La FED de EEUU convalidó otra suba de tasas, de 75 puntos básicos: impacto en Argentina

Fecha:

Compartir

La Reserva Federal de los Estados Unidos (FED en sus siglas en inglés) definió este miércoles en Washington -al cierre de una reunión de 48 horas- la sexta suba consecutiva de su tasa de interés de referencia, esta vez de 75 puntos básicos, como política agresiva para intentar contener a la inflación récord del último año.

La decisión del organismo rector monetario se produce a menos de una semana de unas cruciales elecciones legislativas que renovarán la mitad del Capitolio y definirán el marco de la política económica para el resto de la gestión del presidente Joseph Biden.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, cumplió con los pronósticos de un ajuste de 75 puntos básicos en la tasa de fondos federales, elevándola a un rango objetivo de entre 3,75 y 4% debido a la firme inflación subyacente.

Los analistas de Wall Street consideran que “un ritmo más gradual también permitiría a los miembros de la FED a calibrar mejor los futuros aumentos, en función de cómo la economía real se está ajustando a los rezagos largos y variables de la política monetaria. La duda de los directores del Comité Federal de Mercado Abierto es si un ritmo más lento de alzas de tasas puede correr el riesgo de aliviar las condiciones financieras y volver a alimentar el consumo y la inflación.

Muchos se inclinan por asegurar que la curva de la inflación se frene y vuelva a converger hacia el objetivo de una suba de precios anual en torno del 2%, tal como lo definió la FED en reiteradas oportunidades. Las aguas están divididas también entre los funcionarios de la FED dado que que los últimos aumentos de las tasas han llevado a un encarecimiento de los préstamos y han provocado una depresión en las ventas de inmuebles y automóviles. La tasa promedio de una hipoteca de tasa fija a 30 años, que era solo del 3,14% hace un año, superó el 7% la semana pasada por primera vez desde 2002 y las ventas de viviendas usadas han caído durante ocho meses consecutivos, según informó el prestamista de mutuos hipotecarios Freddie Mac. Sin embargo, los últimos datos económicos parecen complicar la labor de Powell y sus colaboradores.

Con el trasfondo de las elecciones de medio término, y aunque el estado de la economía estadounidense es difuso, las ofertas de empleo alcanzaron los 10,7 millones de puestos de trabajo y la alta inflación se ha convertido en un punto central de ataque para los republicanos contra los demócratas. Los consumidores, presionados por los altos precios y los préstamos más costosos, están comenzando a gastar menos. Los costos de transporte marítimo se han desplomado un 67 % en el último año, lo que significa menos escasez. El crecimiento de los salarios se está estabilizando, lo cual reduciría las presiones inflacionarias. “Necesitamos ver un progreso real en la inflación subyacente y la inflación de servicios, y aún no lo estamos viendo”, dijo recientemente Neel Kashkari, presidente de la FED de Minneapolis.

La vicepresidenta de la FED, Lael Brainard, dijo que “avanzar deliberadamente” ayudaría a determinar cómo la economía está manejando sus aumentos de tasas y cuántos más podrían ser necesarios. Mary Daly, presidenta de la FED de San Francisco, señaló que el organismo “no llevará adelante aumentos de tasas de tres cuartos de punto indefinidamente. Ahora es el momento de comenzar a hablar de renunciar”.

Impacto en Argentina

La suba en las tasas decidida por la Reserva Federal se refleja en los intereses de los bonos del Tesoro: los rendimientos a dos años se acercan a superar la barrera del 4% por primera vez desde 2007 y ya aumentaron más de 3 puntos porcentuales en lo que va del año apuntando al mayor incremento anual desde 1994.

Ese fenómeno es un problema para las economías emergentes como la de Argentina, que va a sufrir la decisión de los inversores de dejar su dinero en Estados Unidos y no invertirlo en mercados más riesgosos, justamente con el Banco Central ávido de conseguir dólares frescos para alimentar las alicaídas reservas.

Colocar el dinero en los bancos podría sacarlo del mercado bursátil, que sufriría una caída en su actividad. Para Argentina, es una pésima noticia en un muy mal año de sus bonos de deuda, que aunque se recuperaron desde el piso de precios exhibido en la tercera semana de julio, todavía están alrededor de un 50% por debajo de las cotizaciones registradas cuando salieron al mercado dos años atrás.

Un dólar “fuerte” aumentará la presión devaluatoria que ya viene soportando el Gobierno, que con su periódico endurecimiento del mercado cambiario busca evitar un salto brusco de la cotización del billete estadounidense.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Elon Musk amenaza con crear un “teléfono alternativo” si Google y Apple vetan a Twitter

Yoel Roth, extitular del área de Confianza y Seguridad de Twitter advitió que las nuevas directrices de contenido podrían contravenir los estatutos de las tecnológicas.

Politico: La UE, “furiosa” con EEUU por el beneficio que saca de la guerra en Ucrania

Las desavenencias económicas llevan a muchos dirigentes políticos y diplomáticos europeos a plantearse la pregunta de si su socio transatlántico es todavía un aliado.

“The Economist”: crisis energética por Ucrania amenazará la posición global de Europa

Por el alza del precio de los combustibles el Viejo Continente enfrenta para el invierno entrante la amenaza de una inflación sin precedentes.

Otro golpe a las criptomonedas: Nueva York prohíbe el minado

Era uno de los destinos favoritos luego de que China prohibiera la actividad en todo su territorio en mayo pasado.