¿Lula lá? Victoria progresista y derecha subterránea

Fecha:

Compartir

Por Pablo Stefanoni

Jair Messias Bolsonaro no logró ser eyectado del sillón presidencial y del Palácio do Planalto en la primera vuelta por la rebelión electoral contra su gobierno que anticipaban las encuestas. El resultado de Luiz Inácio Lula da Silva estuvo dentro de lo esperado, con más de 48,4% de los votos, pero el actual mandatario superó todos los pronósticos y obtuvo 43,2% y mostró que el bolsonarismo es un hueso duro de roer.

El «frente democrático» que armó el ex-presidente, y abarcó desde el Movimiento sin Tierra y el Partido Comunista hasta sectores de la elite económica y judicial, visto en el exterior como una suerte de «candidatura del bien», chocó contra una corriente persistente de voto al actual presidente, que incluyó en la campaña los tópicos de la extrema derecha global y volvió a encarnar el antipetismo, pero también mostró flexibilidad ideológica para alejarse del ultraliberalismo de su ministro de Economía y para mantener ciertas políticas sociales, desplegó sus discursos de mano dura, mantuvo sus conexiones con redes locales de poder, legales e ilegales, y batalló sin tregua en las redes sociales

Además, como destacó el diario Folha de S. Paulo, fue importante el desempeño de varios candidatos bolsonaristas: la ex-ministra de la Mujer Damares Alves, una de las espadas evangélicas ultraconservadoras que compitió con el apoyo de la primera dama Michelle Bolsonaro, fue elegida senadora por el Distrito Federal, y el ex-ministro Tarcísio Gomes de Freitas quedó primero para disputar la gobernación de San Pablo contra el ex-candidato presidencial petista Fernando Haddad con amplias chances de triunfo. El ex-juez Sergio Moro, que encarceló a Lula y hoy está distanciado de Bolsonaro, fue electo senador por Paraná y el vicepresidente Hamilton Mourão ganó una banca por Rio Grande do Sul. Incluso figuras controvertidas, como el ex-ministro de Salud Eduardo Pazuello o el de Medioambiente, Ricardo Salles, ampliamente cuestionados por sus políticas, fueron elegidos (Pazuello fue el más votado en Río). El Partido Liberal de Bolsonaro sumaba la bancada partidaria individual más numerosa en el Senado y en Diputados con una división geográfica muy marcada, con el cetro-oeste como bastión de la derecha

A diferencia de hace cuatro años, cuando podía haber alguna duda sobre Bolsonaro, sus votantes apoyaron ahora, de manera abierta o «vergonzante», su gestión y su estilo, que conecta con diversas «rebeldías de derecha» alrededor de Occidente. Y, si bien Lula queda mejor ubicado para la segunda vuelta, no hubo algo parecido a una contra ola de izquierda. Algunos oasis, como las tres diputadas trans o las parlamentarias indígenas electas, muestran algunas acumulaciones político-culturales bajo el bolsonarato.

La elección estuvo lejos de ser una batalla pueblo versus elite. El New York Times señaló que el Supremo Tribunal de Brasil ha ampliado de manera drástica su poder para contrarrestar las posturas antidemocráticas de Bolsonaro y sus seguidores. Por ejemplo, en agosto, por orden del juez del máximo tribunal Alexandre de Moraes fuerzas policiales allanaron las casas de empresarios bolsonaristas que comentaron en un grupo de WhatsApp que un golpe de estado era preferible a la vuelta del Partido de los Trabajadores al poder.

<p>¿<em>Lula lá</em>? Victoria progresista y derecha subterránea</p>

El caso brasileño replica en parte el de Estados Unidos, en el que Donald Trump, pese a ser supuestamente un gobierno conservador de «ley y orden» terminó encarnando una derecha inorgánica que se enfrentó a gran parte de las instituciones desde dentro. Por eso Joe Biden como Lula da Silva se presentaron como candidatos de la «normalización» contra dos populistas de derecha que parecen cómodos en su papel de «deplorables» (como llamó Hillary Clinton a los votantes del empresario inmobiliario). 

Lula da Silva fue condenado a 12 años de prisión por causas de corrupción, pero fue el mismo tribunal que inicialmente avaló la condena -que ayudó a la victoria de Bolsonaro- el que finalmente, tras 580 días de cárcel, la anuló por razones de forma, y el ex-obrero metalúrgico quedó así habilitado para volver al poder. Pero lo que desarmó la conspiración judicial que volvió a poner en carrera a Lula no fue tanto movilización social como el juego de poder interno en un poder judicial que, antes y ahora, juega al límite (entre ser un defensor y una amenaza para la democracia). Esta vez es Bolsonaro quien ataca a la Corte por «lulista».

