La lucha contra las drogas y los indignados de siempre

Fecha:

Compartir

El folleto del municipio de Morón con la campaña de concientización del consumo de drogas viralizado por estas horas abrió un debate urgente que necesita que los políticos estemos a la altura de la situación, lejos del show mediático y conscientes de que el reloj nos corre.

En Argentina, según cifras de la SEDRONAR, el consumo de drogas casi se triplicó en los últimos diez años: de 3,2 al 8,9% del 2009 al 2019. La ley 23.737 de estupefacientes, sancionada en 1989, quedó vieja. Necesitamos una nueva norma, acorde a la problemática socioeconómica actual, que ataque la narcocriminalidad y proteja a los más vulnerables, rehenes de un sistema perverso que los políticos que ponen la lupa sobre un folleto municipal prefieren obviar. Una ley que divida claramente la actuación de las agencias del Estado es imprescindible. Cada cual a su juego. Los consumidores tienen que ser atendidos por el sistema de salud. Y los narcocriminales juzgados por la Justicia.

Es notable la capacidad de asombro de algunos dirigentes que parecieran vivir inmersos en una serie de Netflix. Veamos el caso del Gobierno de la Ciudad, el distrito más rico de la Argentina.

La Ciudad, desde 2019, tiene plena potestad para actuar contra el narcotráfico. Entre enero y septiembre de ese año se abrieron 17.017 causas vinculadas al consumo de drogas, según las estadísticas oficiales: 13.344 por consumo personal y solo 3.673 por comercio de drogas. El 74% de esas causas fueron archivadas.

En la Ciudad, además, el 70% de las causas por delitos vinculados a las drogas se concentra en los barrios del Sur; en 8 de cada 10 procedimientos se secuestra marihuana y el 70% de las incautaciones no superó los 5 gramos. Bien lo dijo María Eugenia Vidal, con la misma liviandad con la que gobernó la provincia de Buenos Aires y con la que ahora dice que quiere ser presidenta: “Una cosa es fumarte un porro en Palermo y otra en la 1-11-14, con narcos que te ofrezcan”.

La Ciudad repite la misma experiencia que la exgobernadora llevó adelante durante su gestión bonaerense: mucho procedimiento para la foto y detención de consumidores. De peces gordos del narcotráfico, poco y nada.

Hay que hablar claro y no indignarse. Un folleto municipal enfocado en la prevención del consumo es eso: una política de prevención municipal orientada a los consumidores. La situación es grave, no se soluciona con un show mediático de 48 horas que ahora pasa por esto, antes por el “tractorazo” y mañana vaya uno a saber qué.

Hay que atacar el problema de raíz. Hay consumidores politóxicos. Hay pibes y pibas intoxicados por las drogas que mueren en barrios olvidados sin que ningún político se entere. El caso del oeste del Gran Buenos Aires durante el verano, que acaparó la atención de los medios y la política por un par de semanas, no es la excepción. Lamentablemente, suele ser la regla.

Necesitamos un consenso democrático y una nueva ley sobre drogas. Un nuevo contrato social que deje a un lado a los indignados de siempre.

* Abogado, exsecretario de Seguridad Interior

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

¿Twitter en manos de un mono con navaja?

Elon Musk llegó a Twitter y lanzó un lema: «liberar al pájaro». Para muchos, el resultado de la política de este multimillonario que se define como «absolutista de la libertad de expresión» será la reproducción cada vez más masiva de discursos intolerantes. Muchos usuarios esperan con cautela para decidir si se quedan o migran a otras plataformas.

Déjà vu

Era tan cantado el recurso al que echaría mano...

El hundimiento de la filosofía y la nocturnidad del ser

La llamada “sociedad postindustrial”, para parafrasear a Herbert Marcuse,...

Poner de nuevo la economía bajo control de la política

Una de las claves de la era neoliberal ha sido la de la hegemonía de la economía por sobre la política. Sin embargo, como lo demostró Karl Polanyi, solo la política puede domar los giros caóticos del capitalismo. Es necesario recuperar esa idea.