El Grupo de Puebla se suma al “operativo clamor”

Fecha:

Compartir

Por Ignacio F. Bracht

El lunes 19 se realizará en Buenos Aires una nueva cumbre del Grupo de Puebla, presidido por Alberto Fernández, que fue cofundador junto a su par mexicano Andrés Manuel López Obrador. Grupo que es el remixado Foro de San Pablo de los noventa que tuvo al fallecido Fidel Castro y a Luiz Inácio Lula da Silva, hoy nuevamente electo presidente del Brasil, como referentes principales.

La ocasión, en la que estarán presentes Eduardo Samper, de Colombia; José Mugica, de Uruguay; Dilma Rouseff, de Brasil; Evo Morales, de Bolivia; Rafael Correa, de Ecuador -hoy profugado en Bruselas-; José Luis Rodríguez Zapatero, el socialista exjefe del Gobierno español devenido desde hace años en portavoz y lobista del chavismo en el mundo; y el exjuez ibérico Baltazar Garzón, quien fuera inhabilitado del Foro madrileño por prevaricato y que supo asesorar rentado al kirchnerismo en el Senado argentino como a organismos de derechos humanos. También dará su presente la vicepresidente de España, Yolanda Díaz, una sombra de Pedro Sánchez, indultador de golpistas que acaba de eliminar el delito de sedición y de malversación del Código Penal español y que avanza a tambor batiente por conquistar el Tribunal Constitucional. López Obrador, quien condenó la destitución del “autogolpista” Padro Castillo en Perú, se hará ver con un video, al igual que Lula da Silva.

En el acto, que organiza el dirigente socialista chileno Marco Enríquez Ominami, participará como oradora Cristina Kirchner, la vicepresidente a cargo de la presidencia luego de recibir la primera condena de la Justicia, que será la iniciadora y principal protagonista del “operativo clamor” ya que la militancia de La Cámpora, otras organizaciones kirchneristas, movimientos sociales, sindicatos e intendentes se harán visibles en el CCK para arroparla, junto al progresismo hispanoamericano, con el fin de resaltar su condición de víctima de la “mafia judicial”, al decir de la propia Cristina, algo que nunca expresó cuando los fallos de la justicia le fueron favorables.

En su crispada perorata del martes pasado, donde se autoexcluyó de toda candidatura para 2023, envió un mensaje más hacia adentro de su espacio político que a los extraños del afuera. Pareció decir: ¿quieren perder el 25% que tengo en intención de voto, algo que ninguno de ustedes reúne? Entonces, muchachos, a poner en marcha el operativo de consagración de mi candidatura, de aquí en más hasta las definiciones las primarias PASO, en mayo próximo.

La izquierda “progresista” extrañará la presencia de la ministra de Igualdad de España, la podemita Irene Montero, hoy ocupada en defender las consecuencias de su lastimosa ley del “Solo sí es sí”, que llevó a la calle o a rebaja de penas a violadores y agresores sexuales, o su proyecto aberrante de ley trans; una verdadera musa inspiradora para las “monteros” locales, que comparten ideas como la promoción de Agenda 2030, aborto y eutanasia, ideología de género, memoria histórica parcial y sesgada, abolicionismo penal en beneficio de victimarios, radicalización de temas climáticos, entre otras lindezas, que han emitido un comunicado repudiando la sentencia judicial contra CFK y otros funcionarios calificando el fallo de “persecución política y proscripción”, como si ella no tuviera dos instancias judiciales más de apelación, más la posibilidad de ser candidata a lo que le dé su santa gana siendo que hasta el momento la que se ha excluido de serlo es ella misma, algo de lo cual descreen propios y ajenos.

Resumiendo, la mascarada internacional del Grupo de Puebla, quizás como un ejercicio de auto ayuda, se suma a la movilización y proclamación de “la Jefa”, proceso que ya comenzó a funcionar y aceitarse desde las redes sociales y la prensa adicta cuando el martes CFK hizo su histriónica aparición al conocer el fallo que la condenó por administración fraudulenta, en buen latín, por corrupción, a seis años de cárcel, aunque sin probar en esta instancia la jefatura de una asociación ilícita.

El 19 podremos visualizar, de todo como en botica, a todas las fuerzas que en Hispanoamérica descreen de la alternancia del poder, de la división de poderes, de la libertad de disidencia, que enaltecen el pensamiento único e intentan imponer una agenda propia a como sea, característica fundacional de los nefastos socialismos del Siglo XXI.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La izquierda y la libertad

Los socialistas democráticos deben recuperar el concepto de libertad de los libertarios, asegura el autor.

Ensayo. Argentina, Brasil y el sueño de la Patria Grande

Por Andrea Molinari y Marcelo Bruchanski (Revista Anfibia) En el marco...

Riñas en la cubierta del Titanic

¿Quién manda en el oficialismo? La pregunta no es...

¿Qué pasó en la cumbre de la Celac?

La reunión de presidentes latinoamericanos y caribeños reunida en Buenos Aires tuvo como punto destacado el retorno de Brasil tras la salida decidida por el gobierno de Jair Bolsonaro. Sin embargo fue también una caja de resonancia de las discrepancias que vienen atravesando la región y que dificultan el avance de la integración en un contexto político y geopolítico agitado.