Chats en guerra: el mundo de las “no cosas”

Fecha:

El coreano-alemán Byung-Chul Han en su reciente libro “No cosas” describe al hombre de hoy como “infomano” que ha renunciando en la posverdad a la materialidad de las cosas y rivaliza con otros, mientras pretende anularlos, en el poder de la palabra. Su espada es el smartphone con el cual da likes y adhiere a fakes mientras deletea todo lo que indigna. 

Osvaldo, verdulero de Palermo Viejo, se confiesa barrabrava de Nueva Chicago. 

– ¿Qué tal estuvo el clásico de barrio?

– Te miento si te digo que lo ví porque yo voy a la cancha a fajarme con las otras hinchadas, el partido es lo de menos.

Byung y Osvaldo no se conocerán jamás pero vienen a cuento de los  “universos paralelos” que presenció este cronista el viernes pasado en ocasión de la entrevista de Le Monde Diplomatique al viceministro ambiental de Argentina, Sergio Federovisky.

A la espera de la publicación por Le Dipló, la oficina de prensa del ministerio ha dado a conocer un cut/paste retocado que extrapola párrafos dichos a propósito de la crisis minera en Chubut para verterlos en alusiones al “Atlanticazo” verde sobre las concesiones “offshore” de YPF y Equinor, noticia que puso al gobierno argentino entre la espada y la pared.

Pero volviendo al filósofo y al verdulero que abren esta nota, es bueno reparar en un fenómeno naturalizado y que horrorizaría a cualquier editor del siglo pasado. Mientras el viceministro comparecía, en el chat que acompañaba al ” target=”_blank” rel=”noopener”>YouTube, buena parte del público embestía sin piedad con todo tipo de comentarios, no sólo contra o a favor de los exponentes, como si de un partido de voleyball se tratara, sino también cuando detectaban en el chat nombres y apellidos de antagonistas.

Le he preguntado a unos y otros qué les pareció la interesante de la entrevista del periodista José Natanson. Pero la mayor parte de los consultados (gentes de la anti y la pro minería) prefirieron resaltar la discusión cibernética que tuvieron, agresiva en largos pasajes y otras veces vulgar e insustancial. Inquietante, por aquello de que la pluma precede a la espada, lo que traducido a hechos recientes sería que la tecla precede a las piedras y molos.

Preocupados por la virulencia y la masiva adhesión que generan los mensajes anti desarrollo y anti sistema por las redes, mineros y petroleros gastan horas pensando como devolver golpe por golpe. Es común leer la sentencia en distintas plataformas de que “los medios han muerto”. Vaya novedad, digo la sentencia porque no los daría por muertos aún. El reciente hilo del IAPG sobre el “offshore” tuvo gran eco por la resonancia en la prensa. Además, no es lo mismo que el gobierno nacional te acompañe en la batalla que “post morten”, como le ocurrió a la minería en Chubut.

Ensayos abundan como el de la Red de Académicos pro minería, que ha optado por estrategias discutibles como utilizar giros del “idioma inclusivo” y devolver atenciones a hostigadores verdes bajando a la arena de los agravios y las rispideces.

Argentina y Sudamérica atraviesan una tormenta perfecta. Por un lado, un auge del pensamiento anti extractivas se desentiende de la esencia de los PBI de la región y demoniza la explotación de recursos naturales. Por otro, esta sequía inédita es tan dramática que pone en cuestión modos de producción y de consumo desde Alaska a Tierra del Fuego. Mientras, nadie quiere hablar de la huella hídrica porque eso atentaría contra usos, pertenencias, privilegios y costumbres. Gobiernos y ciudadanos no registran en sus mentes los ecocidios en efluentes y basurales a la vuelta de la esquina, tampoco las ciudades de barcos chinos que secan de peces nuestros mares. Pero todos se flagelan ante la polución petrolera, el CO2 y la “megamineria”.

La minería argentina no tiene, para suerte o desgracia según quien lo diga, una “YPF minera”, otro sueño peronista. La YPF que hay no es estatal pero tiene tal peso que convierte a un incómodo desarrollismo a referentes de la ecología como el propio Federovisky, quien en 2019 enjuiciaba al petróleo desde un documento titulado “El Hombre Verde”, editado casualmente por José Natanson, su entrevistador del viernes. En aquel momento, el hoy viceministro era un referente opositor que emprendía contra Juan José Aranguren, exShell y exministro de Mauricio Macri.

Volviendo a la sequía, hace 15 años que los sucesivos funcionarios de Ambiente de la Nación saben que Australia y Argentina son los dos territorios del mundo donde el cambio climático más la desertificación están haciendo estragos. Australia ya tuvo su infierno en 2019-2020 cuando ardieron 5.000.000 de hectáreas y murieron unos 500 millones de animales. Argentina hace poco celebró en un tuit del ministro Juan Cabandié que había cerrado 2021 con la menor quema de bosques y montes de los últimos cinco años.

Esta crónica se escribe con la moneda en el aire. En días en que el calores record agobian a la Argentina, lo cual tendrá un triste impacto en la Pampa Húmeda exportadora. Tras las recientes quemazones en Chubut y Río Negro, imitando a Jair Bolsonaro y Evo Morales en sus incendios de la Amazonia de 2019 no faltaron fotos de los funcionarios y subrayado del llamado Sistema Nacional del Manejo del Fuego.

Detalle curioso: el fuego abrasador no tiene género pero en las páginas de Argentina.gob hay una abrumadora presencia de acciones de género de la autoridad ambiental frente a un único taller realizado por el plan Nacional de Manejo del Fuego.

Las quemazones en Argentina cierran con 250.000 hectáreas menos. Nada para festejar.

El planeta cruje y pone a prueba a países con altísima dependencia del devenir climático. Mientras, la política adecúa sus discursos y los ciudadanos de a pie se trenzan por internet en el mundo de las “No cosas”. Convencidos de que es la última oportunidad de sus vidas para borrar de la faz de la Tierra a los enemigos.

Mi amiga Mirta me confiesa que no lee las noticias. Ella va directo al chat del pie de la crónica para atacar sin asco a otros que escriben. En eso gasta un par de horitas al día antes de cocinarle algo a los chicos.

* Director de Mining Press y EnerNews

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Del “libre mercado” al capitalismo subsidiado

Para enfrentar la crisis climática, los gobiernos deben reconocer que solo el estado ha permitido contener las últimas tres crisis.

La criptocrisis ya llegó

El reciente colapso de las criptomonedas no solo muestra la volatilidad del sector financiero, sino que ilustra por qué debe estar sujeto a un control democrático.

Hacia la sostenibilidad social: una taxonomía social

Se debe desarrollar una 'taxonomía social' como contraparte de la taxonomía de inversión verde, con una participación integral de los empleados.

¿Lula lá? Victoria progresista y derecha subterránea

Luiz Inácio Lula Da Silva ganó en primera vuelta con más de 48% de los votos pero Jair Bolsonaro mostró más resistencia de lo esperado. El 30 de octubre volverán a medirse en el balotaje.