¿Cuántos años pasaron a un año de la muerte de Maradona?

Fecha:

Compartir

Homenajes, peleas, denuncias, arrepentimientos, revelaciones, anécdotas y pasiones que ocurrieron en los primeros 365 días sin Diego sobre la faz de la Tierra.

Este jueves al mediodía se cumple un año de la noticia tantas veces augurada, tantas veces preparada, tantas veces sugerida y, a la vez, tantas veces postergada que, aún hoy, a 365 días de su consumación, sigue siendo negada por millones de personas.

Durante 45 años de su vida (desde que debutó pasados los 15 en la Primera de Argentinos Juniors hasta su muerte un mes después de haber cumplido los 60), siempre se afirmó que un año en la vida de Diego Armando Maradona equivalía a diez o hasta veinte de cualquier otra persona.

La intensidad de su vida y el requerimiento permanente de hinchas y periodistas. La afición (y necesidad) de Maradona de no callarse nada y opinar de cuanto tema le preguntaran. Los lujos a los que su talento le dio la posibilidad de conocer y las obligaciones que sentía para con aquellos que habían nacido en la misma pobreza que él pero sin su don para la pelota. Todo eso lo hacía vivir a 200 kilómetros por ahora cuando la mayoría de los mortales nunca supera el límite de velocidad durante su paso por la Tierra.

Y si a eso se le suma el acelerante de las adicciones que tuvieron prisionero a Maradona durante casi 40 años, la velocidad con la que Diego vio pasar todo a su alrededor es inimaginable para cualquier otro ser humano en la historia moderna.

Lamentablemente, y también por su culpa, como todo a su alrededor, el “Diez” todavía no puede descansar en paz a un año de su fallecimiento.

La causa judicial por su muerte avanzó hasta el procesamiento de siete profesionales de la salud por el presunto “homicidio con dolo eventual” del máximo ídolo del deporte más popular del planeta. 

A la par del avance judicial, se fueron lanzando misiles mediáticos cada vez más pesados los diferentes entornos que tuvo “Pelusa” a lo largo de su existencia.

En este último año, sus dos hijas mujeres más grandes, Dalma y Gianinna, se ocuparon de disparar a diestra y siniestra, desde sus redes sociales o a través de sus voceros oficiosos en los medios de comunicación, contra el abogado Matías Morla, quien manejara los destinos económicos de Maradona en los últimos años de vida de quien fuera una verdadera “gallina de los huevos de oro”.

Pero cuando Dalma y Gianinna buscaron recibir el calor popular que siempre disfrutaron bajo el ala protectora de su padre, se dieron cuenta que heredaron el apellido de Diego, varios de sus millones, muchos de sus contactos y la vista gorda de la prensa, pero no su carisma. No llegó al millar de personas su convocatoria en el Obelisco con el cadáver maradoneano todavía tibio. Y, entonces, la batalla contra su principal enemigo sigue sin definición.

A la vida judicial, que vino acompañada de la desaparición del otrora mediático y ahora de dudosa reputación médico Leopoldo Luque, también hay que sumarle la vía futbolística.

A pesar de que Maradona murió, el mundo de la pelota lo sigue manteniendo vivo. Homenajes por doquier y el recuerdo eterno de sus jugadas, gambetas y goles se multiplicó por todo el mundo, revalorizando su figura a casi un cuarto de siglo de su último encuentro profesional.

El primer título de Lionel Messi con la Selección mayor en la Copa América 2021 fue ideal para emparentar las figuras de los dos mejores futbolistas “albicelestes” de la historia. Y la casualidad (¿o causalidad?) quiso que Italia (la “nazionale” del Calcio que lo vio brillar) ganara la Eurocopa, para que todavía se le esté buscando fecha a un partido entre los campeones continentales que se llamará Copa Maradona, una homónima de la que su amado Boca Juniors disputará con el Barcelona, su primer club europeo.

Justo este año se cumplieron 35 años de sus dos obras más reconocidas: “la mano de Dios” y el “gol del siglo”, ambos a los ingleses durante el Mundial ’86. Y como nunca antes, en todo el país, que estaba semiconfinado por la pandemia, se festejó el mejor gol de la historia al unísono, otra vez, como para llegar hasta el cielo con el grito.

El año deportivo tras la muerte de Diego parece dejar un saldo positivo. ¿Cómo será el balance de la rama farandulesca? Durante su época de esplendor, Maradona fue la persona más fotografiada y grabada de la humanidad. Por gusto o a disgusto, más veces afuera de la cancha que en el verde césped. No pasaron 365 días de su muerte y su vida ya fue llevada a una polémica serie (Maradona siempre a la moda, ahora con las “bio-pics” según el consumo cultural de la época) para poder verse en plataformas. Fue otro punto de pelea entre su último entorno y su exesposa, Claudia Villafañe, Dalma, Gianinna y Morla. 

