Qatar 2022. Para ganar, la Selección debe dejar atrás la “borrachera” de la Copa América

Fecha:

Compartir

El batacazo de la primera fecha del Mundial de Qatar 2022 ha sido la derrota de la Selección Argentina 1-2 ante Arabia Saudí en la apertura del Grupo C. Encolumnados detrás de la ilusión generada por la “Scaloneta”, el golpe fue fortísimo y los más extremistas ya saltaron con sus críticas como en épocas anteriores a la consagración en la Copa América 2021, que rompió la racha de 28 años sin títulos.

Justamente, aquella última Selección campeona -dirigida por Alfio “Coco” Basile- había llegado a 31 partidos invicta con dos vopas América consecutivas (1991 y 1993) y sin Diego Maradona en el plantel. Fue él quien, tras el estrepitoso 0-5 con Colombia en las Eliminatorias -y antes de ser convocado de urgencia para el repechaje con Australia- dijo en una de sus tantas creativas sentencias que el “Coco” se había “emborrachado con dos Copas” América y perdido el control de la situación justo antes del Mundial de EEUU’94.

Parafraseando al mejor de la historia, se podría decir que el último año del equipo dirigido por Lionel Scaloni fue parecido. Tras la vuelta olímpica en el Maracaná, hasta el periodismo se subió a la ola de agradecimiento y emoción lógica de los hinchas “albicelestes”. La Selección se embebió de un clima que nunca antes había vivido en la era de Lionel Messi. El plantel mereció tomar de la copa del campeón. Pero nunca debió olvidar que el 1-0 a Brasil fue con sufrimiento y que Ángel Di María quedó solo para convertir el gol consagratorio por el detalle de que falló groseramente el defensor Renan Lodi. Y que llegó a la final gracias a los penales de “Dibu” Martínez porque no pudo superar a Colombia (que no pudo ir a la Copa del Mundo). Y que luego se engrosó el invicto récord de 36 encuentros ante rivales muy menores y una Italia -también afuera del Mundial- que nos engañó con su nombre. Como cuando uno ya está borracho, que sigue tomando alcohol sin tener en cuenta la mejor o peor calidad de lo que está en la copa. Simplemente se preocupa por recargarla constantemente.

Así fue el trayecto argentino hasta Qatar, donde dos días antes del partido inaugural el Gobierno prohibió la venta de alcohol en los estadios y alrededores. Todos -plantel, jugadores, dirigentes, periodistas e hinchas- debieron haber tomado nota de esa alarma y volver a las bases, cada uno desde su lugar, de la “Scaloneta” que supo conquistar el corazón de todos: aquella que todavía no había probado el sabor de la Copa América.

Por suerte, esta recaída fue en el primer partido y todavía hay tiempo para desintoxicar el cuerpo y la mente y seguir en carrera. Hay que aprovechar que el Mundial se juega en tierras de abstemios -nos ganó un equipo de esos- a la fuerza. Para poder, al final del camino, volver a brindar, pero habiendo retomado el control de como y cuando hacerlo, sin sufrir las consecuencias de una resaca inoportuna en el peor momento.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Poner de nuevo la economía bajo control de la política

Una de las claves de la era neoliberal ha sido la de la hegemonía de la economía por sobre la política. Sin embargo, como lo demostró Karl Polanyi, solo la política puede domar los giros caóticos del capitalismo. Es necesario recuperar esa idea.

China ante la invasión rusa de Ucrania

Conciliar la comprensión con el agresor y la solidaridad con el agredido no es tarea fácil, pero China juega a una compleja diplomacia, que algunos consideran de «equilibrista», en el marco de un acercamiento con Rusia que lleva ya algunos años. No obstante, para China, hoy día, las relaciones con Estados Unidos y Europa son más importantes que las que la unen a Rusia, y además debe hacer frente a su propio conflicto con Taiwán.

El Mundial no cambia nada

Poco tiempo antes de dar comienzo los campeonatos mundiales...

Algunas meditaciones sobre la guerra

A raíz de los últimos sucesos se confirma una...