Lo que hay que saber: ¿cuáles son los efectos de la vitamina D en el cerebro?

Fecha:

Compartir

La exposición al sol es un tema que genera controversias: se conocer los efectos perjudiciales  que puede tener para la piel si no se usa la protección adecuada, pero, al mismo tiempo, puede generar muchos beneficios para el sistema inmunológico y el cerebro.

Según un estudio, pasar más tiempo al sol podría protegernos de la demencia y las  enfermedades óseas ya que la exposición hace que el cuerpo produzca vitamina D.

La investigación, publicada en la revista “Alzheimer’s and Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association”, mostró que las personas con niveles más altos de vitamina D en el cerebro tenían entre un 25% y 33% menos de probabilidades de ser diagnosticadas de demencia.

Para realizar el análisis, los investigadores examinaron muestras de tejido cerebral de 290 personas del Proyecto Rush de Memoria y Envejecimiento, un estudio a largo plazo sobre la enfermedad de Alzheimer que comenzó en 1997.

La vitamina D es un importante regulador del equilibrio del calcio y del sistema inmunitario. Los científicos descubrieron que, cuando hay mayor presencia en el tejido cerebral, se producen niveles elevados de esta sustancia en las cuatro regiones del cerebro, y se correlacionan con una mejor función cognitiva.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Imagen satelital muestra cómo se desprende un inmenso iceberg en la Antártida

La ruptura se originó tras la ruptura completa de la grieta Chasms-1.

En menos de 20 años, la humanidad verá un 40% menos de estrellas

El aumento del brillo del cielo nocturno provocado por la contaminación lumínica crece de manera sostenida.

Descubren por qué las ballenas crecieron hasta ser gigantes

Un estudio de la Universidad de Campinas, Brasil, detectó los genes del gigantismo en este tipo de animales.

Escatológico hallazgo resulta una buena noticia para los pingüinos Emperador

Se trata de la especie mayor de estos animales, que solo vive y se reproduce en la Antártida, clasificada en peligro de extinción a causa del calentamiento global.