Antiguo imperio andino producía una cerveza alucinógena que le habría permitido mantener el control político

Fecha:

La élite wari compartía la bebida con la población durante extensos festejos con los que garantizaban su lealtad y la conservación del poder, según los investigadores.

Un grupo de investigadores ha descubierto que el imperio preincaico wari, que habitó la zona andina, en el actual Perú, entre los años 600 y 1000 d. C., utilizaba cerveza mezclada con una sustancia alucinógena en extensas festividades, lo que habría permitido a sus dirigentes fortalecer su estructura y política y el control social.

Según detalla un artículo publicado por la revista Antiquity, liderados por Matthew Biwer, profesor de arqueología del Dickinson College, en Pensilvania (EEUU), los especialistas excavaron en un sitio llamado Quilcapampa, donde descubrieron un hoyo con cerca de un millón de restos botánicos, incluidas semillas de un árbol conocido como molle, utilizadas para hacer una bebida alcohólica fermentada llamada chicha similar a la cerveza. 

El equipo también halló cerca de ese lugar semillas de árboles de vilca, que contienen sustancias alucinógenas.

Al mezclarlas, la comunidad wari habría obtenido un brebaje que, según Biwer, generaba un “efecto alucinógeno muy leve y controlado”.

Esta bebida que era compartida con la comunidad y la organización de extensas fiestas, habría ayudado a los líderes a aumentar su vínculo con la gente común. Así, el grupo dominante mantenía su posición de superioridad y creaba en la sociedad una sensación de deuda por haber podido acceder a esa experiencia, explican los expertos.

De acuerdo a los autores del estudio, en la cultura wari se ofrecían “fiestas psicotrópicas memorables y colectivas, pero se aseguraban de que no pudieran ser replicadas de manera independiente” debido a que la dificultad para obtener y preparar el brebaje les permitía a las élites “legitimar y mantener su estatus elevado”.

Además, los investigadores señalaron que compartir esta bebida con la sociedad representaba un elemento central del “desarrollo político andino”, en el que “el mayor número” de personas podía “participar colectivamente de los efectos de un alucinógeno”.

En ese sentido, concluyen que la “experiencia psicotrópica” servía para “reforzar el poder del Estado wari” y era un “paso intermedio entre las estrategias políticas excluyentes y las corporativas”.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La colección Lozier Almazán en la Academia Nacional de Bellas Artes

Los ex-libris tienen por finalidad testimoniar de manera artística, mediante elementos figurativos, alegóricos o simplemente decorativos la identidad del propietario del libro.

Eduardo Trigo O´Connor, un hombre de bien

Reconocido diplomático argentino, llegó a ser vicecanciller. Lúcido observador de la realidad del mundo, hombre de inmensa cultura y al alcance de todas las novedades en materia de comunicación, recordaba la importancia en el Palacio San Martín de ser expertos comunicadores.

La independencia de Chile, el Instituto Sanmartiniano y el circuito Sanmartiniano en Buenos Aires

El Circuito Sanmartiniano está compuesto por una serie de edificios institucionales que guardan algún punto de conexión con la vida del Libertador (a los que hay que sumar el conjunto de esculturas circundantes).

Historias. Centenario del héroe nacional de Angola, que anheló vivir en Buenos Aires

António Agostinho Neto fue un luchador acérrimo por la defensa de los derechos humanos de todas las Colonias Africanas.