¡Seguro que volverán!

Fecha:

Compartir

En ocasión de la caída del muro de Berlín en noviembre de 1989, así como por la implosión subsiguiente de los países socialistas, se produjo una conferencia en el Ateneo de Caracas y entre sus disertantes se encontraban el economista Héctor Silva Michelena y los filósofos Eduardo Vásquez y Juan Nuño.

El primero manifestó la inconsistencia de la economía política marxista, en tanto que su propuesta fundamental, la teoría del valor trabajo (teoría de la explotación) no se aplicaba para establecer el presupuesto anual (o quinquenal) en la antigua Unión Soviética. Esta inconsistencia dejaba a la teoría marxista en una total indefensión.

Le siguió el profesor Vásquez, quien, apoyado en el memorable libro “El cero y el infinito” de Arthur Koestler, explicaba el totalitarismo soviético y añadía ejemplos parecidos en otros países socialistas.

Cerraba las exposiciones Nuño, quien narró que el totalitarismo le era funcional al marxismo por cuanto su cuerpo teórico era la lucha de clases y esta era excluyente de otras clases con relación al poder socialista establecido. Todo ello explicaba por qué en el socialismo no podía haber democracia, cuyo fundamento es el diálogo y los consensos. De allí la oposición del occidente democrático a este sistema autoritario. Sin embargo, al final de su conferencia el profesor Nuño soltó una frase enigmática: “A pesar de todo lo descrito sobre el socialismo y que es comprobable, volverán, ¡Seguro que volverán!”.

La audiencia inició un murmullo y varios brazos se alzaron para hacer una primera y única pregunta: “Profesor Nuño, a pesar de lo descrito por usted, ¿cómo es que el socialismo va a volver?”

Nuño contestó: “Bien, hasta aquí hemos hablado de hechos racionales, contrastables, el asunto es que el marxismo es como diría Elíade, una teología atea, una teoría de la salvación, en fin: una religión un asunto de fe más que una teoría racional. Veamos: Pueblo elegido = proletariado; Pecado original = alienación; Redención = revolución; Paraíso terrenal = sociedad sin clases; Iglesia = partido comunista; Evangelio = materialismo dialéctico”.

Sólo añadiría, que el socialismo del siglo XXI volvió, tal y como pronosticó Nuño, pero vestido de populismo de izquierda. Feliz Navidad.

* Licenciado en Sociología por la Universidad Central de Caracas; presidente de la Unión de Venezolanos en la Argentina (UVENAR) y miembro correspondiente por Venezuela de la Academia Argentina de la Historia.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

El hundimiento de la filosofía y la nocturnidad del ser

La llamada “sociedad postindustrial”, para parafrasear a Herbert Marcuse,...

Poner de nuevo la economía bajo control de la política

Una de las claves de la era neoliberal ha sido la de la hegemonía de la economía por sobre la política. Sin embargo, como lo demostró Karl Polanyi, solo la política puede domar los giros caóticos del capitalismo. Es necesario recuperar esa idea.

China ante la invasión rusa de Ucrania

Conciliar la comprensión con el agresor y la solidaridad con el agredido no es tarea fácil, pero China juega a una compleja diplomacia, que algunos consideran de «equilibrista», en el marco de un acercamiento con Rusia que lleva ya algunos años. No obstante, para China, hoy día, las relaciones con Estados Unidos y Europa son más importantes que las que la unen a Rusia, y además debe hacer frente a su propio conflicto con Taiwán.

El Mundial no cambia nada

Poco tiempo antes de dar comienzo los campeonatos mundiales...