Asumió Gustavo Petro, el primer presidente progresista de Colombia, y el péndulo vuelve a la izquierda en la región

Fecha:

Se fueron Mauricio Macri, Sebastián Piñera y ahora Iván Duque para que llegaran Alberto Fernández, Gabriel Boric y, este domingo, Gustavo Petro: en Argentina, Chile y Colombia se han producido pases de la derecha a la izquierda en el arco político en los últimos meses en un contexto de retirada de gobiernos conservadores, mientras todo indica que el “petista” Luiz Inácio Lula da Silva se encamina a derrotar al ultraderechista Jair Bolsonaro en Brasil.

Este domingo Pedro juró su cargo en medio de una multitudinaria fiesta popular en un país golpeado por una eterna guerra civil que terminó cruzando guerrilla, narcos y terrorismo estatal.

Ahora bien, ¿es posible hablar de un nuevo capítulo en la historia pendular de la política en la región? Hasta podría caberle el sayo a la Venezuela del chavista Nicolás Maduro, no porque haya se desmontado de su visión socialista bolivariana sino porque aceptó moderar sus posturas con EEUU tras su sorprendente acuerdo por petróleo. La “realpolitik” alcanzó a Caracas después de años de confrontación, ahora con retórica más moderada.

Solo Guillermo Lasso en Ecuador y Luis Lacalle en Uruguay se mantienen fuera de la órbita de las administraciones de nuevo cuño en la región, lideradas por el mexicano Andrés Manuel López Obrador, que junto a Fernández propugna un desmarque de Washington y el avance de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para equilibrar el peso histórico de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Lo cierto es que la llegada de Petro al poder se produce en medio de una enorme expectativa, tanto interna como entre sus vecinos, particularmente en Venezuela, que saluda una distensión en sus fronteras occidentales.

La mayoría de los presidentes latinoamericanos asistirán este domingo a la asunción de Petro y de Francia Márquez, la primera afroamericana en llegar a la vicepresidencia en el país caribeño. Salvo Pedro Castillo, el mandatario peruano producto de un experimento político que nunca terminó de nacer aunque asumió hace poco más de un año, y que el Congreso, en medio de interminables denuncias cruzadas, no dejó asistir a la jura.

Baño de masas. La frase “El protagonista será el pueblo” condensa el vuelco que quiso dar Petro a su toma de posesión, que promete un “estallido cultural” para sacudir los cimientos del estricto protocolo de este tipo de ceremonias en Colombia.

El cambio que promueve el líder del Pacto Histórico se advierte desde la concepción de su juramentación, que extiende a los colombianos la facultad de gobernar con el lema “el pueblo también se posesiona”, una propuesta inédita en la vida política de este país fuertemente conservador que produjo la guerrilla más longeva de América latina.

La participación popular en un acto históricamente reservado a mandatarios y diplomáticos, y la presencia simbólica de las regiones colombianas con sus manifestaciones culturales y ancestrales, es un mensaje para quienes claman desde los lugares más alejados por el reconocimiento y la paz.

Pero antes de llegar al poder Petro pasó por la alcaldía de Bogotá y por el Congreso. Y en los dos puestos su tarea fue ruidosa.

En 2012 ganó la jefatura de gobierno de la Capital, de donde fue destituido después de una investigación sobre el sistema de recolección de residuos y se le prohibió entonces ejercer cargos públicos por quince años, pero esa sanción fue un búmeran para los sectores que lo habían tumbado porque Petro logró un impulso popular de relevancia y, además, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) lo repuso en el cargo en 2014.

Había sido concejal en Zipaquirá, tenido un cargo diplomático y conseguido una banca de diputado antes y se haría de una plaza de senador después, la que ejerció hasta ahora por haber sido segundo en las elecciones que llevaron a Iván Duque a la Presidencia.

El flamante presidente colombiano es uno de los lderes progresistas iberoamericanos Foto AFP
El flamante presidente colombiano es uno de los líderes progresistas iberoamericanos. Foto: AFP

Nacido en Ciénaga de Oro, en el noroeste del país, Petro fue un estudiante casi ejemplar y con apenas 17 años ingresó al M-19, una de las varias organizaciones guerrilleras que actuaban por entonces en Colombia y también una de las primeras en retornar a la vida civil, en 1990.

En la organización y como homenaje a la obra de Gabriel García Márquez usó el nombre ficticio de Andrés Aureliano, un juego con el Aureliano Buendía de “Cien años de soledad”.

Años después, desde el Congreso empezó a lograr notoriedad, en buena medida gracias a sus denuncias de corrupción contra la llamada “parapolítica” -las relaciones de grupos paramilitares con dirigentes- y de los casos de “falsos positivos”, los asesinatos de desocupados y campesinos presentados por el Ejército como guerrilleros muertos en combate.

Gustavo Petro logr la Presidencia en su tercer intento
Gustavo Petro logró la Presidencia en su tercer intento

En 2010, en su primer intento por acceder a la Presidencia, consiguió solo 9% de los votos pero se instaló entre las figuras notorias de la política local. Ocho años después, ya con 25% de los sufragios, obtuvo el derecho a disputar la segunda vuelta, que perdió con Duque.

En su tercera y última tentativa no solo conformó una red de fuerzas y movimientos progresistas y de izquierda que extendió hasta sumar a sectores evangelistas, sino que también eligió a una mujer negra y feminista como compañera de fórmula: la lideresa social Francia Márquez.

En el Pacto Histórico están Colombia Humana, la Unión Patriótica, el Partido Comunista, el Movimiento Alternativa Indígena y Social, Polo Democrático, Todos Somos Colombia, Partido del Trabajo y el Movimiento de Acción Democrática, junto a otros cinco sellos.

Foto Medios Pblicos de Colombia
Foto: Medios Públicos de Colombia

El discurso de Petro a favor de profundas reformas sociales y económicas alentó algunas advertencias de quienes lo consideran un camino hacia el “castrochavismo”, lo tildaron de comunista o lo consideran un “populista peligroso”.

Pero cierta moderación discursiva, un plan de marketing cuidadoso y los esfuerzos por mostrarse previsible le dieron a Petro la victoria en las legislativas de marzo. El pasado 19 de junio repitió ese triunfo en un mano a mano con el autoproclamado “antisistema” Rodolfo Hernández y hoy, por fin, sucedió a Duque y llegó a la Casa de Nariño.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Giorgia Meloni, la líder de ultraderecha que será la primera mujer premier de Italia

La alianza que encabeza conseguía según los primeros sondeos más del 40% de los votos y superaba el 50% de las 400 bancas de Diputados y 200 del Senado en juego

El mundo descreído: una de cada dos personas prefiere no leer noticias

"Fake news", malas noticas, pandemia, guerra e intereses políticos son algunos de los motivos de este fenómeno.

Fracaso global: una persona muere de hambre en el mundo cada cuatro segundos

Además, 345 millones de personas sufren hambre aguda, una cifra que se multiplicó por más de dos desde 2019.

Irlanda del Norte: por primera vez hay más católicos que protestantes

Miles de personas murieron en Irlanda del Norte en un conflicto armado de 30 años entre la desbandada guerrilla republicana y católica del Ejército Republicano Irlandés (IRA) y fuerzas militares británicas, que incluyó atentados y matanzas de civiles.