Más que un régimen autoritario (como el que, por ejemplo, pudo terminar de edificar Nicolás Maduro en Venezuela) Bolsonaro produjo una brutal degradación de la vida cívica, alimentó diversos grupos lumpen-mafiosos, desplegó discursos negacionistas sobre la pandemia y el cambio climático, y debilitó el lugar de Brasil en el concierto de las naciones. La burda estética de las armas y los exabruptos de Bolsonaro proyectaron una imagen de sordidez política e intelectual. Pero también su carácter pendenciero lo conectó con gran parte del país, que encontró en él una identidad (lo llaman «Mito») y la posibilidad de un voto protesta que puede ser tan potente como impreciso en sus destinatarios. Mantuvo además su alianza con el poderoso mundo del agronegocio y la ex-ministra Tereza Cristina  Corrêa -la «musa do veneno» ganó una banca en el senado por Mato Grosso do Sul tras derrotar a otro ex-ministro de Bolsonaro. Y con empresarios que aún ven al PT como el mal absoluto, además de las milicias de Río de Janeiro.

La bizarra toma del Capitolio fue precisamente una constatación de incompetencia estratégica, pero al mismo tiempo, es la dimensión antisistémica la que atrae a parte de los adherentes de Trump y alimenta la ilusión anti-statu quo; y algo similar ocurrió con Bolsonaro.

Esa realidad degradada fue, más que su programa, el combustible de la resurrección de Lula -y de la resignificación de su figura, asociada por el antipetismo con la corrupción: Bolsonaro lo llama ex-presidiario-. Su campaña se basó en la necesidad de reconstrucción institucional y moral del país, apelando a símbolos de amor y esperanza y de vuelta de la felicidad del pueblo. Incluso, al parecer a propuesta de su flamante esposa Rosângela, que tuvo un peso creciente en su entorno, se lanzó una nueva versión de Lula lá (Lula allá, en el Planalto), el jingle de los años 80, la lejana época del candidato obrero.

La presidencia de Bolsonaro terminó teniendo un resultado paradójico a escala regional: en lugar de fortalecer a las derechas radicales, en gran medida las debilitó (pocos quisieron mostrarse junto a él). Pero esto podría cambiar: su capacidad de resistencia puede alimentar expresiones de derecha dura que han ido emergiendo en este tiempo, en una región donde las extremas derechas están lejos de los resultados electorales europeos. Por eso, este resultado es incómodo para las derechas moderadas de Sudamérica.

En este tiempo, el progresismo latinoamericano viene ganando una elección tras otra (en parte porque vienen perdiendo los oficialísimos). Incluso la Alianza del Pacífico dejó de existir como contracara ideológica liberal-conservadora del populismo «atlántico» tras los triunfos de Andrés Manuel López Obrador, Pedro Castillo, Gabriel Boric y Gustavo Petro. Sin embargo, las izquierdas parecen hoy más eficaces para ganar que para gobernar, y enfrentan diversos obstáculos, internos y externos, que reducen su eficacia político-ideológica.

El carácter rizomático de la nebulosa de la neorreacción actual permite que los puntos de conexión sean múltiples y que discursos de las extremas derechas globales resuenen en el Sur y se produzcan curiosas formas de recepción y resignificación de esas ideas, como el caso de los libertarios de derecha en Argentina. Los gobiernos progresistas enfrentan, entonces, un escenario diferente al del «primer ciclo» de la marea rosa, en el que las guerras culturales del Norte penetran de diversas formas en la opinión pública y contribuyen a delinear un lenguaje inconformista transversal a diferentes sectores sociales. Las rebeldías de derecha parecen haber llegado para quedarse.

Ahí yacen algunas paradojas de esta victoria relativa de Lula. El resultado electoral de la coalición civilizatoria organizada para frenar el envilecimiento de la política y de la propia sociedad ha dejado un sabor amargo. Su votación, que tiene mucho de vindicación personal, fue el resultado de la capacidad del ex-presidente de tejer acuerdos, con el pragmatismo que ya lo había acompañado en sus dos mandatos anteriores, y de su voluntad de mostrarse absuelto por la Historia. Pero el bolsonarismo ha mostrado que es también una fuerza subterránea.

Relacionados

El «mito» Bolsonaro, el regreso de Lula y las guerras virtuales en Brasil

Camila Rocha

El regreso de Lula a un Brasil de rodillas

Giancarlo Summa

¿Una segunda «marea rosa» en Brasil?

Cicero Araujo

Mensaje para Bolsonaro

Fábio Zanini

Lula vuelve: ¿y ahora qué?

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

El hundimiento de la filosofía y la nocturnidad del ser

La llamada “sociedad postindustrial”, para parafrasear a Herbert Marcuse,...

Poner de nuevo la economía bajo control de la política

Una de las claves de la era neoliberal ha sido la de la hegemonía de la economía por sobre la política. Sin embargo, como lo demostró Karl Polanyi, solo la política puede domar los giros caóticos del capitalismo. Es necesario recuperar esa idea.

China ante la invasión rusa de Ucrania

Conciliar la comprensión con el agresor y la solidaridad con el agredido no es tarea fácil, pero China juega a una compleja diplomacia, que algunos consideran de «equilibrista», en el marco de un acercamiento con Rusia que lleva ya algunos años. No obstante, para China, hoy día, las relaciones con Estados Unidos y Europa son más importantes que las que la unen a Rusia, y además debe hacer frente a su propio conflicto con Taiwán.

El Mundial no cambia nada

Poco tiempo antes de dar comienzo los campeonatos mundiales...