Kosovo: Así comenzaron esta vez

Fecha:

Compartir

Por Carmen Verlichak

Zagreb. Treinta años pasaron desde que los cruces entre  Serbia y Kosovo terminaran de manera sangrienta y, otra vez, estos dos países vuelven a estar enfrentados entre sí.

Un conflicto de enormes proporciones se manifestó en estos días a partir de que el gobierno kosovar exigiera que las patentes de los automóviles de los habitantes del país llevaran el nombre de Kosovo, a lo que se opusieron los serbios que viven en Kosovo; no sòlo se opusieron sino que se retiraron del Parlamento y de todos los organismos oficiales a los que, como minoría, pertenecen.

Los serbios de Kosovo están muy unidos en sus decisiones con la propia Serbia, aunque el presidente de ese paìs, Aleksandar Vučić, negó que esta retirada se haya producido por sugerencia de su gobierno. Vučić tiene su propia tensión en el enfrentamiento entre Rusia y Ucrania ya que su pais necesita y quiere entrar en la Unión Europea (UE) pero ésta le exige que se sume a las sanciones contra Moscú; y Serbia no cree poder sancionar a su aliada de siempre.

Kosovo declarò su independencia en 2008 y fue reconocido como estado independiente por sus vecinos Croacia, Bulgaria y Hungrìa, y por Francia, Gran Bretaña y un centenar de estados màs. No le conceden ese status de independencia ni China ni Rusia y, por supuesto, tampoco lo reconoce Serbia. 

La mayoría de los habitantes de Kosovo está compuesta por albaneses de religión musulmana. El censo de 2011 mostró que de los 1.739.825 habitantes de Kosovo, 92,93 por ciento son albaneses y 1,47 serbios, agrupados al norte del pais. El numero de los serbios ha ido disminuyendo dràsticamente desde 1945.

Los serbios conservan su religión ortodoxa y un áspero disenso con el modo y costumbres albanesas. Kosovo es para los serbios su lugar histórico más querido porque allí se libró la batalla de ese nombre, en 1389, la que perdieron frente a los turcos. Precisamente el nombre Kosovo proviene de alli, quiere decir “campo de los mirlos” (kos: mirlo); “lugar de la malhadada batalla”. 

La guerra de Bosnia de los años 90 terminò con la creación de la República Srpska, es decir, con un país serbio enclavado en el territorio bosnio. Pristina, la capital de Kosovo, teme que se pueda volver a producir algo así entre ellos.  

Mientras Vučić usa un tono amenazante en sus declaraciones y le pide al gobierno de EEUU que no se involucre, hay preocupación por la modalidad expansiva que pueden tener los conflictos entre los serbios y sus vecinos.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

¿Twitter en manos de un mono con navaja?

Elon Musk llegó a Twitter y lanzó un lema: «liberar al pájaro». Para muchos, el resultado de la política de este multimillonario que se define como «absolutista de la libertad de expresión» será la reproducción cada vez más masiva de discursos intolerantes. Muchos usuarios esperan con cautela para decidir si se quedan o migran a otras plataformas.

Déjà vu

Era tan cantado el recurso al que echaría mano...

El hundimiento de la filosofía y la nocturnidad del ser

La llamada “sociedad postindustrial”, para parafrasear a Herbert Marcuse,...

Poner de nuevo la economía bajo control de la política

Una de las claves de la era neoliberal ha sido la de la hegemonía de la economía por sobre la política. Sin embargo, como lo demostró Karl Polanyi, solo la política puede domar los giros caóticos del capitalismo. Es necesario recuperar esa idea.