Los “saldos” del 9/12: Benedetto y Quintero no son los de Madrid

Fecha:

Los nuevos/viejos refuerzos estrella de Boca y River son ídolos por lo que fueron hace tres años, pero el tiempo pasa para todos.

La genuina alegría de los hinchas de Boca Juniors y River Plate por los regresos de Darío Benedetto y el colombiano Juan Fernando Quintero no debe ocultar la frialdad de los números de la carrera de estos futbolistas, que quedaron en la historia por la épica final de la Copa Libertadores que ambos equipos protagonizaron el 9 de diciembre de 2018 en Madrid.

El “Pipa” llevó al “Xeneize” a esa definición con un memorable doblete ante Palmeiras en las semifinales. En las finales, metió un gol en el partido de ida en La Bombonera y abrió el marcador en la revancha en el estadio Santiago Bernabéu, pero no alcanzó.

Del otro lado, “Juanfer” ingresó a los 13 minutos del segundo tiempo en la cancha del Real Madrid y en el alargue convirtió el que tal vez sea el gol más importante en la historia “millonaria”, porque con su 2-1 desniveló el encuentro a favor del equipo de Núñez.

Al año siguiente, con Boca disputando la Libertadores en busca de su revancha, Benedetto eligió irse al Olympique de Marsella, a probar su primera experiencia europea a los 29 años, el sueño del 99% de los futbolistas profesionales argentinos.

La mayoría de los hinchas “xeneizes” se sintieron defraudados, porque abandonó al equipo ya dirigido por Gustavo Alfaro cuando iba rumbo a otro choque “Superclásico” por la Libertadores, el que también terminaría a favor de River.

En ese equipo de Marcelo Gallardo todavía estaba Quintero, ídolo después de su gol en Madrid, aunque sin el superlativo nivel que mostró al comienzo de 2019 y antes de su lesión ligamentaria.

Previa llegada a la Argentina, el talentosísimo mediocampista cafetero ya había tenido su experiencia europea en Italia, Francia y Portugal, donde sólo había logrado cierta continuidad en el Porto.

La pandemia encontró a Quintero yéndose a una liga menor como la China, pero en la que pagan con muchos más ceros que en Argentina y hasta mejor que en el “viejo continente”.

Benedetto, el goleador de mejor promedio en Boca luego del retiro del “Titán” Martín Palermo, vio como se le mojaba la pólvora en Europa a medida que pasaba el tiempo. Con la “azul y oro”, metió 45 tantos en 76 encuentros. En cambio, en 71 partidos en tierra francesa solo festejó en 17 oportunidades.

Buscó reverdecer laureles en el Elche de España, un club en el que es accionista. Pero ni ser -en parte- dueño del equipo le aseguró la titularidad y apenas metió dos goles en 16 partidos, siendo suplente de Lucas Boyé, un exjuvenil riverplatense que nunca pudo explotar durante su paso por el “millonario”.

Quintero se fue al Shenzhen chino y le pasó lo mismo que a Carlos Tévez cuando llegó al Lejano Oriente mientras estaba en su mejor momento desde su regreso a La Boca: desapareció del radar del hincha argentino aunque facturó una fortuna de dólares.

Una Liga sin llegada audiovisual al país (y al continente) y escaso nivel deportivo, conspiraba contra la ilusión de Quintero de jugar el Mundial de Qatar 2022 con la Selección Colombia.

Aunque no es su fuerte, un solo gol en 21 partidos en tierras chinas -con arqueros mediocres- no es la mejor carta de presentación para entrar nuevamente al Monumental.

Pero tanto Quintero como Benedetto siguen siendo, en la retina de los hinchas, aquellos del 2018 y 2019. 

De aquella final madrileña en River solo quedan el arquero Franco Armani (aquí casi se asegura jugar en la Selección y es un puesto más difícil para los traspasos), Jonatan Maidana y Javier Pinola (suplentes y en el final de su carrera) y Milton Casco, de buen rendimiento pero con 33 años. Enzo Pérez se queda para retirarse pero sigue en gran nivel. Y de los que entraron en el Bernabéu, Bruno Zuculini sigue en el banco y Julián Álvarez se transformó en estrella y está a punto de irse.

En Boca, el lado derrotado, la sangría fue peor: permanecen el hoy capitán Carlos Izquierdoz y los tres delanteros de aquel 9/12: Cristian Pavón (que se fue a EEUU y se volvió porque Boca pidió mucho dinero cada vez que llegó una oferta), Sebastián Villa, mirado de reojo en Europa por su causa judicial por violencia de género, y ahora nuevamente el “Pipa”. Ramón “Wanchope” Ábila entrena con el plantel pero la dirigencia no lo quiere.

El repaso muestra que, salvo excepciones puntuales, lo que queda en Argentina de aquella final de Madrid son los saldos que por un problema u otro no pudieron irse. Benedetto (31 años) y Quintero (29) nunca volvieron a estar en aquel pico de sus carreras.

Pero sus necesidades coinciden con las de los entrenadores Sebastián Battaglia, urgido por un goleador en Boca, y Gallardo, deseoso de un talentoso que ponga la pausa justa en la demoledora intensidad que reina entre los de Núñez. También con la de las tesorerías argentinas, porque renuncian a mucho dinero para volver a jugar mucho y mostrarse. Y por último, lógico, con las necesidades de los hinchas, que siempre tienen los brazos abiertos para olvidar los malos pasos de los ídolos. El “Pipa” y “Juanfer” no son los de hace tres años, pero -no hay que perder la ilusión- todavía pueden volver a ser.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Gimnasia-Boca: Kicillof reconoció errores en el operativo policial y ordenó apartar al jefe

El gobernador ordenó poner a disposición de la justicia todos los elementos para determinar las responsabilidades de los hechos ocurridos este jueves. "No vamos a permitir que se incumplan normas básicas establecidas para el desempeño de las fuerzas de seguridad", indicó a través de un comunicado.

Escandalosa suspensión de Gimnasia-Boca en La Plata por incidentes en el Bosque: un muerto

No se difundió el balance pero hubo heridos de bala de goma, entre ellos periodistas. la AFA repudió lo ocurrido pero no reprogramó aún el clave encuentro por la punta.

River goleó a Estudiantes y enderezó la clasificación a la Libertadores

Con doblete de Borja y tantos de Solari, Barco y Suárez, hubo goleada 5-0 y fiesta en el Monumental.

En el mal momento de River, Brito acusó a Beligoy: dura respuesta

Manifestó que hay “incompatibilidad de funciones” del réferi en la AFA y como titular del gremio.