Cristina Kirchner, en el avance final sobre Alberto Fernández, se venga de su vocera

Fecha:

Compartir

Gabriela Cerruti tuvo la osadía, en su momento, de enmendarle la plana a la vicepresidenta en medio de su ofensiva contra el primer mandatario. Costos.

En la guerra entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner se declaró una tregua, afirman algunos. En realidad, se firmó una notoria capitulación: la del Presidente en favor de la Vice cuando se “autoeyectó” el ministro de Economía, Martín Guzmán, y la llegada de Silvina Batakis, hoy más cercana a la jefa del Instituto Patria que a su mentor, Daniel Scioli.

CFK inició a comienzos del año pasado su “operativo limado” del jefe del Palacio de Hacienda una vez que comprobó dos cosas: que Alberto F. no la defendería en la Justicia -por lo que lo obligó a echar a la ministra del ramo, su socia y amiga Marcela Losardo- y que Guzmán avanzada en una negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que hipotecaría el futuro electoral del Frente de Todos (FdT) porque implicaba un ajuste de las desmadradas cuentas públicas.

Por etapas -y a través de sucesivas cartas públicas-, la presidenta del Senado le fue marcando el camino a su nominado en primer término en la fórmula que le ganó las elecciones a Mauricio Macri en 2019.

Cada andanada desató -y profundizó- una crisis cambiaria, y el proceso se aceleró después de la derrota en las PASO del año pasado. Desde entonces, CFK no se detuvo hasta conseguir lo que quería: vaciar completamente de contenido lo que ya era una cáscara, un gobierno peronista sin antecedentes con su líder “en la oposición”, no en la Casa Rosada.

En el último tiempo, sin embargo, el ocupante de la quinta de Olivos intentó alguna reacción ubicando algunos “alfiles” suyos en los lugares en los que la presidenta de la Cámara alta dejaba agujeros con sus salvas. Instaló a Scioli en lugar de Matías Kulfas, que se fue despotricando como Guzmán luego contra las operaciones de “la jefa”. Y antes a Juan Manzur -un “neutro” entre ambos- en el sitial que obligadamente debió dejar Santiago Cafiero por las críticas furiosas que le dispensaba ella.

En uno de los últimos movimientos, el jefe de la Casa de Gobierno instaló a Gabriela Cerruti como su “escudera” como portavoz presidencial con el rango de secretaria de Estado. En rigor, todos los ministros tienen ese rango, a cargo del “departamento” correspondiente.

Bien, desde este viernes Cerruti -que tuvo la osadía de corregir afirmaciones de Cristina en medio de la feroz pelea interna en el FdT- dejó de tener esa categoría, según informó el Boletín Oficial. De aquí en más tendrá a su cargo solo la vocería.

No está claro si esta decisión fue a pedido de la vice, pero en la mañana del viernes se escuchó decir a un importante dirigente “cristinista” que 
“Alberto ni siquiera puede mantener en reserva una reunión. Su amor por los medios es más fuerte”.

En un nuevo ataque a la política comunicacional de la Casa Rosada -si se puede considerar tal las violentas ruedas de prensa de los jueves de la portavoz-, aludía a Cerruti y a la difusión de la reunión que Alberto, Cristina y Sergio Massa mantuvieron el jueves en Olivos.

Las fuentes cercanas a CFK aseguran que era un almuerzo que iba a ser secreto, al igual que la reunión que mantuvieron hace una semana en  Olivos, pero que a pocas horas de transcurrida ya se había filtrado a los medios. “Gabriela las operó para mostrar que Cristina apoya la llegada de Batakis”, esclareció otra fuente del “cristinismo”.

Claro, hacía más de diez días que la nueva jefa del Palacio de Hacienda había asumido y que había anunciado su paquete de medidas -“un ajuste peor que el que podría haber lanzado Guzmán”- y desde el despacho del primer piso del Senado no se escuchaba ni un murmullo de aprobación. 

Según sea el origen de la información, unos dicen que la filtración fue de los “cristinos” y otros, de los “albertos”.

Cerruti protagonizó su último papelón como ministra en la mañana del viernes, cuando le preguntaron si podía confirmar la celebración del último encuentro reservado entre los tres socios fundadores de la coalición. “No me consta que haya existido ayer una reunión entre el Presidente y la Vice. En todo caso, pueden reunirse cuando quieran y tener charlas confidenciales y si hay algo que informar me lo harán saber y yo se los haré saber a ustedes”, respondió. La confirmación oficial surgió desde el Senado, para dejar pintada una vez más a la vocera, uno de los últimos bastiones del gabinete de Fernández.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Esmeralda Mitre evalúa ser candidata del Frente de Todos tras rechazar a JxC

La accionista de La Nación confirmó que está negociando una posible postulación con el sector radical que lidera Carmela Moreau.

Rodríguez Larreta presentó a su equipo de economistas de cara al 2023

Hernán Lacunza, exministro de Vidal en Provincia y de Macri en Nación, es el principal referente del área en el equipo del alcalde porteño.

Piquetes de mapuches y vecinos de Vaca Muerta complican el acceso al yacimiento

Los habitantes exigen agua para una localidad vecina, mientras que los grupos indígenas piden por el relevamiento territorial de sus comunidades.

“Él quería ser el centro de algo y en Avanza Libertad era uno más”, explicó Espert su pelea con Milei

El diputado nacional, que lanzó su precandidatura a gobernador bonaerense, reveló su plan y habló de sus aspiraciones políticas.