Politico: La UE, “furiosa” con EEUU por el beneficio que saca de la guerra en Ucrania

Fecha:

Compartir

Las políticas de subsidios de EEUU y los altos precios de la energía afectan cada vez más las relaciones de Washington con sus aliados de la Unión Europea (UE) y las exponen al riesgo de que la opinión pública del bloque comunitario se vuelva contra el apoyo militar a Ucrania y la alianza transatlántica, según un análisis publicado por el sitio Politico.

El medio digital habló con funcionarios de varios países de la UE que se mostraron “furiosos” con la Administración de Joe Biden, indignación que se fundamenta, básicamente, en el hecho de que EEUU es “el país que más se está beneficiando” del conflicto armado “porque vende más gas y a precios más altos y porque vende más armas”, explicó uno de los funcionarios consultados.

Por un lado, la interrupción del comercio normal en Europa lleva a las economías de la región a la recesión, mientras que el mayor punto de tensión en las últimas semanas han sido los subsidios y aranceles aprobados por Biden, unas medidas que, según Bruselas, alejan injustamente a la UE del comercio con EEUU al tiempo que amenazan con destruir a la industria europea.

Quejas desoídas

El bloque comunitario trata de reducir su dependencia de la energía rusa y para eso recurre al gas estadounidense, pero el precio que pagan los europeos por el fluido es casi cuatro veces más alto que el que pagan los consumidores estadounidenses. 

Asimismo, es probable que se produzca un aumento en los pedidos de equipos militares de fabricación estadounidense después de que las FFAA europeas hayan visto reducidos sus arsenales tras sus masivos envíos de armas a Ucrania, advierte el medio.

Por todas estas razones, ministros y diplomáticos de los países de la UE se sienten frustrados y expresaron su desaprobación ante Washington, que hasta ahora simplemente ignora el impacto que tienen sus deceisiones económicas en sus aliados europeos.

Así, recoge el medio estadounidense, el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, pidió a EEUU que responda a las preocupaciones europeas al denunciar el “impacto económico” que causan en los Estados comunitarios las decisiones que toman al otro lado del Atlántico.

Por su parte, el ministro de Economía de Alemania, Robert Habeck, reclamó más “solidaridad” por parte de la primera potencia mundial y que reduzca los costos de la energía, pero todo fue en vano.

Cuando los líderes europeos le plantearon a Biden el tema de los altos precios de los combustibles en la cumbre del G20 en Bali, la semana pasada, el jefe de la Casa Blanca parecía no estar al tanto del problema, según el alto funcionario citado anteriormente.

Cambio de juego

En opinión de un diplomático que habló bajo condición de anonimato, es la ley estadounidense de Reducción de la Inflación la que lo “cambia todo”. Para Biden, se trata de un logro climático histórico mientras que en la UE se la ve de otra manera, como un conjunto de “subsidios discriminatorios que distorsionarán la competencia”.

“La Ley de Reducción de la Inflación es muy preocupante”, valoró la ministra de Comercio neerlandesa, Liesje Schreinemacher. “El impacto potencial en la economía europea es muy grande”, advirtió.

“EEUU está siguiendo una agenda interna que, lamentablemente, es proteccionista y discrimina a sus aliados”, denunció por su parte el eurodiputado croata Tonino Picula.

Uno de los consultados por “Politico” señaló que, tras la concesión de subsidios a las industrias “verdes” por valor total de 369.000 millones de dólares, es legítimo plantear la cuestión de si el país norteamericano sigue siendo un aliado de la UE o no.

“EEUU no ve un aliado en la UE”

“Si la economía europea no va bien, es beneficioso para EEUU”, que “ve en la Unión Europea un rival económico”, afirmó a RT el subdirector y responsable del área de Geopolítica y Antimperialismo de la revista española La Comuna, Pablo García Varela.

“No ve un aliado, no ve unos amigos” a los que vaya a ayudar “mientras la están pasando mal y hay que frenar a Rusia”, continuó Varela. “A través de aumentar el costo de la energía y hacer que sus industrias [rivales europeas] sean menos competitivas, EEUU puede posicionarse mejor en el comercio internacional”, concluyó.

En este contexto, Rusia y China avanzan a paso acelerado estrechando sus lazos geopolíticos mientras el bloque occidental “anti ruso” se desgrana por las diferencias de intereses entre los países europeos, y entre varios de ellos -los principales, Alemania y Francia- y EEUU.

El viceprimer ministro ruso, Alexánder Nóvak, reveló que Moscú y Pekín pasarán a pagar los suministros de energía en sus monedas nacionales, rublos y yuanes, y el pago por el gas ruso ya se realiza de forma paritaria en las monedas nacionales de los dos países.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Comienza el embargo y el tope de precios de la UE al petróleo ruso

La Unión Europea (UE), los países del Grupo de los Siete (G7) y Australia fijaron los topes a los precios de los artículos derivados del crudo ruso en 100 y 45 dólares por barril, dependiendo de su categoría.

Argentina, Brasil y el sueño de la Patria Grande

Por Andrea Molinari y Marcelo Bruchanski (Revista Anfibia) En el marco...

¡Danger!: ¿Cómo queda Google en la carrera de la inteligencia artificial?

La compañía está ante una encrucijada de posicionarse con sus bots conversacionales y crear un modelo de negocio que no canibalice los ingresos de su motor de búsqueda.

Salarios del sector registrado cayeron en 2022: el panorama para este año

El salario promedio de los trabajadores formales con aportes a la Seguridad Social cayó 2,8% frente a la inflación el año pasado. Para este año, analistas destacan que será fundamental "cortar con la curva ascendente de los precios" y poner el foco en las revisiones paritarias.