Ni Ucrania ni Taiwán: ¿cuál será la región más propensa a un conflicto bélico en 2023?

Fecha:

Compartir

El año que pasó estuvo marcado por importantes cambios geopolíticos que pueden resultar irreversibles. En la última semana del año, noticias como la extensión del servicio militar obligatorio para los residentes de la provincia no redimida de China, Taiwán, encendieron la advertencia de los expertos para este 2023 que comienza.

China hizo una elocuente exhibición de poder militar al enviar aeronaves militares a sobrevolar el espacio aéreo de lo que Taiwán considera su “zona de defensa”, demostrando que está preparada para una eventual escalada.

El subsecretario de Defensa estadounidense para Asuntos de Seguridad del Indopacífico, Ely Ratner, prometió que la Casa Blanca no dejará a Taipéi sin acceso a armas y recursos para un eventual conflicto con China. Según él, este año “podría ser un año transformador para la postura de fuerza de EEUU en la región”, informó el portal Político.

A pesar de la retórica, los esfuerzos de Estados Unidos para “equilibrar” el balance de fuerzas entre Taiwán y China pueden haber llegado demasiado tarde.

“Cuando analizamos la magnitud del ejercicio militar que los chinos han realizado en la última semana en Taiwán, vemos que Pekín deja claro que no se deja intimidar por la presencia de la Armada estadounidense en el mar [del Sur] de China”, dijo a Sputnik el profesor de Relaciones Internacionales de la Escuela Superior de Propaganda y Marketing, Leonardo Trevisan.

La Armada estadounidense realiza expediciones regulares en el mar de China Meridional para garantizar la “libertad de navegación” en aguas que considera disputadas ilegítimamente por Pekín, y en la última incursión en la isla de Nansha, el 29 de noviembre, hubo una comunicación dura entre los comandantes chinos y estadounidenses, según informó CNN.

Sin embargo, Trevisan no cree en la inminencia de un conflicto a gran escala en Taiwán, que opondría a China y EEUU. “Creo que un estallido del conflicto taiwanés es poco probable ya que el Pentágono está en constante diálogo con el alto mando chino, precisamente para evitar que algo se salga de control”, señaló el esecialista.

También recordó que la visita del año pasado de la presidenta del Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, a la isla, que se habría realizado en contra de los deseos del Pentágono y del departamento de Estado, “generó la apertura de un canal de diálogo de alto nivel entre militares estadounidenses y chinos”.

“Si tenemos en cuenta la terminología norteamericana, podemos considerar la cuestión de Taiwán como un conflicto controlado en el que ambos estados mayores de las FFAA logran tener una clara correlación de fuerzas”, explicó el experto.

Conflicto de Ucrania en 2023

Para Trevisan, el caso ucraniano también es un “conflicto controlado” ya que las Fuerzas Armadas de Rusia, Ucrania y la OTAN estarían en condiciones de analizar el potencial militar de cada fuerza que participa en el conflicto, y así evitar una escalada descontrolada de las hostilidades.

“Hay evidencia de que la posición de Rusia se está consolidando al este del río Dniéper, y que la reanudación del avance ruso es real”, consideró Trevisan. “Estas señales incitan a(l presidente Joe) Biden a hacer declaraciones sobre la reanudación de las conversaciones”, prosiguió.

Según él, la decisión de EEUU de enviar lanzamisiles Patriot a Ucrania puede no tener el efecto esperado ya que “estos no pueden hacer nada contra los drones, que son las armas que realmente están marcando la diferencia en el campo de batalla”.

“No veo una tensión creciente en Ucrania. El problema es quién negociará desde una posición de fuerza”, anticipó Trevisan. “Me temo que los medios occidentales tienen una visión demasiado optimista de las capacidades militares de los ucranianos”, sentenció.

El regreso de Oriente Medio

Considerando la capacidad de control militar de los conflictos en Ucrania y Taiwán, Trevisan sugiere que los conflictos más sensibles se concentran en Oriente Medio.

