Se multiplican por todo el país los museos dedicados a la guerra en el Atlántico sur

Fecha:

Compartir

Con objetos y testimonios se da cuenta de la secuencia de hechos que concluyeron con los 649 argentinos muertos en combate en las islas usurpadas por Reino Unido.

Con objetos y testimonios que cifran y complejizan la secuencia de episodios que culminaron con los 649 argentinos muertos en combate durante la guerra de Malvinas, distintos espacios de todo el país, muchos de ellos creados y gestionados por excombatientes, proponen recorridos temáticos que no se agotan en la evocación del conflicto bélico y pretenden dar cuenta en forma más abarcativa de la historia del territorio insular usurpado por los ingleses en 1833.

En el predio de la exESMA, en la Capital, funciona desde 2014 el principal establecimiento didáctico, además de reconocimiento y homenaje. Cuenta con proyecciones audiovisuales, conos de audio con información particular y pantallas táctiles para que los visitantes interactúen y aprendan diferentes temáticas, además de darse charlas, talleres y otras actividades culturales.

En un primer sector, en la planta baja y parte del primer piso, se puede vivir la Experiencia Atlántica: es un desarrollo histórico del Océano Atlántico Sur, desde su descubrimiento, pasando por las exploraciones hasta los reclamos de soberanía de Argentina en estos últimos años. Una proyección en 360° sumerge a los visitantes en la geografía y, a través de imágenes y sonidos reales, los transporta a un viaje por las Islas.

En la segunda mitad del primer piso comienza la Experiencia de Malvinas que desarrolla la historia de las Islas en épocas coloniales, durante la ocupación británica, durante el conflicto y las posteriores negociaciones diplomáticas.

Por último, en el segundo piso se presenta la Experiencia de la Guerra y la Posguerra, representada con objetos relacionados con el conflicto como, uniformes, elementos, armas y revistas de la época.

También, para los más chicos, el museo cuenta con la Biblioteca María Elena Walsh con libros sobre la geografía del Atlántico Sur, la Antártida y la Patagonia, los viajes de exploración y la relación entre el hombre y el mar.

En el interior. El Museo Héroes de Malvinas de Ensenada, por ejemplo, está montado en un hangar y comparte predio con el Museo Fuerte Barragán, el espacio desde donde se resistió el desembarco de los ingleses durante las invasiones de 1806.

Allí se rinde homenaje a los combatientes de Malvinas con la exhibición de minas submarinas, torpedos, una balsa salvavidas del crucero ARA “General Belgrano”, una placa de una tumba del Cementerio Darwin, una hélice de Pucará, una ametralladora antiaérea y equipos de comunicaciones empleados en el conflicto.

En Bahía Blanca se encuentra el Centro Cultural Islas Malvinas, lugar en el que en noviembre del año pasado se abrió una muestra permanente de fotografías y elementos vinculados con el conflicto bélico de 1982.

El lugar se encuentra emplazado en Cuyo y Zellarayán y el horario de atención al público es por la mañana, a atendido por personal municipal.

Mendoza, donde viven 345 veteranos, cuenta con cuatros museos sobre Malvinas, el último inaugurado en julio de 2021 en la localidad de Maipú, a 10 kilómetros de la capital provincial.

Gestionado por la Asociación Veteranos Unidos por Malvinas, se han reunido objetos como réplicas de mortero, uniformes, fotografías y maquetas de buques.

Los tres restantes se encuentran en las localidades de General Alvear, Tunuyán y Las Heras. Además la provincia cuenta con un espacio denominado Paseo Héroes Mendocinos de Malvinas con un monumento representado por un avión Mirage M5P.

En General Alvear, se inauguró en 2021 el primer Museo de Malvinas de Mendoza, en la céntrica esquina de Paso de Los Andes y Roca, donde se exhiben una balsa del Crucero Belgrano, una carpa, municiones, uniformes, esquirlas de bombas y documentación militar de la época, entre otros elementos.

