Transformar nuestro talento en un negocio

Fecha:

No deberíamos pensar el inicio de un emprendimiento a partir de la base del dinero que quisiéramos obtener de él.

Debemos descubrir cuál es nuestro talento oculto, aquello que hacemos bien, lo que los demás admiran de nosotros, lo que nos da satisfacción cuando lo llevamos a la práctica. Ese es nuestro talento oculto y lo que nos va a hacer mejores emprendedores.

Pero, ¿cómo se descubre ese talento?

Las preguntas son variadas pero apuntan al mismo objetivo: ¿qué te gusta hacer en tu tiempo libre? ¿Si pudieras retomar algo que hacías de chico y abandonaste, lo reiniciarías? ¿Qué te gustaría hacer si fuese el último día de tu vida? ¿Cuáles sentís que son tus fortalezas? ¿En qué te dicen los demás que sos bueno? ¿Qué te emociona en la vida? Qué te gusta hacer y podrías hacerlo gratis?

Estas preguntas hacen que las personas frenen y realicen un trabajo de introspección para encontrar las respuestas.

Un empresario del rubro inmobiliario nos comentaba que su negocio marcha bien económicamente, pero se aburre. Dijo que siendo más joven desarrollaba juegos. ¿Por qué no volver a hacerlo en forma paralela a su negocio actual? Si bien tiene un negocio con el que lucra, también tiene un talento que no explota, que podría desarrollar y, más tarde, monetizar para llegar a ganar dinero y ser felíz.

Es cierto que solo siguiendo estas preguntas no se descubrirá ese talento, el artífice de nuestro negocio, pero lo pueden encaminar. Eso sí, hay que diferenciar un hobby de una pasión.

Puede ser que nos guste tocar la guitarra y cantar con amigos durante un asado e, incluso, puede ser que lo hagamos muy bien y nos aplaudan; pero no quiere decir que necesariamente sea un talento que sirva para ganar dinero y vivir de él. Esto es un hobby

Por otra parte, una niña que estudia canto cinco veces por semana, que tiene sus propios equipos de música, que sigue una nutrición especial para su cuerdas vocales, etc, no lo hace solo porque le gusta, lo hace porque piensa dedicarse a eso de manera profesional, porque dice que quiere ser cantante. Esto es una pasión.

A lo que nos gusta le ponemos disciplina, perseverancia, dedicación, vamos a hacer lo que sea para diferenciarnos entre los demás.

¿Puede fallar? Sí, claro.

Hay casos donde se detecta ese talento buscado pero la persona no cuenta con el deseo necesario para hacerlo marca, para llegar a convertirlo en un negocio.

Más allá del talento oculto tiene que existir ese deseo, que es el punto de partida para el desarrollo de un negocio, de un emprendimiento. Uno debe convencerse y decir: “Este 2022 tengo que romperla”, “tengo que sumar tantos clientes”, etc. Hay una vocación interior de crecimiento.

El problema no es no descubrir un producto, un talento; el problema es no tener el deseo real de progresar.

Contra el deseo suelen aparecer pensamientos limitantes, destructivos, como puede ser la forma en la que fuimos criados de niños o el decir “soy pobre pero honesto”. La clase política misma suele ser generadora de creencias limitantes ya que los subsidios son limitantes, los planes sociales son limitantes; son apagadores de deseos.

Debemos pensar y respondernos: ¿qué tiene de malo ser millonario? Vivimos en una sociedad donde está mal visto ganar dinero, donde la gente le tiene más miedo al éxito que al fracaso. Donde los deseos se apagan.

Así, debemos enfocar nuestro interior para luego transformar nuestro exterior y lograr los objetivos, las metas planeadas, para llegar a cumplir ese deseo que tanto anhelamos; sabiendo que no está mal ganar dinero ni tratar de ser ricos, que es un sentimiento sano y movilizante.

* Especialista en Educación Financiera y Emprendedurismo

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Mandrake contra el tiempo

La estrategia del ministro de Economía es vieja como el mundo y no siempre resulta sencilla de llevar a cabo: huir hacia adelante y barrer la basura bajo la alfombra sin que se note demasiado.

Uruguay: ¿una centroderecha exitosa?

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou mantiene elevados niveles de popularidad y parece hoy uno de los pocos casos de centroderecha airosos en la región. No obstante, la izquierda agrupada en el Frente Amplio se mostró resiliente y mantiene sus bases organizativas y su influencia ideológica. Hoy por hoy, las encuestas muestran un país divido en dos bloques casi en partes iguales.

Colombia y Venezuela en busca de la confianza perdida

Después de tensiones que en 2019 terminaron con una segunda ruptura de relaciones diplomáticas entre Venezuela y Colombia, los dos países comienzan un largo camino para mejorar sus relaciones. Los agravios acumulados son muchos pero la recuperación del comercio binacional puede servir para reconstruir la confianza mutua.

Las elecciones suecas y el annus horribilis europeo

La derecha consiguió la mayoría en las elecciones suecas y el sector más radical de ella quedó como líder de ese espectro. En unos comicios que se produjeron en medio de la invasión rusa de Ucrania, el rearme europeo y el crecimiento de otras fuerzas reaccionarias, la inmigración resultó un punto clave.