partido había impulsado en el parlamento, una medida que frenó aún más la prensa independiente. El último estatuto requiere que las publicaciones obtengan licencias para operar, y cualquier organización de medios sin la documentación adecuada puede cerrarse de inmediato. El organismo administrativo que entrega los permisos estará, como era de esperar, bajo el control de Zelensky.

Ni siquiera las instituciones religiosas están a salvo del acoso y la represión del gobierno, como descubrió la Iglesia Ortodoxa afiliada a Moscú en el otoño de 2022. El 2 de diciembre, Zelensky anunció que buscaría prohibir todas las religiones con vínculos con Rusia, alegando que la medida era necesaria. para “garantizar la independencia espiritual de Ucrania”. La prohibición afectaría especialmente a los millones de ucranianos que se identifican como ortodoxos rusos. De hecho, Kiev pronto impuso sanciones a figuras religiosas ortodoxas específicas. Típico de la actitud en Occidente fue la reacción de un defensor de Zelensky de que el tema era “enormemente complicado”. Esa postura era algo menos que una vigorosa defensa de la libertad religiosa.

El miasma general de la represión política y mediática se vuelve cada vez más denso, con crecientes informes de encarcelamientos arbitrarios e incluso extensas torturas de opositores al régimen. Sin embargo, algunos partidarios de Ucrania incluso parecen reacios a condenar el continuo coqueteo del régimen con elementos neonazis. Se ha producido una actuación especialmente atroz con respecto al papel del Batallón Azov (ahora el Regimiento Azov) en el esfuerzo de defensa de Ucrania. El batallón Azov fue conocido durante años antes de la invasión rusa como un bastión de nacionalistas extremistas y nazis absolutos.

Ese aspecto debería haber causado un problema a los admiradores occidentales de Ucrania cuando la unidad se convirtió en un jugador crucial en la batalla por la ciudad de Mariupol. Sin embargo, la mayoría de los relatos simplemente se centraron en el sufrimiento de la población de Mariupol, la villanía despiadada de los agresores rusos y la tenacidad de los valientes defensores de la ciudad. Estas historias generalmente ignoraron la prominencia de los combatientes de Azov entre esos defensores, o no revelaron su pedigrí ideológico. Sin embargo, la colusión con el personal de Azov fue simplemente una manifestación de la tolerancia general de larga data de la élite política ucraniana hacia los elementos neonazis y sus actividades.

Quizás lo más revelador de su desprecio por las normas democráticas es que Zelensky y sus colegas más cercanos no toleran ni siquiera a los oponentes más pacíficos, nacionales o extranjeros. La voluntad de apuntar e intentar intimidar a los críticos extranjeros quedó muy clara en el verano de 2022 cuando el Centro para contrarrestar la desinformación del gobierno ucraniano (financiado en parte por los contribuyentes estadounidenses) publicó una “lista negra” de tales opositores. Numerosos estadounidenses prominentes estaban en esa lista, incluido el profesor John J. Mearsheimer de la Universidad de Chicago, el presentador de Fox News Tucker Carlson, la ex congresista Tulsi Gabbard y Doug Bandow, miembro principal del Cato Institute y ex asistente del presidente Ronald Reagan.

La naturaleza amenazante de la lista negra se hizo aún más clara a fines de septiembre, cuando la CCD emitió una lista revisada, incluidas las direcciones, de los 35 principales objetivos. Esa lista de alta prioridad denunció a esos individuos como “terroristas de desinformación” y “criminales de guerra”. Describir a los críticos como terroristas y criminales de guerra alienta a los fanáticos a tomar medidas directas para dañarlos. Una lista negra puede convertirse fácilmente en una lista negra, pero el gobierno ucraniano es, en el mejor de los casos, indiferente al peligro que ha fomentado.

A pesar de tales señales de advertencia, los fervientes defensores de Ucrania en Occidente persisten en su propaganda. Un ejemplo típico fue una columna aduladora del New York Times de Bret Stephens que afirmaba que los estadounidenses “admiran a Zelensky porque ha restaurado la idea del mundo libre en el lugar que le corresponde”. La membresía en el mundo libre, insistió Stephens, “pertenece a cualquier país que se suscriba a la noción de que el poder del estado existe ante todo para proteger los derechos del individuo”. Uno se pregunta de qué país está hablando Stephens; Ucrania no encaja en esa descripción.

Los admiradores occidentales de Ucrania deben enfrentarse a la desagradable realidad de su querido cliente extranjero. Ucrania no es una democracia, y Zelensky no es un noble y asediado defensor de los valores democráticos. La guerra Rusia-Ucrania no es parte de una lucha existencial entre la libertad y el autoritarismo. Es una fea guerra territorial entre dos gobiernos corruptos y represores. Estados Unidos y otras sociedades occidentales no tienen, o al menos no deberían un tener un perro en esa pelea.

* El autor es investigador principal en estudios de Defensa y Política Exterior en el Cato Institute y editor colaborador en The American Conservative. Es autor de 13 libros y más de 1100 artículos sobre asuntos internacionales. Su último libro es “Unreliable Watchdog: The News Media and U.S. Foreign Policy” (2022). Nota publicada originalmente en The American Conservative

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La mentira mapuche

Por Luciana Sabina * El presidente Nicolás Avellaneda -junto a...

La izquierda y la libertad

Los socialistas democráticos deben recuperar el concepto de libertad de los libertarios, asegura el autor.

Argentina, Brasil y el sueño de la Patria Grande

Por Andrea Molinari y Marcelo Bruchanski (Revista Anfibia) En el marco...

Riñas en la cubierta del Titanic

¿Quién manda en el oficialismo? La pregunta no es...