El misterio de los 14 hermanos de Sarmiento

Fecha:

Una investigación realizada en su San Juan natal determinó que tuvo cinco hermanos, de los que nada se sabe.

De los 15 hijos que tuvieron Clemente Sarmiento y Paula Albarracín, sólo 5 llegaron a la ancianidad: Paula, Procesa, Bienvenida, Rosario y por supuesto, Domingo Faustino Sarmiento.

Del resto, poco se sabe, pero hay registros de defunción que fueron recopilados por una de sus hermanas, en los que consta que entre los fallecidos, Sarmiento tuvo 5 hermanos varones, de los que no se ha tomado nota histórica: Honorio, Manuel, Juan Crisóstomo, Jesús y Antonino.

Así lo publica hoy (miércoles 11) el “Diario de Cuyo” de San Juan, la provincia natal del prócer por el que hoy se celebra el Día del Maestro.

La información surge de un trabajo de investigación histórica inédito, encarado por el historiador sanjuanino Rubén Guzmán, que develó algunos detalles e indicó que el prócer fue a la Escuela de la Patria, con uno de sus hermanos, que falleció a los 10 años de edad, cuando Sarmiento tenía 7.

Según Guzmán, con quien tuvo que ir a la Escuela de la Patria, fue con Honorio, que nació en 1808 y falleció en 1818. “Por la edad, la madre debe haber mandado a los niños juntos a estudiar”, dijo el historiador.

Es sabido que Sarmiento asistió a la Escuela de la Patria el día que ésta abrió sus puertas por primera vez en la provincia, en 1816. Y según los datos que maneja Guzmán, al menos dos años tuvo que ir acompañado por Honorio. Algunos de los varones nacieron antes que el prócer y murieron muy pequeños. Otros nacieron después, pero sobrevivieron poco tiempo.

“Lo curioso de este caso es que él nunca los nombró, especialmente a Honorio, y no es por falta de memoria ya que Sarmiento nos dio sobradas muestras de recordar muchos detalles desde que tenía cuatro años como se ve reflejado en su libro Recuerdos de Provincia”, dijo el historiador, quien agregó que el acta de defunción de Honorio María indica que nació el 20 de noviembre de 1808, y falleció el 31 de julio de 1818. En esta acta no se dice nada de las causas de su muerte ya que en esa época no se especificaba ese tipo de detalles. El acta, firmada por José Manuel Eufrasio de Quiroga Sarmiento, tío de Domingo Faustino, se refiere al padre de Honorio como Clemente Quiroga Sarmiento.

Sarmiento no mencionó nunca su nombre, ni en sus escritos, ni en comentarios sociales. Guzmán encontró una posible explicación a esto, según lo publicado por “Diario de Cuyo”: “Quizás esto sea por la costumbre de la época de no mencionar a los difuntos ya que se creía que se los invocaba no los dejaba descansar en paz y purgaban como almas en pena. Además, es posible que en su imaginación de niño lo atormentó con la imagen de su hermano mayor desaparecido. Y se puede explicar el apego y sobreprotección de su madre para con él toda su vida y ese tan marcado Edipo”, dijo el historiador, quien agregó además que Sarmiento respiró en su infancia una atmósfera de supersticiones populares que pueden haber repercutido en el subconsciente del niño.

Del resto de los hermanos se conoce poco y nada, según indicó Guzmán al diario sanjuanino. Paula y Clemente se casaron el 21 de diciembre de 1802. A los cuatro meses de casados tuvieron la primera hija, luego vinieron catorce más.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Otorgaron el premio “Ladislao Biro” a Miklós Székásky

El acto fue realizado en la Biblioteca de la Fundación Biro, con la participación de la embajadora de Hungría, Edit Buczi-Szabó, y reconocidos miembros del ámbito cultural y académico.

Agustina Bessa-Luís, la más grande romancista portuguesa del siglo XX, al alcance de todos con un curso gratuito

La escritora comenzó este año a ser traducida, publicada y conocida en la Argentina. Se encuentran en venta Valle Abraham (Trad. Guillermo Saavedra; ed. Edhasa), La Sibila (trad. Isaac Alonso Extravís; ed. Athenaica) y Joya de Familia (trad. Alicia Mendonza Galindo; ed. Athnaica).

El centenario de Guillermo A. Terrera

Dedicó su vida a sembrar conocimiento desinteresadamente, legado que valora y dignifica su descendencia, en una sociedad que necesita exaltar estos valores.

La colección Lozier Almazán en la Academia Nacional de Bellas Artes

Los ex-libris tienen por finalidad testimoniar de manera artística, mediante elementos figurativos, alegóricos o simplemente decorativos la identidad del propietario del libro.