Bolsonaro apela a su “vigor sexual” para achicar la ventaja de Lula

Fecha:

A menos de un mes de las elecciones en Brasil, el ultraderechista presidente Jair Bolsonaro, que buscará su reelección, apeló a su “vigor sexual” para intentar achicar la ventaja que su rival del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva, tiene en las encuestas.

En un tono de alto voltaje electoral, Bolsonaro dio el discurso luego de haber encabezado el desfile oficial cívico militar por los 200 años de la independencia brasileña en la capital.

Decidido a convencer a los indecisos, pidió comparar a su esposa, Michelle Bolsonaro, que se ha convertido en una líder de la derecha evangélica del país, con la de su rival electoral, la socióloga Janja Silva, en una parte machista de su discurso en la que sostuvo que no tiene problemas de erección.

“A mi lado hay una mujer de Dios y activa en mi vida, a mi lado no, delante de mi. Les digo a los solteros que busquen a una mujer, a una princesa, cásense y sean felices”, dijo Bolsonaro, que aseguró que es “imbrochavel” (palabra en portugués que significa que siempre su miembro está erecto para el acto sexual).

El público se animó y le gritó lo mismo, tras lo cual besó a su esposa ante el público, en un supuesto gesto en busca del voto femenino, que es clave para su recuperación en las encuestas, ya que según todos los estudios de opinión pública este segmento está decidido a apoyar a Lula.

Antes del tramo “sexual” del acto, Bolsonaro, acusó al Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema) de actuar fuera de la Constitución al investigarlo a él y a sus aliados por actos antidemocráticos y advirtió que esa situación se terminará en caso de ser reelecto el 2 de octubre.

“Pueden tener la seguridad de que es obligación de todos los poderes jugar dentro de las reglas de juego de la Constitución. Con una reelección, haremos respetar las reglas de juego de la Constitución a todos aquellos que se atrevan a estar fuera de ella”, afirmó Bolsonaro en su discurso, al lado de la primera dama, el vicepresidente Hamilton Mourao, el magnate Luciano Hang y el pastor evangélico de la ultraderecha Silas Malafaia.

El acto en Brasilia estuvo financiado por empresarios del agronegocio de los estados sojeros del centro del país, que llevaron a miles de militantes hacia la Explanada de los Ministerios.

Luego, Bolsonaro dijo que “el pueblo cree en Dios” y también alentó el fantasma de un posible “régimen comunista” en caso de perder los comicios.

Más tarde, a la estatal TV Brasil, Bolsonaro dijo que su objetivo es “defender la libertad de Brasil a la luz de lo que vemos en América del Sur” en una supuesta crítica los gobiernos que no comparten su ideología.

El mandatario brasileño pidió a la multitud desconfiar de las encuestas del instituto Datafolha, que lo ubica en segundo lugar detrás de Lula. “Yo le creo a Datapueblo, no a la mentirosa Datafolha”, afirmó.

El presidente viaja esta tarde a Río de Janeiro para participar de un acto militar en Copacabana, donde están reunidos miles de manifestantes, ante quienes ofrecerá un discurso.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Irlanda del Norte: por primera vez hay más católicos que protestantes

Miles de personas murieron en Irlanda del Norte en un conflicto armado de 30 años entre la desbandada guerrilla republicana y católica del Ejército Republicano Irlandés (IRA) y fuerzas militares británicas, que incluyó atentados y matanzas de civiles.

El funeral de Isabel II se convierte en la mayor reunión de líderes mundiales en varios años

El presidente estadounidense, Joe Biden, y otros dignatarios llegaron a Londres, capital del Reino Unido, para el funeral, al que fueron invitados unos 500 miembros de la realeza, jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo.

Casi un millón de británicos hacen fila para despedirse de Isabel II

Las colas de gente se extenderán a lo largo de unos 10 kilómetros a orillas del río Támesis hasta el 18 de septiembre.

Docenas de empleados de Carlos y Camilla son despedidos en medio de los actos por la muerte de Isabel II

Muchos trabajan allí hace décadas y han estado dedicados prácticamente las 24 horas del día a su servicio, lo que ha causado indignacion.