Artes plásticas: Oscar Muñoz, Retratos efímeros y contundentes

Fecha:

Compartir

Se presenta la primera retrospectiva de este artista colombiano con más de cuarenta años de producción y que goza de reconocimiento internacional en el arte contemporáneo.

El artista colombiano Oscar Muñoz mixtura el quehacer fotográfico con el grabado y la instalación borrando los límites de todas estas disciplinas. Y su muestra lleva el nombre de “Protografía”, que es la contracara de la fotografía, es el momento anterior o posterior a ser fijada.

Desde sus obras, se inserta en las problemáticas del arte con un predominio de sus cuestionamientos sobre los soportes y sobre el juego sujeto- objeto, sobre la validez de la memoria fotográfica por sobre la percepción y el recuerdo que esta deja.

Muñoz utiliza la fotografía y explora la mayor cantidad de maneras de presentarla, y, con este ardid, deja en el aire muchas preguntas, entre ellas qué es lo efímero y qué lo perpetuo.

En la entrada de la sala un plano cubierto de vidrios trisados nos habla de la fragilidad aun para las grandes urbes. Luego se exhiben los trabajos ni bien terminó la escuela de Bellas Artes en Cali: se trata de un conjunto de dibujos hiperrealistas en carbonilla donde ya aparece una conexión con este material con el que trabajaría más tarde. En una sección dentro de marcos, hay fotos tomadas en su casa y lo que obtuvo en una búsqueda de otras casas de Cali. Fueron tomadas sin pensar detrás de ventanales o puertas-ventana y en donde se reflejan las cosas que están enfrente pero que la dupla mente-ojo tiende a descartar o bloquear, y a no ver el reflejo de las cosas como sí hace la cámara, que no puede distinguir fondo de figuras.

Después fue dejando el dibujo y comenzó a desandar la figuración y a trabajar sobre la desintegración de las formas. Sobre una mesa hay seis cubetas con la reproducción de la cara del artista realizada con un yablón de serigrafía sobre el que vierte polvo de carbón y con eso genera una imagen inestable, ya que el agua registra los pequeños movimientos del ambiente, no está quieta. Al ir evaporándose durante los meses que dure la muestra, la imagen quedará pegada en el fondo con todas las alteraciones que haya sufrido. Nada más evanescente.

Una filmación sobre una pileta de baño con agua reproduce sobre ella otra vez la cara del artista con la técnica del polvo de carbón y la sombra que éste proyecta, y cuando se saca el tapón el agua irá desfigurando el rostro que cada vez se acerca más a su sombra hasta que desparece en el sumidero. Como un “loop”, la filmación vuelve a empezar y a armarse mágicamente frente a nuestros ojos la cara de Muñoz. Según el artista, “la identidad no se consolida, uno puede darse una idea de la persona más en el proceso que por una imagen detenida”.

Otro elemento primario es el fuego y lo utiliza sobre unos cuadernillos que reproducen la tapa de dos diarios “El País” de Medellín y “Tiempo”, de Colombia. Muñoz recrea las tapas de los diarios pero con la técnica de puntos quemados en el papel, tomada del sistema off set que utiliza la industria gráfica y que introdujo las medias tintas en la fotografía. También resulta un cuestionamiento de la imagen y de la realidad, y de cómo aquella se va desvaneciendo.

Muñoz utiliza fotografías de su círculo familiar y las que hacen parte de la historia local. Sobre tres mesas en el Malba hay una obra en cuyos extremos se encuentran dos cubetas típicas del laboratorio fotográfico y, mientras una mano toma de una las fotografías y la borra en la cubeta, en el otro extremo otra mano las está sacando de los líquidos que permiten revelar las fotos y las va colocándolas sobre la mesa. El juego va alternando y creando una relación dinámica de fotos.

En otra obra propone un juego con imágenes desintegrándose bajo un chorro de agua y la mancha que deja en el centro hace las veces de gran pupila que devora estas imágenes, que pasan a una velocidad que permite captar que son fotografías, pero lo suficientemente rápido como para no poder recordarlas.

La muestra estará abierta hasta el 25 de febrero en el Malba, Av. Figueroa Alcorta 3415. Visitas guiadas: miércoles, viernes y domingos a las 17.00 horas. De jueves a lunes y feriados, de 12 a 20 horas y miércoles hasta las 21. Martes cerrado. Entrada para adultos: 30 pesos; estudiantes, docentes y jubilados, 15 pesos.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Steps to Creating Woodworking Ready Plans

Planning is essential for woodworking projects. The construction process...

Transradio Internacional: un hito en las comunicaciones en el centenario de su inauguración

El viernes 25 de enero de 1924, con la presencial del entonces presidente Marcelo T. de Alvear, comenzaba a funcionar en Monte Grande.

Literatura 2024: las publicaciones que se vienen, tema por tema

Ficción, no ficción, política, psicología, deportes, biografías, recopilaciones, feminismo y más, detallado género por género.

Historias. De curanderos y otras yerbas

Pascual Aulisio y Evaristo Peñalva fueron dos personajes famosos por sus conocimientos para aliviar malestares con recetas "no oficiales" de la medicina occidental.