El Museo Militar de San Rafael -actualmente cerrado- cuenta con dos salas relacionadas a Malvinas: una histórica, donde se muestra todo lo referente a cómo se gestó el conflicto; y otra que muestra la participación y el desempeño de las fuerzas armadas y de seguridad durante la guerra, donde también se destaca en un sector a los veteranos del sur de Mendoza..

Finalmente en Maipú, un grupo de veteranos inauguró el año pasado oficina propia y un pequeño museo “para exhibir pequeños tesoros que cada uno de nosotros guardaba sin tener que moverlo de lugar cada vez que damos una charla”, explicó Mario Olguín, excombatiente.

Otros establecimientos, más recuerdos. El Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas de Paraná dispuso en 2017 la creación del Museo Malvinas en la planta alta de su edificio, donde de lunes a viernes y de forma gratuita se puede recorrer una muestra sobre quienes participaron en la guerra.

En la localidad de Colón se guardan recuerdos, elementos y objetos en el Museo de Malvinas Zona Darwin, un espacio inaugurado en 2011 donde se muestran la mira de un avión antiguo calibre 762, bandas con vainas de municiones, ropa de guerra, fotografías y un espacio de reconocimiento a las 33 mujeres que fueron a Malvinas como instrumentistas y enfermeras,

En Rosario, el Museo de la Memoria tiene una muestra permanente dedicada a la guerra del Atlántico sur cuya pieza central es una fotografía mural de Gerardo Dell’Oro, “Veteranos de la Guerra de Malvinas del sur de Santa Fe”, un registro de los testimonios de veteranos sobre su experiencia de participación en el conflicto que incluye aspectos de la propia vida anterior y posterior al acontecimiento.

A su vez, todos los años para conmemorar el Día del Veterano y de los Caídos en la guerra organizan visitas guiadas para las escuelas, junto con otras actividades abiertas al público de manera gratuita.

La ciudad puntana de Villa Mercedes tiene desde 2019 su propio espacio, el Museo Malvinas VGM Eduardo Guzmán. Fue armado por los veteranos de guerra de esa ciudad y cuenta con una exhibición de vehículos con réplicas construidas por los propios excombatientes.

Uno de ellos es un Jeep IKA de 1958, restaurado y transformado en vehículo militar por el mecánico y excombatiente Daniel Ponce, presidente de la Asociación de excombatientes de Malvinas de esa ciudad y primer sanluiseño en obtener un certificado como prisionero de guerra.

“Los visitantes se encuentran con elementos similares a los que estuvieron en Malvinas y algunos que efectivamente estuvieron en ese lugar -destaca Ponce- pero la particularidad es que tenemos elementos de las tres fuerzas armadas: de Marina, de Ejército, de Fuerza Aérea, e inclusive algunas cosas de Gendarmería”.

“Los jóvenes ingresan con sus 18 años pensando que van a visitar un museo simplemente, pero en el transcurso de la charla uno ve los ojos que se ponen un poquito brillantes y llegan a la emoción… y hoy es difícil que alguien de esa edad sienta eso”, destaca Ponce.

En tanto, en el Museo Histórico de la V Brigada Aérea, ubicado en la base militar de Villa Reynolds, además de contarse la historia aeronáutica de la base hay una sala que atesora recuerdos de guerra y rinde homenaje a los nueve caídos en combate de esa unidad.

La exposición se completa con armas blancas y de fuego que pertenecieron al Ejército, cascos de vuelo, equipos de tripulaciones y maquetas de aeronaves.

El museo y biblioteca digital Héroes de Malvinas, ubicado en la ciudad jujeña de Palpalá, fue inaugurado el 2 de abril de 2015 con el fin de que los veteranos cuenten con un espacio físico propio para poder exhibir todos sus elementos y “malvinizar” esa causa con la comunidad.

