Stalinismo light

Fecha:

Compartir

Hasta aquí no hemos recomendado notas subidas en blogs, y no porque no haya muchas muy interesantes. Rompemos aquí nuestro récord con una que refleja un áspero debate. Y encima está escrita “como Dios manda”.

El autor, Teodoro Boot, en su columna subida al blog de Juan Salinas, apunta que “Quien escribe una nota, un ensayo, un libro, no debe polemizar con sus lectores. Si no una regla del periodismo, al menos es éste un mandato del sentido común: la consecuencia de polémica semejante sería una obra más voluminosa, confusa y aburrida que la de un enciclopedista disléxico y tartamudo.

Y añade que “Los lectores leen y piensan y dicen lo que se les canta, y si entienden mal, pues es problema de quien se expresó mal, aunque haya veces en que resulta palpable cierta dificultad en la comprensión de textos, atribuible tal vez a las deficiencias del sistema educativo, a la desatención, al prejuicio o acaso a la demencia. Pero no siendo pedagogo ni psiquiatra ni, hasta donde sé, demente, me enfocaré en el prejuicio, de modo de no salirnos del tema (para leer más hacé click aquí).

 

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La columna que Patricia Bullrich publicó en New York Post por su pedido de detención de Nicolás Maduro

Explica por qué pidió que si el presidente venezolano viajaba a la cumbre de la Celac, el 24 de enero pasado, debía ser detenido por su vinculación en una causa de narcotráfico precisamente en la justicia neoyorquina.

Juicio a la Corte: el FdT ratificó la acusación y la CC fue contra Lorenzetti

El diputado Eduardo Valdés encabezó la exposición del oficialismo y cuestionó que no se haya sancionado a Bonadío por las ocho indagatorias a Cristina Kirchner en un día.

La “dictadura del PIB”: las razones por las que el crecimiento económico de un país no es sinónimo de éxito

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, la prioridad de medir la riqueza que genera un país dio un giro.

EEUU deja de otorgar licencias para suministros a Huawei

Pekín ha negado con vehemencia cualquier participación en actividades de espionaje.