BZRP #53: La lección de negocios de Shakira

Fecha:

Compartir

Por Roberto Báez

Han pasado ya varios días desde que la ahora ya famosa BZRP Music Session #53 se estrenó en plataformas digitales. La canción generó tal revuelo que impactó en muchos ámbitos, no solo el musical y el de la prensa de espectáculos, sino también el de los negocios y el marketing, en el cual se vieron involucradas varias marcas.

Esta semana, Business Insider México realizó un space en Twitter para hablar justamente sobre el impacto en una de las marcas en particular, Casio, que sin pedirlo ha estado en el ojo de la opinión pública, gracias a la mención de Shakira en la canción.

Por lo menos seis días seguidos estuvo Casio en las tendencias de Twitter en México — no recuerdo algún caso de alguna marca que durara tanto tiempo siendo tendencia —, fue motivo de infinidad de memes y conversaciones, muchas de ellas, a favor de esta empresa de relojes.

En términos de negocios, la canción de Shakira vino a recordarnos dos temas: el primero es que el desamor genera ganancias; el segundo es que celebridades y marcas son parte importante del ámbito social y esto tiene un reflejo en los negocios. ¿Cómo pueden las empresas capitalizar estos aprendizajes?

¿Cuánto factura el desamor?

Desde la época de los antiguos griegos, la comedia y el drama han sido géneros aclamados por las audiencias. Algo tiene el sufrimiento ajeno que nos provoca interés, morbo o simplemente como muchos le han llamado: chisme.

Business Insider México compartió un análisis de las ganancias que ha obtenido Shakira en tres canciones lanzadas después de su ruptura con Gerard Piqué. En conjunto “Te felicito”, “Monotonía” y “BZRP Music Session #53” tendrían 97 millones de reproducciones en YouTube y Spotify.

“La trilogía del desamor”, como llamaron a estas tres canciones, habrían generado para la cantante colombiana al menos 30,2 millones de dólares, si consideramos un corte a las 32 horas después de publicada la sesión con Bizarrap.

Si bien el desamor por sí mismo tiene una connotación negativa y probablemente no queramos asociar una marca con este sentimiento, es una oportunidad para dar visibilidad a marcas que logran subirse al tren de las lágrimas y el despecho. Como siempre ocurre en temas de reputación, hay que tener cuidado de mantenerte al margen de temas que rayen en la agresión y otros factores generalmente reprobados por la audiencia.

¿Otro ejemplo al azar? Piensen en Grupo Firme, una de las agrupaciones mexicanas que últimamente han gozado de mayor popularidad en México y Estados Unidos, cuyas canciones más exitosas abrazan el desamor. Tan solo su canal de YouTube tiene más de 5,700 reproducciones de sus canciones, imaginen ahora los números si hacemos un análisis similar al de Shakira.

Simbiosis de negocios

La relación entre celebridades y marcas en temas de negocios siempre han estado enlazadas. El hecho de que Shakira tuviera la “puntada” de mencionar a Ferrari, Twingo, Rolex y Casio provocó una avalancha de publicaciones en medios y redes sociales mayormente favoreciendo a Twingo y Casio que fueron las más “afectadas” por la asociación negativa en el contexto de la canción.

Según el análisis de Data & Intelligence de Findasense, presentado por Business Insider, las marcas que subieron memes y publicaciones se ahorraron alrededor de 70,000 dólares de pauta solo en Instagram y Twitter.

En el space que les comentaba hace rato, tuvimos la oportunidad de analizar los efectos que tuvo la mención sobre Casio, aquí les comparto algunas de las conclusiones que sirven como aprendizajes para las empresas:

  1. Aprovechar la oportunidad. ¡Shakira te mencionó! Ya te puso en el ojo de la audiencia. Ahora toma control de la narrativa y continúa la historia en tus canales oficiales de comunicación.
  2. Estar preparado. Todo es más fácil cuando estás preparado. Realiza un plan para posibles crisis como esta, el cual contenga la manera en la que vas a reaccionar.
  3. Permanece alerta. Estas crisis dan giros a cada rato, por ejemplo, cuando Piqué mencionó que Casio patrocinaría su proyecto Kings League. Esas vueltas inesperadas requieren cambios de estrategias de comunicación y marketing.

Un último punto también importante es que la relación celebridad-marca no es unidireccional, es decir, que no solo las marcas se ven afectadas cuando los famosos hablan de ellas, también existen los patrocinios que las empresas ofrecen y que forman parte importante de los ingresos de las celebridades. Las empresas deben aprender a jugar con ese tema también y capitalizarlo al máximo.

Otro caso que también ha estado en el foco en estos últimos días es el de la demanda de Gloria Trevi contra Chumel Torres, en la cual se argumenta precisamente que un comentario del conductor y comediante derivó en la pérdida de patrocinios para la cantante. Por ahora no profundizaré en este tema, pero es una muestra de cómo se enlazan la reputación, celebridades y marcas.

La historia de Shakira y Piqué seguirá dando de que hablar y ahora las marcas estarán más a la expectativa dado el revuelo de este caso. Mientras los actores de esta triste historia de desamor nos lo permitan, sigamos capitalizando el desamor.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

El fin de Davos, ¿el principio de qué?

Por Carlos Tonelli Durante casi 30 años, en el medio...

Corrección política: La tiranía de las etiquetas

La corrección política es varias cosas: una actitud moralizante que busca corregir desigualdades mediante símbolos o reglas de comportamiento, una intervención sobre el lenguaje, y también lo que sus críticos afirman: una nueva ortodoxia. Pero la corrección política no existe como la plantean las guerras culturales de la derecha y menos aún como un nuevo totalitarismo global. Más que corrección política, existen correcciones políticas, espacios donde hay un discurso hegemónico. incontestable.

El embrollo peruano: Protestas, “terruqueo” y represión

La destitución y detención de Pedro Castillo, en diciembre...