Además cuenta con bibliografía, una biblioteca digital y se exhiben videos relacionados, mientras los veteranos que administran el espacio ofrecen charlas a las escuelas y al público en general en las que relatan sus vivencias en el conflicto bélico.

En Chubut funciona el Museo del Soldado de Malvinas, inaugurado en 2008, donde se exhiben pertrechos militares de la época, se presentan videos, se exponen fotografías y se muestra la vestimenta utilizada por las tropas argentinas.

Hasta hace un par de años el espacio era atendido por los mismos exsoldados que trabajaban en la administración pública provincial, pero como se fueron jubilando quedaron sus hijos o empleados provinciales especialmente informados sobre el conflicto de 1982.

En general cada uno de los centros de excombatientes distribuidos en las distintas localidades son “pequeños museos” donde se muestran fotografías y en algunos casos -como el de Trelew- hasta exhiben un cañón antiaéreo utilizado en la guerra que está emplazado en su frente.

Un águila. Neuquén inauguró en 2012 el museo Jorge Néstor Águila en la localidad de Paso Aguerre, a 200 kilómetros de la capital provincial, en homenaje al neuquino fallecido en la guerra, además de otros excombatientes y caídos en el conflicto.

El museo relata la historia de Águila y apoya su visita con una muestra sobre el conflicto en la que se pueden apreciar objetos, fotografías y copias de cartas que pertenecieron al soldado, apodado “Moncho”, que nació el 6 de marzo de 1962 en una chacra de Paso Aguerre y fue el héroe neuquino más joven caído en Malvinas.

Águila falleció el 3 de abril de 1982 en la Operación Georgias, que tenía como objetivo la recuperación de ese archipiélago. El helicóptero Puma que lo transportaba fue atacado y debió aterrizar de emergencia, constatándose el fallecimiento de Águila y del cabo primero Patricio Guanea.

En la ciudad de Ushuaia funciona el Museo Pensar Malvinas, que incluye una colección de elementos que recuerdan el conflicto bélico pero también comprende un repaso por la historia del reclamo de soberanía desde sus orígenes.

El espacio fue inaugurado el 2 de abril de 2012, al conmemorarse el 30 aniversario de la guerra, y funciona en una vivienda de antiguos pobladores donada a la municipalidad.

En su interior pueden contemplarse documentos e información resumida en paneles, y también hay una copia de la llamada “Declaración de Ushuaia” sobre la afirmación de la soberanía realizada por diputados y senadores nacionales en febrero de aquel año.

El Museo de Guerra Malvinas Argentinas está ubicado en Río Gallegos y dispone de obras realizadas por el plastimodelista y veterano de guerra Daniel González. Ante este nuevo aniversario de la gesta de Malvinas la casa está siendo reacondicionada para recibir a más visitantes, como ocurre año a año en las fechas cercanas a cada 2 de abril.

En Río Negro se está realizando un relevamiento de bibliotecas para las actividades conmemorativas de la gesta de Malvinas. Son 109 en toda la provincia y más allá de la información referida al tema hay algunas que cuentan con espacios específicos destinados a Malvinas.

Este año se construirán dos museos y un memorial para conmemorar Malvinas en la provincia austral: uno en Bariloche y otro en General Roca, además de un memorial en Cipolletti.

Compartir

Últimas noticias

Suscribite a Gaceta

Relacionadas
Ver Más

Nuestros carruajes y postas, según un futuro Papa

El 4 enero de 1824 desembarcó en Buenos Aires...

Murió el diseñador español Paco Rabanne, un revolucionario de la moda

El modisto vasco de 88 años fue pionero en las pasarelas en el uso de materiales como el metal, plástico y papel, unidos mediante soldaduras y remaches.

Las muchas vidas de Aleksandra Kollontái

Revolucionaria, ministra bolchevique, escritora políglota, «sexualmente emancipada», referente de...

Apareció el último número de la revista “Histopía”

Está disponible desde hoy el último número de la...