En su palco de La Bombonera también hay otro año paralelo. Un emocionante video homenaje de Boca Juniors dejó paso a la pelea por la herencia, ya que la madre su hijo más chico, Verónica Ojeda, exige que Dieguito Fernando pueda compartir ese lugar con sus hermanastras, aunque el nene, en la inocencia de su edad, haya repetido varias veces que era hincha de River ante la sonrisa cómplice de su madre, en ese momento peleada con su expareja y armadora de la inocua pero bien maradoneana provocación.

¿Y en Cuba cuántos años pasaron? La revelación de Mavys Álvarez, la pareja caribeña del “Diez” durante aquellos tormentosos comienzos del milenio en la tierra de Fidel Castro cayó como una bomba atómica. “Diego me violó“, contó a la prensa luego de declarar en sede judicial contra quienes quedan vivos de aquel entorno de La Habana por trata de personas.

En sus contradicciones se puede encontrar la esencia de Maradona. El que pasaba de elogios a insultos como de críticas a reparto de flores rápidamente y sin tener que justificar el por qué. Salir de Villa Fiorito le enseñó que muchas veces no hay otra manera que abrirse camino a patadas y que otras tantas se impone el que grita más y mejor. Desbarrancó varias veces, desde la agresión con balines a periodistas que lo acosaban con guardias feroces en su tiempo libre a desconocer públicamente -promesa de escupida mediante- a su hijo mayor, el italiano Diego jr., fruto de su furtiva relación con Cristiana Sinagra en Napoles. De esas y otras cuestiones similares resurgió, siempre. A veces con disculpas sin que nadie se lo pidiera, como el recordado día de “me equivoqué y pagué pero la pelota no se mancha“. Y en otras oportunidades, pidiéndole perdón a los involucrados, de manera personal o incluso en programas que lo cuestionaban, porque los periodistas que lanzaban su dardos contra Maradona terminaban sucumbiendo ante la inigualable seducción que ejercía su sola presencia en un estudio de TV.

Pero nunca nadie lo había acusado de un delito tan aberrante como lo hizo ahora Mavys. Maradona no puede pedir perdón. No puede disculparse ni dar su versión de los hechos (si alguien se animara a preguntárselo). Y en la era de las redes sociales, superpobladas de jóvenes sub-30 que no disfrutaron a Diego en una cancha y que lo vieron en el ocaso de su vida y como un personaje dañado por las drogas, la “cancelación” amaga con ir contra el mejor futbolista de la historia. Por ahora, los cuestionamientos son fuertemente rechazados por los maradoneanos. Pero la historia de Mavys amenaza con lastimar a Maradona mucho más que aquella salvaje patada de Andoni Goikoetxea, ese recio defensor vasco que lo lesionó tan feo que puso en duda la carrera deportiva del “Diez” en 1983.

En esa oportunidad, tras una operación que incluyó clavos y una recuperación milagrosa de la mano de sus hermanos y Doña Tota en la vieja casona de Devoto, Maradona volvió con más ganas de escalar hacia el pináculo de gloria que alcanzó en 1986.

En cambio, en esta oportunidad, la cubana que fue metida en las sábanas de “D10S” cuando tenía apenas 16 años amenaza con darle un golpe a la imagen del ídolo del que difícilmente pueda levantarse en caso de confirmarse la historia.

Todo eso pasó en los últimos 365 días. Un año de muerto para Maradona también parecen diez años para cualquier otro. Nunca salieron tantas aristas de un cuerpo sin vida, y que ya era frágil antes de que el corazón dejara de latir. Parece imposible que todo lo repasado en este artículo haya sucedido en solo un año. Pero también parece que todavía es ayer cuando ese mediodía se detuvo la Argentina entera cuando esa noticia tantas veces augurada, tantas veces preparada, tantas veces sugerida y, a la vez, tantas veces postergada, esta vez, de la manera más triste, se consumó.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Martín Demichelis firmó con con River hasta 2025

A los 41 años, el exfutbolista surgido de la cantera del "Millonario" fue oficializado como el sucesor de Marcelo Gallardo.

El Bayern confirmó lo que River todavía no: que Martín Demichelis asumirá como DT “millonario”

En las próximas horas se reunirá con Francescoli, manager "millonario", para acordar los detalles del contrato.

Sube la fiebre mundialista: el tema dedicado a Lionel Messi

La banda "De Los Palotes" homenajea al capitán de la Selección Argentina y al mismo tiempo se suma al aliento de la hinchada en Qatar.

Los campeones saben ganar… y perder: Racing y Boca todavía tienen que aprender

El Trofeo de Campeones terminó en escándalo y antes de tiempo por demasiadas expulsiones. El "Xeneize" y la "Academia", misma cara de la moneda.