Docenas de empleados de Carlos y Camilla son despedidos en medio de los actos por la muerte de Isabel II

Fecha:

Un centenar de empleados de la Clarence House, la residencia oficial done vivía el entonces Príncipe de Gales, devenido el rey Carlos III tras el fallecimiento de su madre, Osabel II, recibieron la notificación de la pérdida de sus trabajos.

Muchos trabajan allí hace décadas y han estado dedicados prácticamente las 24 horas del día a su servicio, lo que causó indignación en el Reino Unido porque fueron avisados en uno de los momentos más solemnes de los últimos días: durante el servicio de acción de gracias a la Reina, en la Catedral de St Giles en Edimburgo, el martes.

Entre ellos se encuentran los secretarios privados, los empleados de la oficina de finanzas, el equipo de comunicaciones y el personal doméstico.

Muchos habían asumido que se fusionarían en la nueva casa del Rey ya que no se les hecho ninguna advertencia al respecto, pero recibieron una carta de Sir Clive Alderton, el principal ayudante del Rey, con la noticia.

Una fuente dijo a The Guardian: “Todos están absolutamente furiosos, incluidas las secretarias privadas y el equipo senior. Todo el personal ha estado trabajando hasta tarde todas las noches desde el jueves para encontrarse con esto. La gente estaba visiblemente conmocionada”.

En la misiva, a la que tuvo acceso el medio británico, Alderton escribió: “El cambio en el rol de nuestros directores también significará un cambio para nuestro hogar… La cartera de trabajo previamente realizada en este hogar apoyando los intereses personales, las actividades anteriores y operativos en el hogar del ex Príncipe de Gales, ya no se llevarán a cabo, y Clarence House se cerrará. Por lo tanto, se espera que ya no se necesiten los puestos basados principalmente en Clarence House, cuyo trabajo apoya estas áreas”.

En la carta, vista por el medio británico, Alderton escribió: “El cambio en el rol de nuestros directores también significará un cambio para nuestro hogar… La cartera de trabajo previamente realizada en este hogar apoyando los intereses personales, las actividades anteriores y operativos en el hogar del ex Príncipe de Gales, ya no se llevarán a cabo, y Clarence House se cerrará. Por lo tanto, se espera que ya no se necesiten los puestos basados principalmente en Clarence House, cuyo trabajo apoya estas áreas”.

Luego agregó que algunos miembros del personal que brindan “apoyo y asesoramiento directo, cercano y personal” a Carlos y Camilla permanecería en el cargo.

Frente a las repercusiones públicas, se espera que al personal que sea despedido se le ofrezca la búsqueda de empleo alternativo en todas las casas reales, asistencia para encontrar nuevos trabajos externos y una compensación por despido “mejorada” más allá del mínimo legal, según el periódico londinense.

Aún no se ha confirmado si el Rey y la Reina consorte vivirán en el Palacio de Buckingham, pero se especula con que Carlos III, quien no es particularmente aficionado a él, lo use para fines oficiales mientras conserva la cercana Clarence House como su hogar en Londres.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Fracaso global: una persona muere de hambre en el mundo cada cuatro segundos

Además, 345 millones de personas sufren hambre aguda, una cifra que se multiplicó por más de dos desde 2019.

El mundo descreído: una de cada dos personas prefiere no leer noticias

"Fake news", malas noticas, pandemia, guerra e intereses políticos son algunos de los motivos de este fenómeno.

Irlanda del Norte: por primera vez hay más católicos que protestantes

Miles de personas murieron en Irlanda del Norte en un conflicto armado de 30 años entre la desbandada guerrilla republicana y católica del Ejército Republicano Irlandés (IRA) y fuerzas militares británicas, que incluyó atentados y matanzas de civiles.

El funeral de Isabel II se convierte en la mayor reunión de líderes mundiales en varios años

El presidente estadounidense, Joe Biden, y otros dignatarios llegaron a Londres, capital del Reino Unido, para el funeral, al que fueron invitados unos 500 miembros de la realeza, jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo.