Francisco usa una silla de ruedas para no suspender su agenda

Fecha:

Compartir

“Esta pierna no funciona”, se había quejado durante el fin de semana.

El papa Francisco empezó a usar silla de ruedas en sus eventos públicos para acelerar la recuperación de su rodilla derecha y no tener que suspender actividades debido al dolor que lo aqueja desde comienzos de año.

El Pontífice llegó este jueves en una silla de ruedas, acompañado por uno de sus colaboradores, a la audiencia prevista en el Aula Pablo VI del Vaticano con religiosas representantes de la Unión Internacional de Superioras Generales.

Según explicó en diálogo con periodistas el vocero papal Matteo Bruni, por el momento el líder de la Iglesia católica mantiene su agenda prevista para los próximos días.

Francisco, de 85 años, reducirá los desplazamientos en las próximas semanas para acelerar la recuperación en la rodilla derecha, donde este martes se hizo una infiltración.

De hecho, arrastra un dolor en la rodilla derecha desde inicio de año, producto de un problema en el ligamento que lo obligó a suspender audiencias y a dar algunos discursos sentado.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Francisco echó a directivos de Caritas a nivel mundial y nombró a un “comisario extraordinario”

Una auditoría del Vaticano confirmó que los empleados recibían maltrato por parte de la cúpula de la institución.

“No nos dejemos engañar por el populismo ni por los falsos mesías”

Con la basílica de San Pedro repleta de obispos, sacerdotes y fieles con motivo de la VI Jornada Mundial de los Pobres, Francisco dijo que proponen recetas útiles "sólo para aumentar la riqueza de unos pocos".

En Bahrein, el Papa reclamó a los países árabes “el reconocimiento de la mujer en el ámbito público”

Francisco hizo además una convocatoria a las religiones para rechazar los fundamentalismos y aseguró que "cuando se predica el odio, la violencia y la discordia se profana el nombre de Dios".

Francisco advierte a Oriente y Occidente contra “visiones despóticas, imperialistas, nacionalistas y populistas”

El Pontífice también pidió no olvidar la "brecha en constante y dramático crecimiento" entre Norte y el Sur.