Marte recibe tanta radiación que cualquier rastro de vida tendría que estar a dos metros de profundidad

Fecha:

Compartir

La búsqueda de vida en el planeta rojo parece haberse vuelto mucho más complicada tras las nuevas revelaciones de los científicos.

Mientras los róveres de investigación como el Curiosity y el Perseverance rastrean la superficie en busca de indicios de vida antigua en Marte, nuevas pruebas revelan que lo más probable es que habrá que cavar mucho más profundo para encontrarlos.

Para ser más precisos, los restos de aminoácidos de la época en la que el planeta rojo pudo haber sido habitable podrían perdurar solo estando  enterrados a más de dos metros bajo la superficie.

Es que al carecer de un campo magnético y tener una atmósfera endeble, el planeta está sometido a una dosis de radiación cósmica en su superficie mucho mayor a la de la Tierra, radiación que, a su vez, destruye los aminoácidos.

Ahora, gracias a los datos experimentales, también se sabe que este proceso tiene lugar en escalas de tiempo muy cortas en términos geológicos.
 
“Nuestros resultados sugieren que los aminoácidos son destruidos por los rayos cósmicos en las rocas de la superficie marciana y el regolito a un ritmo mucho más rápido de lo que se pensaba”, afirma el físico Alexander Pavlov, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.
 
“Las actuales misiones de los exploradores de Marte perforan hasta unos cinco centímetros. A esas profundidades, solo harían falta 20 millones de años para destruir completamente los aminoácidos. La adición de percloratos y agua aumenta la tasa de destrucción de aminoácidos aún más”, agregó el científico.

La radiación cósmica es en realidad una gran preocupación para la exploración de Marte. Un ser humano medio en la Tierra está expuesto a unos 0,33 milisieverts de radiación cósmica al año. En Marte, esa exposición anual podría ser de más de 250 milisieverts.

Esta radiación de alta energía, procedente de las erupciones solares y de eventos energéticos como las supernovas, puede penetrar en la roca, ionizando y destruyendo cualquier molécula orgánica que encuentre a su paso.

Se cree que Marte tuvo un campo magnético global y una atmósfera mucho más densa, como la de la Tierra. También hay muchas pruebas de que hubo agua líquida en la superficie marciana en forma de océanos, ríos y lagos, combinación de características que sugiere que Marte podría haber sido habitable en el pasado.

Vestigios de vida. Un signo que podría apuntar a la habitabilidad es la presencia de aminoácidos, uno de los componentes básicos de la vida que se combinan para formar proteínas y se han encontrado en rocas espaciales como el asteroide Ryugu y en la atmósfera del cometa 67P.

Así que no son un signo definitivo de vida pero encontrarlos en Marte sería otra pista adicional que apuntaría a la posible aparición de vida allí en algún momento de la historia.

Pavlov y su equipo querían entender mejor la probabilidad de encontrar pruebas de aminoácidos en la superficie marciana, así que diseñaron un experimento para comprobar la resistencia de estos compuestos, indica la revista Astrobiology.

“Nuestro trabajo es el primer estudio exhaustivo en el que se ha estudiado la destrucción (radiolisis) de una amplia gama de aminoácidos bajo una variedad de factores relevantes para Marte (temperatura, contenido de agua, abundancia de perclorato) y se han comparado las tasas de radiolisis”, afirma Pavlov.
 
“Resulta que la adición de silicatos y, en particular, de silicatos con percloratos, aumenta enormemente las tasas de destrucción de los aminoácidos”.
 
Eso significa que cualquier aminoácido en la superficie marciana anterior a unos 100 millones de años probablemente haya desaparecido hace tiempo, irradiado hasta la nada.

Dado que la superficie de Marte no ha sido acogedora para la vida tal y como la conocemos desde hace mucho más tiempo —miles de millones de años en lugar de millones—, es poco probable que los pocos centímetros hasta los que el Curiosity y el Perseverance pueden excavar permitan encontrar aminoácidos.

Ambos exploradores han encontrado material orgánico en Marte, pero estas moléculas podrían haber sido producidas por procesos no biológicos, así que no pueden tomarse como prueba de vida. Además, la investigación del equipo muestra que esas moléculas pueden haber sido alteradas significativamente desde su formación por la radiación ionizante.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

La NASA lanzó el megacohete que acercará de nuevo al hombre a la Luna

La nave espacial Orión volará más lejos de lo que jamás haya volado ninguna nave espacial construida para seres humanos.

La NASA intentar de nuevo lanzar la misión no tripulada a la Luna

Luego de dos intentos fallidos, uno por desperfectos técnicos y el otro por la amenaza del huracán Nicole, la partida del cohete, el más potente anunciado por la NASA, está prevista para este miércoles 16 a la 1:40 (00:40 GMT) con una ventana de lanzamiento de dos horas.

Una investigadora del Conicet es premiada como “científica del año”

La biotecnóloga Florencia Cayrol recibió el reconocimiento anual de la Women Economic Forum por sus estudios sobre cómo mejorar tratamientos oncológicos.

En “La Feliz”, el tortugo Jorge busca más alegría tras 38 años en cautiverio

Tras vivir en un estanque en Mendoza desde 1984, se intentará que pueda volver a tener una vida natural.