Hacia una agenda económica progresista

Para ganar el poder, los líderes progresistas deben articular una política económica coherente, centrándose no solo en la redistribución sino también en la creación de valor.