La política comercial de EEUU empuja a la UE a los brazos de China, advierte experta

Fecha:

Compartir

La Ley de Reducción de la Inflación estadounidense discrimina a la UE, sostiene la investigadora china Sun Yanjún, quien señaló que Bruselas no tiene una respuesta realmente efectiva y EEUU no hará concesiones, lo que exacerbará las tensiones entre los aliados y acercará a la UE y China.

“La Ley de Reducción de la Inflación (IRA) solo se aplica a los coches eléctricos y las baterías fabricadas en EEUU, Canadá, México y otros países signatarios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Solo estos Estados pueden recibir subvenciones para la compra de automóviles”, explicó Sun al portal Guancha.

La experta sugiere que se trata de una típica política discriminatoria de subvenciones industriales y la ley no solo afectará a Europa, sino también a los fabricantes de automóviles de todo el mundo. En su opinión, los países que no han invertido en EEUU estarán en desventaja competitiva.

El monto total de las subvenciones asciende a 369.000 millones de dólares, de los cuales 200.000 millones se destinan a subvenciones a empresas locales estadounidenses. El límite original de subvención a las ventas para una sola empresa automovilística era de 200.000 coches, ahora es suprimido. La rebaja fiscal para un coche nuevo es de 7.500 dólares y de 4.000 dólares para un coche usado.

Sun recordó que Europa se enfrenta actualmente a una crisis energética y las empresas automovilísticas ya están motivadas para deslocalizarse.

“El alto nivel de subsidios en Estados Unidos obviamente aumentará aún más la presión sobre la producción de vehículos eléctricos y baterías en los países de la UE y probablemente acelerará la transferencia de su capacidad industrial a Washington”, destacó.

Las negociaciones fallidas

Dada la elevada inflación actual en Europa y el hecho de que la economía está al borde de una recesión técnica, una guerra comercial provocaría inevitablemente pérdidas mutuas. La analista considera probable que los europeos no quieran una guerra comercial, por lo que siguen esperando que EEUU haga algunas concesiones mediante negociaciones bilaterales.

Sin embargo, en sus palabras, el proyecto de ley ya fue aprobado y la posición de los demócratas es muy firme. “Se prevé que la UE celebre otra ronda de conversaciones con Washington antes de que la ley entre en vigor, pero dado el tiempo que queda la probabilidad de una revisión es escasa“, subrayó.

¿Es posible una guerra de subvenciones?

Algunos políticos europeos proponen empezar a subvencionar a las empresas automovilísticas de la región. Sin embargo, la experta china explica que es muy difícil hacerlo y expone tres razones principales:

1. La escala de los subsidios estadounidenses es extremadamente grande, alrededor de 369.000 millones de dólares. En la actualidad, es casi imposible asignar la misma cantidad de fondos a las subvenciones a nivel de la UE.

2. Si Europa quiere conceder subvenciones, su objetivo serán Alemania, Francia y otros Estados con una industria automovilística relativamente concentrada. Es difícil encontrar un plan de subvenciones que apoyen la mayoría de los países de la UE.

3. Además de una política común de subvenciones, la UE también podría introducir una concesión temporal de subvenciones a los Estados miembros, permitiéndoles que las concedan ellos mismos. Sin embargo, esto provocaría inevitablemente un caos en la estructura del mercado único europeo. La política de mercado comunitario impide a los gobiernos subvencionar a su antojo a las empresas nacionales. Si los países compiten entre sí mediante subvenciones, creando una carrera a la baja, se distorsionará el mercado.

“Si la Unión Europea, que siempre ha defendido el libre comercio, entrara en una carrera de subvenciones con EEUU, supondría un retroceso en su posición y no contribuiría a la imagen de la UE”, resumió Sun.

Las posibles soluciones

La analista insiste que si EEUU no hace concesiones, a Europa le quedan pocas contramedidas. La UE podría acudir a la Organización Mundial del Comercio (OMC), acusando a Washington de violar las leyes antisubvenciones.

“Aunque este proceso es largo y difícil y dado el débil papel de la actual OMC, las expectativas no son demasiado optimistas”, admite.

Además, el bloque europeo podría imponer aranceles a productos relacionados, como coches eléctricos y baterías, importados de EEUU y utilizar herramientas de guerra comercial para responder a la política de Washington. La experta también afirma que Europa podría privar a Estados Unidos de beneficios en su mercado, pero esta situación sería definitivamente una pérdida para todos.

“Objetivamente, la UE no es un país soberano y los fondos que dispone son muy limitados, de ahí que los europeos estén ahora tan preocupados”, señaló la especialista.

La discordia entre los aliados

La experta cree que la prolongación del actual estancamiento evidencia las grietas en las relaciones económicas y comerciales entre Europa y EEUU. La UE se ha visto gravemente afectada económicamente por el conflicto ucraniano. La IRA sin duda empeorará aún más las cosas para los europeos, advierte.

En opinión de Sun, la voluntad de Europa de seguir a Estados Unidos en la contención de China es ahora cada vez más débil. A principios de este mes, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, visitó China y se reunió con el presidente, Xi Jinping, lo que indica un cambio positivo en la política de la UE hacia el gigante asiático. La analista también señaló que el conflicto de Ucrania provocó la desconexión forzosa de Europa del suministro energético de Rusia, desencadenando la grave crisis energética. Además, advirtió que la economía de la región está al borde de la recesión.

“La UE no puede permitirse seguir a Washington en su enfrentamiento con China. Se necesita reforzar la cooperación económica y comercial con Pekín para apoyar su propia recuperación. Europa se ha dado cuenta una vez más de que Estados Unidos es implacable cuando se trata de intereses económicos y solo persigue su propio beneficio“, subrayó.

La Ley de Reducción de la Inflación (IRA), que fue aprobada en Estados Unidos el pasado agosto, y entrará en vigor en enero de 2023, ha suscitado un debate entre Washington y Bruselas. El proyecto de ley establece nuevas normas relativas a los componentes de las baterías de los coches eléctricos vendidos en EEUU, lo que significa que para los consumidores locales el precio final será diferente.

La UE ha calificado la ley de discriminatoria frente a las importaciones de otros países. Mientras que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, abogó por las medidas de represalia.

Fuente: Sputnik

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Comienza el embargo y el tope de precios de la UE al petróleo ruso

La Unión Europea (UE), los países del Grupo de los Siete (G7) y Australia fijaron los topes a los precios de los artículos derivados del crudo ruso en 100 y 45 dólares por barril, dependiendo de su categoría.

Ensayo. Argentina, Brasil y el sueño de la Patria Grande

Por Andrea Molinari y Marcelo Bruchanski (Revista Anfibia) En el marco...

¡Danger!: ¿Cómo queda Google en la carrera de la inteligencia artificial?

La compañía está ante una encrucijada de posicionarse con sus bots conversacionales y crear un modelo de negocio que no canibalice los ingresos de su motor de búsqueda.

Salarios del sector registrado cayeron en 2022: el panorama para este año

El salario promedio de los trabajadores formales con aportes a la Seguridad Social cayó 2,8% frente a la inflación el año pasado. Para este año, analistas destacan que será fundamental "cortar con la curva ascendente de los precios" y poner el foco en las revisiones paritarias.