Temen más al impuesto financiero que a una suba de aportes por el 82 por ciento móvil

Fecha:

Compartir

Un fantasma sobrevoló la mesa del G-7 en la Bolsa de Comercio, donde los jefes de las cámaras empresarias recibieron al ruralismo liderado por Hugo Biolcati.

Un fantasma sobrevoló la mesa del G-7 en la Bolsa de Comercio, donde los jefes de las cámaras empresarias más poderosas del país volvieron a recibir el miércoles al ruralismo conducido por Hugo Biolcati. Es el fantasma de la suba de los aportes patronales, aquellos que Domingo Cavallo rebajó en 1993 y que ahora un grupo de diputados opositores propone aumentar para financiar el pago del 82% móvil para los jubilados.

Los ejecutivos salieron a neutralizar la idea al advertir que, si prospera, subirán los precios de sus productos y dejarán de invertir. Pero en el almuerzo de la Bolsa, según las fuentes consultadas por Gaceta Mercantil, la alternativa no fue tomada demasiado en serio. En cambio, lo que sí teme el establishment es que el Gobierno opte por pagar el “salariazo” previsional gravando de alguna forma la renta financiera, que hoy está exenta, aunque el ministro de Economía, Amado Boudou, advirtiera que los grupos financieros la pagan a través del impuesto a las ganancias.

La suba de los aportes, evalúan en la UIA, abroquelaría a un sector importante del empresariado contra el kirchnerismo, que acaba de sumar a la Iglesia católica a su lista de enemigos tras la aprobación del matrimonio para personas del mismo sexo. A poco de iniciarse la campaña electoral para 2011, los hombres de negocios apuestan a que el matrimonio presidencial optará por no confrontar con todos ellos juntos.

Si bien el costo político de vetar una posible suba de las jubilaciones sería mayor que cualquier otro, encarecer la contratación de personal en blanco también podría ser criticado desde la oposición como una medida que favorecería el empleo en negro.

Un impuesto a la renta financiera, en cambio, es visto como más “vendible” políticamente. Es algo que existe en la mayoría de los países y que contra lo que se cree, no sería tan difícil de cobrar. Según el propio Presupuesto 2010, redactado y aprobado por el oficialismo, el fisco deja de recaudar 4.700 millones de pesos por no gravar con Ganancias la renta obtenida de títulos públicos, plazos fijos y acciones.

El dique de contención contra esa medida en el que los banqueros confían es el propio Boudou. El ministro apostó a una estrategia de seducción de los mercados a través del canje de la deuda que rindió jugosos beneficios a la banca. Pero enfrente suyo está Mercedes Marcó del Pont, la jefa del Central que reemplazó a Martín Redrado y que no vaciló en reglamentar la gratuidad de las cuentas sueldo, el mayor dolor de cabeza del primer semestre para los bancos que operan en la plaza local.

En la City apuestan a que se imponga la línea de Boudou, ávido de conseguir financiamiento a tasas de un dígito en el mercado internacional. El temor igual está instalado. Y como los empresarios saben que las decisiones se toman entre pocos, cortan clavos pensando en los abuelitos.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

“Dólar soja II”: el BCRA compró otros US$122 millones para sus reservas

Los agroexportadores liquidaron 198,6 millones de dólares este martes y en dos días suman US$491 millones en ventas.

Acuerdo con el FMI: misión argentina viajó a Washington para cerrar la tercera revisión

El visto bueno del organismo crediticio multilateral habilitará un nuevo desembolso, esta vez de US$ 5.800 millones antes de fin de año.

Los combustibles se suman al programa “Precios Justos”

Lo anunció el ministro de Economía, Sergio Massa, luego de definir junto a representantes de las petroleras los términos del acuerdo, que contempla un aumento limitado en los combustibles líquidos.

Calificadora Moody’s advierte que podría haber reestructuraciones de deudas provinciales

"Los desequilibrios macroeconómicos pesarán sobre el crecimiento de Argentina durante 2023 en medio de un alto déficit fiscal, aceleración de la inflación, una moneda debilitada y tensiones políticas antes de las elecciones presidenciales". consideró.