El Papa rezó el Angelus desde la clínica y reclamó acceso gratuito a la salud para todos

Fecha:

Compartir

Una semana después de haber sido operado del colon, y bastante más delgado, el Pontífice se mostró en un balcón del centro de salud.

Bastante más delgado y mostrando haber superado bien la operación en la que le extirparon un metro de intestino, pero también con cierta fragilidad, lo  que demuestra que no está totalmente recuperado, el papa Francisco reapareció este domingo en un balcón del décimo piso de la clínica Gemelli de Roma, donde fue operado hace una semana, para recitar el Angelus dominical y agradecer a todos los que se preocuparon por él.

Francisco, que habló un poco menos de diez minutos, estaba acompañado en el balcón por un grupo de niños que son pacientes de pediatría oncológica en el policlínico, que depende de la Universidad Católica.

En su primera aparición pública hizo un llamado para que se mantenga en Italia, y en otras partes del mundo, un sistema de salud de calidad, gratuito y accesible a todos.

“En estos días de hospitalización he experimentado lo importante que es un buen sistema sanitario accesible a todos. No podemos perder este bien precioso. ¡Tenemos que mantenerlo!”, reclamó.

A sus 84 años, el Papa, que se operó el domingo pasado, se recuperó bien. come ligeramente desde hace cuatro días y se espera que se informe el alta y el regreso al Vaticano este lunes 12.

Pero un vaticanista de la RAI, la radiotelevisión italiana, dijo que es probable que los médicos esperen “tres o cuatro días” antes de permitirle regresar a la casa Santa Marta, el hotel interno del Vaticano donde se aloja.

El Papa comenzó a examinar algunos documentos, pero los médicos le piden con insistencia que se recupere con mucha “tranquilidad y reposo” ya que en la tarde del miércoles tuvo unas líneas de fiebre, que pasaron en pocas horas.

Jorge Bergoglio se encuentra en el sector del décimo piso del hospital reservado a los pontífices, que fue utilizado una decena de veces por Juan Pablo II.

Desde hace dos días, el obispo de Roma hace breves caminatas por un largo pasillo, al final del cual se encuentra el balcón desde el que habló hoy a la muchedumbre de fieles, pacientes y personal sanitario que lo ovacionaron y aplaudieron repetidamente, rezando con él.

Antes de rezar, el Papa repasó la cita del Evangelio a la unción de los enfermos por parte de Jesús, lo que le valió hablar de su propia experiencia en los días de la convalecencia.

Después de recitar el Angelus, el Papa habló sobre los dramáticos acontecimientos en Haití, donde un grupo de mercenarios asaltó el palacio presidencial y asesinó al presidente de la República. Auguró que ese país pueda recuperarse de lo ocurrido.

Tras referirse también a la celebración del Domingo del Mar y pedir que “nadie tire plasticos en el mar”, deseó “buen domingo y buen almuerzo para todos”, para terminar pidiendo como siempre a los fieles: “Recen por mí”.

¿Operación programada? Todo comenzó hace una semana, el domingo 4 de julio, cuando Francisco fue por la tarde al nosocomio romano y se conoció un escueto comunicado en el que se señaló que iba a hacerse una intervención quirúrgica programada.

El Papa llegó acompañado solo por dos personas, aunque dentro del gigantesco policlínico de la Universidad Católica había ya un grupo de miembros de la Gendarmería Pontificia encargados de custodiarlo.

La internación causó sorpresa y preocupación en la grey católica y las comunicaciones oficiales diarias de la Sala de Prensa del Vaticano no ayudaron a aquietar las aguas ya que no hubo boletines médicos.

Estaba previsto que la operación, a cargo principalmente del cirujano Sergio Alfieri en un quirófano poblado de especialistas en temas digestivos y media docena de anestesistas de primera, se realizara con la técnica de laparoscopia.

Se hacen pequeños orificios en el abdomen y por allí entran tubos que sirven para manejar a distancia los instrumentos. Es una técnica muy probada, ideal para pacientes ancianos y el Papa cumplirá en diciembre 85 años.

Siempre se prevé que la laparoscopia no puede ser utilizada por razones imprevistas y los cirujanos pasan de inmediato a la operación “a cielo abierto”, tradicional, abriendo el abdomen del paciente mediante incisiones con el bisturí.

En una entrevista del “Corriere della Sera” a un veterano especialista, el profesor Francesco Corcione, la hipótesis que surgió fue la de las adherencias viscerales. Los cirujanos no pudieron introducir los tubos de la laparoscopía porque el abdomen del Papa tenía cicatrices de una anterior operación.

El postoperatorio ha sido normal y el Papa mostró una fibra resistente. El examen histológico demostró que la estenosis en los divertículos era severa y había señales de diverticulitis esclerotizante.

El sitio católico “Il Sismógrafo”, muy consultado en los ambientes vaticanos, publicó una nota en la que, con tono polémico hacia la prensa “cortesana” que mostraba al Papa “como superman”, advirtió que dañan su imagen y su carisma, y afirmó que “la enfermedad que ha castigado al Santo Padre es severa y degenerativa. El Papa no será el mismo”.

El examen histológico (de los tejidos) confirmó, por un lado, que no se encontraron masas tumorales y por el otro que la enfermedad era seria y podría convertirse en crónica.

El medio vaticano agregó que “los fieles adultos y maduros comprenden con dolor que el papa Francisco vivirá la vida que Dios le donará con muchos límites fisiológicos y también metabólicos. Deberá ser seguido continuamente con controles clínicos importantes y se pueden prever otras breves internaciones”.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Pasado, pisado: Javier Milei visitará a Francisco en el Vaticano

El Pontífice invitó al Presidente a participar de la ceremonia de canonización de Mama Antula.

Francisco autoriza bendición a parejas gay, fuera de los ritos de la Iglesia

El cambio podría intensificar la oposición del ala tradicional del catolicismo, en un momento en que se multiplican las críticas de los conservadores hacia la gobernanza del Pontífice.

La salud de Francisco: agenda recortada por problema pulmonar

Durante el Ángelus del domingo, transmitido por streaming y en pantallas gigantes en Plaza San Pedro, se vio al Pontífice con rastros de una cánula en su mano derecha.

Francisco sobre la Franja de Gaza: “La guerra siempre es una derrota”

El Pontífice renovó su pedido para que haya "ayuda humanitaria" y para que el grupo palestino Hamas libere "de inmediato" a los rehenes que mantiene cautivos.