De piquetes, medallas y espadas: el capítulo de “El Zorro” que el “coach” argentino de esgrima no miró

Fecha:

Compartir

Este sábado, tras las últimas competencias que cierran el calendario, se celebrará la ceremonia de clausura de los 12° Juegos Sudamericanos en Asunción, Paraguay, con la delegación argentina en el tercer lugar del medallero detrás de Brasil, la gran potencia sudamericana, y Colombia.

Lamentablemente, estos Juegos de tercer orden -detrás de los Olímpicos y los Panamericanos- apenas si tienen repercusión en el público argentino y sus portales de noticias. Además de la actuación de los deportistas dentro de su ámbito, si algo excede a los reductos de “noticias olímpicas” es por algún blooper, una gran curiosidad, un momento muy emotivo o una declaración polémica, como la que hizo durante el pasado fin de semana largo el entrenador de esgrima Lucas Saucedo para reclamar financiamiento estatal para estos deportes poco populares.

“Nosotros no hacemos piquetes, entrenamos”, lanzó ante el micrófono del canal TyC Sports luego de que su esposa, Belén Pérez Maurice, le diera a la Argentina el punto final para lograr la medalla de bronce en Sable Femenino por Equipos.

“En los Juegos Odesur ganamos muchísimas medallas. Esta vez, por diferentes factores no se pudo hacer. Uno de los factores es que nos siguen robando la plata del 1%. Nosotros no hacemos piquetes, nosotros entrenamos”, disparó y puso otra vez en el tapete lo que sucedió durante la gestión de Mauricio Macri, cuando comenzó el desfinanciamiento de estos deportes.

En 2009, durante la primera presidencia de Cristina Kirchner, se creó por ley el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, que se quedaba con el 1% de las facturas por abonos de celulares para destinarlo a entrenamiento de deportistas amateurs o semiprofesionales y para sus viajes a competir en el exterior.

La cantidad de atletas argentinos en torneos internacionales creció y también se notaron mejoras en los rendimientos. Pero en 2017, ya con Macri presidente, se degradó la Secretaría de Deportes a Agencia, se dio de baja ese impuesto y el Enard pasó a estar financiado por una partida directa del Tesoro nacional.

Aunque con el actual Gobierno la Agencia de Deportes subió al rango de Ministerio, el impuesto a los celulares no se recuperó para los deportistas y ese fue el reclamo de Saucedo, que esta vez utilizó las cámaras para una queja y no para -como hizo el año pasado en los JJOO de Tokio 2020, cuando ya no se cobraba el 1%- pedirle casamiento a su pareja de manera sorpresiva. Siempre se las arregla para ser viral y, más allá de lo que hagan los atletas con los floretes, conseguir para él los títulos en los diarios.

Esta vez apuntó a los piqueteros, aquellos a los que el espadachín más famoso de la historia, el querible personaje de “El Zorro”, siempre defendía. Saucedo se paró en la vereda de enfrente de quienes reclaman -como él- asistencia estatal. Aunque para otra cosa: poder comer y sobrevivir. El héroe interpretado por Guy Williams más de una vez estuvo en la plaza del centro de Los Ángeles junto a los pobres que pedían por comida al malvado capitán Monasterio. En la realidad, está claro, no es tan fácil distinguir entre buenos y malos como en la mítica serie de Disney. Pero cuando tomaba su rol “civil” como Diego de la Vega, ese joven afeminado que detestaba la esgrima, el “Zorro” utilizaba su lengua para atacar. Muy recordado es ese capítulo en el que otro malo -El Magistrado- arma una “opereta” contra los hambrientos pobres y no devuelve dinero mal cobrado de impuestos. “La burocracia se mueve bajo un proceso ordenado”, justifica esa demora premeditada el funcionario de turno. Y Don Diego explota: “¡La digestión es un proceso ordenado también y el pueblo tiene hambre!”, lanza ante la sorpresa de todos los aristócratas que no comprenden su encendida defensa de otra clase social.

Saucedo -seguramente lo vio de niño- debería volver a mirar este capítulo y darse cuenta que los acampes piqueteros que la gran mayoría de la sociedad no quiere volver a ver en la 9 de Julio no son los culpables de la falta de apoyo estatal a su deporte. El enemigo es otro. Deberá desenvainar la espada hacia la Casa Rosada y el Congreso, donde “los magistrados” del siglo XXI le quitaron el 1% de financiamiento hace un tiempo y ahora demoran en volver a legislarlo.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Dónde se puede aprender a jugar al Pato, el deporte nacional

El Club Barrancas del Salado, de General Belgrano, ha...

Mundial de vóley: Argentina fue eliminada por Brasil

La Selección cayó 3-1 en los cuartos de final, instancia a la que había llegado luego de 20 años.

Los “bronceados” del vóley ahora hacen historia en el Mundial

Argentina venció a Serbia y se metió en cuartos de final por primera vez en 20 años.

La DAIA, dura con “Chiqui” Tapia: “Fue una capitulación ante el terrorismo”

La entidad judía sostuvo que la cancelación del amistoso...