Una Polonia independiente como base de la seguridad occidental

Fecha:

Compartir

Aleksandra Piatkowska, embajadora de Polonia en Buenos Aires, nos ha hecho llegar el siguiente mensaje eue el primer ministro de su país, Mateusz Morawiecki, ha escrito especialmente con motivo del día de la Independencia. Es un gusto compartir un saludo de tan alto nivel con los lectores de La Gaceta Mercantil.

El 11 de noviembre de 1918, Polonia recuperó su independencia. 123 años antes, la Primera República había dejado de existir como resultado de un acuerdo entre tres potencias: Rusia, Prusia y Austria. Durante 123 años, Polonia desapareció de los mapas, pero existía en el corazón de los polacos. Durante 123 años, los polacos intentaron de diversas maneras construir su autonomía durante el sometimiento, lucharon por la libertad en numerosos levantamientos, pero no fue hasta la Primera Guerra Mundial que se crearon las condiciones geopolíticas para la restauración de un estado independiente y soberano.

La historia de la caída y el renacimiento de Polonia después de 123 años es algo que todo polaco conoce. Desgraciadamente, resulta bastante desconocida en Occidente. Y sin embargo, estamos hablando de la destrucción de uno de los mayores países del continente. La República de las Dos Naciones, como se llamaba este país, fue atacada y liquidada por sus vecinos. No solo los polacos, sino también los lituanos y los ucranianos fueron sometidos.

La Primera República fue el primer proyecto republicano desarrollado en Europa. Mientras que la experiencia occidental de la modernidad se basaba en el desarrollo de un estado fuerte y centralizado, Polonia quería ser un país más descentralizado y con más libertad para sus ciudadanos. Este proyecto no estuvo exento de fallos y acabó sucumbiendo en el choque con la fuerza bruta de los agresores. Al mismo tiempo, su ambición de crear un espacio para la coexistencia de muchos pueblos y culturas sigue siendo válida hoy en día. Esta vía alternativa de modernidad podría servir de inspiración para la UE actual.

En Polonia, celebramos la restauración de la independencia el 11 de noviembre. El 10 de noviembre de 1918 llegó a Varsovia Józef Piłsudski, el hombre que más contribuyó a la liberación del país. Al día siguiente, la Primera Guerra Mundial terminó. Pero para Polonia, en realidad solo fue el comienzo de la lucha.

El joven país se enfrentó a amenazas que procedían tanto del este como del oeste durante los dos años siguientes. La independencia de Polonia no fue aceptada ni por la Rusia revolucionaria ni por Alemania. Ya en 1920, el Ejército Rojo se encontraba a las puertas de Varsovia. Al mismo tiempo, la propaganda alemana escribía que Polonia era sólo un estado temporal. El destino de la Segunda República parecía inevitable. Sin embargo, ocurrió lo contrario. El ejército de  Piłsudski rechazó la invasión bolchevique y salvó no solo a Polonia, sino a toda Europa.

Hay una sorprendente similitud en la historia de la lucha polaca por la independencia con la lucha que Ucrania mantiene hoy con Rusia. La propaganda de Putin también intenta demostrar que Ucrania, como estado independiente, no tiene razón de ser y que la propia nación ucraniana no existe de facto. En febrero, cuando Rusia invadió Ucrania, nadie creía que esta última tuviera posibilidades de salir victoriosa. Su destino parecía inevitable. Sin embargo, ocurrió lo contrario.

El destino de Polonia y Ucrania demuestra que la historia no es una trampa de la que no se pueda escapar, y que incluso la superpotencia más poderosa debe tener en cuenta la fuerza de una nación que anhela la libertad. Nuestra historia ha dado muchas veces la razón a todos los creyentes en el darwinismo histórico.

Hay quienes consideran que el lugar que ocupa Polonia en el mapa mundial es una especie de maldición. Sin embargo, en lugar de una maldición, yo preferiría hablar de una bendición. La conciencia de las amenazas ha hecho que los polacos tengan un sentido geopolítico específico, una cautela que nos hace ver mejor los retos y las amenazas que nos esperan. No es casualidad que Polonia fuera la primera en advertir del resurgimiento del imperialismo ruso. A lo largo de los siglos hemos aprendido a estar atentos.

Esta vigilancia también hace que tratemos la independencia como una tarea continua que hay que cumplir. Por eso, en un futuro próximo vamos a destinar el 3 % del PIB a la seguridad . Por eso hemos construido el Baltic Pipe, un oleoducto que atraviesa Nord Stream, a través de los intereses rusos. Por eso invertimos en la construcción de centrales nucleares. La cuestión de la independencia se decide hoy en muchos frentes, y la protección de las fronteras es solo uno de ellos. Nos preocupamos por la independencia de Polonia no solo por un sentido de responsabilidad hacia las futuras generaciones de polacos. Como líder del flanco oriental de la OTAN, protegemos a toda la alianza. Al igual que hace cien años, Occidente puede contar con Polonia.

* Primer ministro de la República de Polonia. Texto publicado simultáneamente con la revista mensual de opinión Wszystko Co Najważniejsze [Lo Más Importante] en el marco del proyecto realizado con el Instituto de Memoria Nacional y la Fundación Nacional Polaca.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Lecturas. “La reconquista autoritaria” y la amenaza de la derecha global en América Latina

El sociólogo Ariel Goldstein analiza la influencia y conformación de las alianzas ultraconservadoras.

Lecturas. Reinaldo Laddaga y su cartografía de la pandemia

En “Atlas del eclipse”, el escritor argentino Reinaldo Laddaga, radicado en Nueva York, se propone revelar las mutaciones que provocó la crisis sanitaria.

Muerto hace nueve siglos, reconstruyen el rostro de San Isidro Labrador

Un equipo de científicos determinó además la edad, fecha aproximada de muerte, características físicas y ascendencia del prominente miembro del santoral católico.

El ron cubano y la “baguette” francesa, Patrimonio Cultural de la Humanidad

La inscripción en el listado supone un llamado a los gobiernos respectivos a cuidar y mantener viva esa herencia ancestral.