“Al contrario de lo que parece, imágenes como Taiwán y Ucrania están mucho más controladas desde un punto de vista estratégico-militar que imágenes como Yemen y la cuestión iraní en Oriente Medio, que son más impredecibles“, opinó.

Según el experto, “existe la posibilidad de un aumento de las tensiones en Medio Oriente y el norte de África”, con énfasis en los conflictos que involucran a potencias regionales como Arabia Saudita e Irán.

“Cualquiera que sean las armas que use Irán, el enemigo preferido no será Israel sino los saudíes, y eso está escrito en las estrellas”, aseveró el analista.

Para la politóloga Denilde Holzhacker, Irán sigue siendo “una gran preocupación en el área de seguridad y estrategia para Estados Unidos”, que “sigue preocupado no solo por cuestiones de política interna [iraní], como la evolución de las manifestaciones y la oposición interna, sino también en relación con su avance nuclear”, dijo a Sputnik.

Trevisan señala, sin embargo, que el aumento de las tensiones en la región se debe principalmente a “un desequilibrio de poder en el contexto de aumento de los precios, especialmente en el tema de los alimentos”.

“Creo que estamos prestando poca atención a este hecho, principalmente en el impacto de los precios del trigo en regiones como Medio Oriente y África del Norte”, señaló. “Las tensiones internas por el hambre tienen el potencial de generar conflictos geopolíticos muy tensos”, acotó.

La posibilidad de un conflicto en la región supondría un desafío para EEUU, que ha reducido su participación en estas regiones para centrarse en los teatros asiático y europeo.

“La crisis alimentaria que se avecina […] generará una inestabilidad muy grande, lo que presionará a Estados Unidos para que actúe para contenerla”, señaló Holzhacker. “Pero eso todavía no parece estar entre las prioridades estratégicas de Estados Unidos para el próximo año“, agregó.

Para Holzhacker, la agenda de seguridad internacional de EEUU se centra en la competencia con las principales potencias militares, como Rusia y China.

“La gran agenda estadounidense es la competencia económica y geopolítica con China. Luego vemos las disputas que generan inestabilidad en su alianza europea y, por lo tanto, la importancia de Rusia”, dijo Holzhacker.

El prolongado descuido de la Casa Blanca en los asuntos internos, como la economía y la reducción de la desigualdad social, lleva al gobierno de Biden a equilibrar la acción militar externa con la atención a las necesidades básicas de su población.

“Desde el punto de vista político, EEUU sigue muy concentrado en su agenda interna. Las divisiones entre demócratas y republicanos y la erosión que esto ha generado en sus instituciones sigue siendo el foco de la Administración Biden”, declaró Holzhacker. Y añadió: “En ese sentido, la agenda económica gana mucho espacio”.

Trevisan, a su vez, agregó que los expertos en seguridad y relaciones internacionales de EEUU reconocen, aunque tácitamente, la importancia de fortalecer sus capacidades de poder interno antes de apuntar a nuevos vuelos militares internacionales.

“EEUU está más centrado en su realidad económica que en su posición geopolítica. Me parece que se están preparando para un 2023 con un escenario más parecido a la guerra del petróleo de los setenta que al Plan Marshall de los cuarenta”, concluyó Trevisan.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

EEUU: Jair Bolsonaro pidió un visado de turista por seis meses

El expresidente de Brasil se encuentra en el país norteamericano desde el pasado 30 de diciembre, dos días antes de que asumiera Lula da Silva.

Brasil: Jair Bolsonaro podría volver de EEUU “mañana, dentro de seis meses o nunca”, advirtió su hijo

El ultraderechista enfrenta una investigación sobre su supuesta participación en los ataques del 8 de enero a las sedes de los tres poderes. Su mujer, Michele, regresó a Brasilia el jueves.

Video. A dos días del atentado en Jerusalén, atacan con drones fábrica de municiones en Irán

La escalada de violencia se da con un nuevo gobierno de ultraderecha en Tel Aviv.

“Europa no tiene una verdadera política exterior o de defensa, siempre vamos detrás de EEUU”

El canciller italiano Antonio Tajani asegura que se trata de un problema que persiste desde 1954.