La lluvia llega después del brindis: ¿Qué pasará en todo el país para Año Nuevo?

Fecha:

Compartir

La cena de Año Nuevo en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano será sin lluvias, que recién caerán sobre el AMBA el domingo 1° de enero por la tarde noche.

Así lo pronostica el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), que prevé para todo el 31 de diciembre un clima parcialmente nublado con una temperatura mínima de 21 grados y una máxima de 32. El domingo habrá un clima inestable con posibles tormentas durante la tarde noche, con una temperatura de entre 21 y 26 grados, lo que promete a los porteños no sufrir calor extremo como en las Fiestas anteriores.

Para el 31 de diciembre habrá un avance de un frente frío por el centro del país que a su paso producirá un descenso térmico, especialmente hacia el final del día. Eso sí, el cambio de temperatura no será tan marcado como el del fin de semana pasado. En las provincias del norte argentino el aire más frío demorará en llegar y persistirán las condiciones calurosas durante la noche.

La región de Cuyo y el Noroeste serán afectadas por un sistema de baja presión que ingresará desde la cordillera, lo que provocará la formación de lluvias y tormentas aisladas a partir de la tarde del sábado sobre dicha región. Mientras que hacia la región patagónica ingresará aire frío desde el Océano Pacífico, acompañado de algunas lluvias y condiciones ventosas, especialmente en la mitad sur de la región.

Para el sábado 31 se espera un día caluroso sobre las provincias del norte, con temperaturas máximas entre 33 y 40°C, mientras que sobre la franja central se registrarán temperaturas máximas entre 25 y 32°C. Por el momento, es muy posible que en la mayor parte del centro y norte del país, así como el norte y este de Patagonia, puedan despedir el año con temperaturas cercanas o superiores a los 20°C. En algunos sectores con precipitaciones o en lugares costeros pueden ser inferiores a estos valores.

El tiempo el primer día del año

Con respecto a las precipitaciones de la región de Cuyo y del Noroeste, se espera que en el transcurso de la madrugada las condiciones meteorológicas comiencen a mejorar a medida que el frente se desplace hacia el este. El resto de la jornada será cálida y soleada.

Pero el 2023 comenzará con cambios de tiempo en el centro y norte argentino. El primer día del año es muy posible que sea con lluvias abundantes y tormentas en estos sectores, que en algunos casos ayudará a cortar con el déficit hídrico que afecta la zona desde hace varios meses.

La región patagónica también tendrá algo de inestabilidad para comenzar el nuevo año. Un frente frío provocará algunas lluvias sobre la región cordillerana y el extremo sur, junto con un descenso de temperatura.

El Año Nuevo iniciará con temperaturas entre 32 y 40°C en el extremo norte del país, mientras que en Cuyo y el norte patagónico oscilarán entre los 28 y 34°C. Hacia el este del país se esperan temperaturas más bajas, con valores entre 18 y 26°C. Finalmente la parte central y sur de la Patagonia habrá una jornada fresca con temperaturas máximas que rondarán entre los 8 y 12°C en la parte sur, y entre 14 y 22°C en la parte central.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Masivos homenajes a tres años del asesinato de Fernando Báez Sosa

El acto central fue en Dolores pero también hubo en otros puntos del país. "Ojalá haya un castigo ejemplar", se esperanzó Silvino Báez, el padre.

Fundador del club de los rugbiers acusados de matar a Báez Sosa: “Fue totalmente un accidente, no son asesinos”

"Si hubiese forma de recuperar a Fernando, bárbaro. Lamentablemente lo que pasó, pasó", agregó Roberto Ditges, mientras inició la segunda semana del juicio.

La mayor movilización de la historia argentina esperó (casi) en vano a la Selección de Messi y Scaloni

El combinado nacional llegó esta madrugada de Doha en un vuelo charteado por Aerolíneas Argentinas y fue recibido por una multitud.

Qatar 2022. Multitudinarios festejos en todo el país -y en el mundo- por el tricampeonato de la Selección

Además de reunirse en el Obelisco, en los barrios porteños como Villa Urquiza, Belgrano, Caballito, Boedo o Núñez, liberaron su alegría en los cruces de las principales avenidas.