Los 250 años de la notable casa asunceña de la Independencia

Fecha:

Compartir

Uno de los lugares emblemáticos de Asunción del Paraguay es la Casa de la Independencia, propiedad que fue del caballero español Antonio Martínez Suárez, casado con la paraguaya Petrona Caballero de Bazán. Comenzó a construirse hace dos siglos y medio, en 1772, y en ella se realizaron las reuniones secretas en las que se conspiró contra el gobierno del gobernador Bernardo de Velazco y Huidobro. Allí se alojaba y desde allí salió en la madrugada del 15 de mayo de 1810 Pedro Juan Caballero, primo de los entonces dueños de casa, para por su acción y la de otros patriotas poner fin a la dominación española.

Junto a ella está el callejón que fue escenario de esas salidas cuidadosas en medio del complot, donde la fuerza de la tradición oral transmitida celosamente de generación en generación recuerda no pocos episodios de ese y otros momentos históricos de la vida del vecino país.

La residencia estuvo en poder de la familia y particulares hasta el año 1943, en que el gobierno paraguayo adquirió el edificio con el fin de preservarlo. Como sucedió en nuestro país, también estuvo a punto de ser derribada por la piqueta, salvándose por la intervención de un grupo de destacados historiadores como Juan B. Gill, Carlos Pusineri Scala y Roberto Quevedo. Ubicada en pleno microcentro de Asunción, en 1961 fue declarada Monumento Histórico Nacional, creándose en ese momento una comisión a la que se facultaba para la creación del Museo, que fue inaugurado el 14 de mayo de 1965.

Gracias a generosas donaciones y al aporte del Estado, la Casa contó con un importante patrimonio, que fue aumentando con el correr de los años.

En febrero de 2003 y a fin de darle brillo y esplendor, por propia iniciativa Nicolás Darío Latourrette Bo, y de su propio peculio, restauró y puso en valor todo el acervo museográfico, por lo que dos años después fue reconocido por el Gobierno como “Protector Vitalicio del Museo Casa de la Independencia”, lo que mereció que posteriormente en nuestro país se lo incorporara como miembro correspondiente del Instituto Bonaerense de Numismática y Antigüedades, la entidad más antigua del coleccionismo argentino, fundada en 1872.

La celebración del 250° aniversario de la Casa de la Independencia hace pocos días fue motivo de una ceremonia en la que se habilitaron y pusieron en valor las salas, y se inauguró una exposición con la curaduría del arquitecto Félix Toranzos y de un grupo de restauradoras del ministerio de Cultura cuyo titular, Rubén Capdevila, presidió el acto acompañado por Latuorrette Bo.

Acudieron además la expresidente de la Academia Paraguaya de la Historia, Mary Monte de López Moreira, y Edgar Martínez Gill, quien llevó la representación de la familia propietaria de ese edificio, quienes hicieron uso de la palabra.

Además se presentaron cuatro libros de historiadores locales que tratan la historia de la Casa y la Revolución de Mayo de 1811 en Asunción. Participaron del acto funcionarios del gobierno nacional y de la Intendencia local, embajadores acreditados ante el Paraguay, académicos y personas representativas de la cultura y la sociedad.

Para los argentinos es una satisfacción no sólo por lo que significa como rescate del patrimonio histórico, sino también porque el impulsor de esta obra, Latuorrette Bo, se encuentra ampliamente vinculado en nuestro medio por entidades culturales y reconocido su valioso mecenazgo.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

El peruano Gustavo Rodríguez ganó el prestigioso premio Alfaguara

Se adjudicó un premio de 175.000 dólares y su obra, "Cien Cuyes", estará en las librerías en marzo.

Fray Cayetano, el prócer que nació en San Pedro

La vida de este prócer atraviesa la gobernación de Buenos Aires, el Virreinato desde 1776 con las posteriores invasiones británicas, a las que dedicó sus versos, la Revolución de Mayo -a la que adhirió y lo nombró director de la Biblioteca Pública y los sucesivos gobiernos como diputado en la Asamblea del Año XIII y el Congreso de Tucumán.

Patrimonio. Una joya de la historia y la arquitectura comenzó a ser restaurada

Se trata del Pabellón del Centenario, construido para los festejos por los 100 años de la Revolución de Mayo

Prilidiano Pueyrredon, aquel notable retratista

Entre setiembre de 1854 y noviembre de 1870 el eximio artista se dedicó a poner sobre la tela a gran parte de la sociedad de esa época.