Video: Escrache a Bolsonaro, que terminó a los manotazos con un “youtuber”

Fecha:

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, le quiso quitar el celular a un joven que lo estaba escrachando, se fueron a los manotazos y la seguridad del mandatario terminó reduciendo al manifestante.

El joven es Wilker Leão, tiene 125.000 seguidores en TikTok y 13.000 suscriptores en un canal de YouTube cuyo objetivo, según él, es “promover el debate sobre todo lo relacionado con el universo político y militar” en Brasil.

A la salida del Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la Presidencia en Brasilia, Leão comenzó con el escrache a Bolsonaro con términos como “vago”, “sinvergüenza” y “cobarde”.

Al escucharlo, el mandatario ultraderechista se acercó y sin mediar palabra se abalanzó sobre el joven e intentó arrebatarle el celular de su mano. No pudo y por eso la situación quedó grabada y se viralizó rápidamente.

Este escrache fue la segunda mala noticia del día para Bolsonaro, ya que la Policía Federal de Brasil le pidió a la Corte Suprema una autorización para procesarlo por delitos relacionados con la desinformación sobre el coronavirus.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Giorgia Meloni, la líder de ultraderecha que será la primera mujer premier de Italia

La alianza que encabeza conseguía según los primeros sondeos más del 40% de los votos y superaba el 50% de las 400 bancas de Diputados y 200 del Senado en juego

El mundo descreído: una de cada dos personas prefiere no leer noticias

"Fake news", malas noticas, pandemia, guerra e intereses políticos son algunos de los motivos de este fenómeno.

Fracaso global: una persona muere de hambre en el mundo cada cuatro segundos

Además, 345 millones de personas sufren hambre aguda, una cifra que se multiplicó por más de dos desde 2019.

Irlanda del Norte: por primera vez hay más católicos que protestantes

Miles de personas murieron en Irlanda del Norte en un conflicto armado de 30 años entre la desbandada guerrilla republicana y católica del Ejército Republicano Irlandés (IRA) y fuerzas militares británicas, que incluyó atentados y matanzas de civiles.