Dura realidad: Boca y River no tienen ni para “championes”

Fecha:

Los dos máximos goleadores de la historia de la selección uruguaya, Luis Suárez y Edinson Cavani, coquetearon con sumarse a River Plate y Boca Juniors, respectivamente, en las últimas semanas, pero finalmente los hinchas “millonarios” y “xeneizes” terminaron desilusionados y viendo como sus gloriosos escudos no alcanzan para convencer a dos figuras extranjeras que ya no son parte de la primera línea europea y que buscan quemar sus últimos mejores cartuchos para llegar plenos al Mundial de Qatar 2022 a finales de año.

Este fin de semana se confirmó lo que los más escépticos sospechaban y los más fanáticos querían no escuchar durante la semana a los más realistas: Edinson Cavani le dijo que no a la oferta de Juan Román Riquelme y el goleador uruguayo no vestirá la camiseta “azul y oro”, aunque alguna vez haya dicho que le gustaría colgarse “del tejido” como hacía el “charrúa” Sergio “Manteca” Martínez en la década del ’90 en la Boombonera.

En la quincena anterior, el que rechazó el convite de este lado del Río de la Plata fue Luis Suárez, que declinó venir a Núñez cuando River quedó eliminado en la Copa Libertadores ante Vélez Sarsfield, que sí pudo hacerse con el tercer uruguayo en retirada que sueña con otra Copa del Mundo: Diego Godín.

Sin la zanahoria del máximo torneo continental, Suárez prefirió volver a su primer amor, Nacional de Montevideo, para pelear la Copa Sudamericana (tiene que dar vuelta la serie de cuartos de final con Atlético Goianiense). Y Cavani postergó su sueño de festejos tribuneros a la espera de que el Villarreal (equipo de segundo orden español a pesar de su Europa League del año pasado y las semifinales de Champions League en la última temporada) acelerara por su incorporación.

De este lado del océano Atlántico no jugamos Champions. Pero de este lado del Río de la Plata ya ni siquiera nos alcanza para los “championes” (zapatillas, en uruguayo coloquial”) para dos figuras “celestes” que ya no están en la mira de los mejores clubes europeos. River y Boca se jactan de ser gigantes del continente. Y así es, tienen razón. Pero una Argentina con pesos devaluados, una feroz crítica permanente y noticias de inseguridad que se replican hora tras hora no dan un marco agradable para una invitación a bajarse el sueldo furiosamente para jugar al fútbol. Tampoco estar a un ferry de distancia de Montevideo alcanza ya para convencer a los futbolistas. Y un River que es el peor del ciclo de ocho años de Marcelo Gallardo y un Boca inmerso en crisis tan crisis, sin entrenadores de prestigio y con la omnipresente figura de Riquelme por sobre cualquier otra cosa, terminaron de desinflar dos globos que nunca tuvieron mucho aire.

Párrafo aparte para la desilusión de los hinchas: cientos de horas de radio y TV, miles de tuits acercando a los goleadores “charrúas” y encuestas “instagrameras” para retroalimentar los hashtag sobre la cuestión generan una burbuja inflacionaria muy distante de la realidad. El periodismo que alimenta y se alimenta de esto también es parte de ese marco que no contribuyó para Boca y River. Una vez más, el fútbol como reflejo de la sociedad argentina.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Copa Argentina: Boca le ganó 3-2 a Quilmes y está en semifinales

Se enfrentan desde las 22 en Mendoza, con televisación de TyC Sports.

Copa Argentina: River, eliminado por Patronato en los penales, se quedó sin Superclásico para salvar el año

Se enfrentan por los cuartos de final en La Rioja. Desde las 19, televisa TyC Sports.

Con doblete de Messi sobre el final, la Selección Argentina le ganó 3-0 a Jamaica

Fue el último amistoso antes de que Scaloni de la lista final para Qatar 2022.

Atlético Tucumán le ganó a Estudiantes y le arrebató la punta a Boca

El "Decano" venció 3-1 al "Pincha" y le sacó dos puntos de ventaja al "Xeneize".